El amor-odio en la compleja relación Iglesia-Estado

Por Eduardo Martínez Pérez

Cuándo en 1857 entraron en vigor las Leyes de Reforma, se determinó que la institución eclesiástica dejaría de inmiscuirse en asuntos concernientes plenamente a los organismos gubernamentales, por lo que desde entonces, no siempre la relación Iglesia-Estado ha sido del todo cordial, incluso, a finales de la década de los 20 y principios de los 30 del siglo pasado, tuvo lugar la llamada Cristiada, un conflicto armado surgido a raíz de que el entonces presidente, Plutarco Elías Calles, impulsara una legislación que buscaba limitar la participación eclesiástica y la posesión de bienes raíces, incluso la prohibición del culto fuera de los templos, arrojando como resultado el fallecimiento de aproximadamente 250,000 personas.

Resultado de imagen para leyes de reforma
Benito Juárez sosteniendo el acta que establecería las Leyes de Reforma de 1857. (Imagen Recuperada de http://www.wikimexico.com)

Desde aquellos fatídicos años hasta nuestros días, las relaciones no se han vuelto a tensar a tal grado, incluso, la iglesia católica ha jugado por momentos el rol de aliado de ciertas facciones políticas, en especial, del Partido Acción Nacional (PAN), al cual, desde su creación se relacionó fuertemente, en especial por su fundador, Manuel Gómez Morín, católico a ultranza, que buscó siempre defender a la institución eclesiástica de los “agravios” del gobierno federal. Desde entonces, el PAN se ha dedicado a enarbolar, supuestamente, los valores cristianos, llevados a garantizar el bien del pueblo.

Si bien es cierto que el porcentaje de creyentes católicos ha decaído de manera estrepitosa en nuestro país y la capacidad de influencia y manipulación de la iglesia se ha visto mermada también, es innegable que aún mantienen una hegemonía en la conformación de gran parte del pensamiento, las costumbres y principios morales entre los estratos más humildes de nuestra sociedad. En este aspecto, es posible identificar aspectos tanto positivos como negativos en la labor humanitaria que llevan a cabo las organizaciones religiosas, puesto que al igual que los sectores políticos, hacen uso de su poder de influencia para obtener beneficios, principalmente económicos, a costa de explotar la ignorancia de la sociedad.

 Muere hijo de Gómez Morín, fundador del PAN
Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, junto a su hijo José Manuel (Foto: Archivo/El Universal)

Este aspecto es bastante interesante, pues podría ser la razón por la que el Estado mexicano ha sido tan permisivo con respecto a la intervención del clero en los asuntos de la política nacional, ya que al ser este una gran influencia para un gran porcentaje de la sociedad mexicana, puede funcionar como un agente de persuasión ideológica, generando credibilidad y a su vez apaciguar incomodidades en el pueblo, pues la iglesia desde siempre ha promovido ideales de “pobreza, mansedumbre y aceptación por lo que Dios te dé”, creando en el colectivo un cierto conformismo y resignación ante las dificultades.

Siguiendo esta lógica, resulta entendible que a pesar de la condición de Estado Laico que posee nuestro país, exista tan estrecho vínculo entre las instituciones religiosas y gubernamentales. México se caracterizó desde su independencia por ser una nación fervorosa en su fe. Incluso hasta hace apenas cuatro décadas, cuando el entonces sumo pontífice de la iglesia católica romana, Juan Pablo II visitó estas tierras, el porcentaje de creyentes católicos era según fuentes oficiales, del 97% de la población total del país.

En la actualidad, la intervención del poder eclesiástico ha disminuido considerablemente, algo que no sucedió durante los periodos presidenciales panistas de Fox y Calderón. Con el retorno del PRI a Los Pinos, se retomó también una cierta censura hacia los medios de comunicación, activistas, organizaciones no gubernamentales y evidentemente hacia las instituciones religiosas.

Haciendo un sondeo de medios del sexenio pasado, es preciso mencionar que los principales jerarcas de la iglesia en México, como el arzobispo Norberto Rivera Carrera, no emitían una crítica directa hacia la administración panista como lo han hecho en contra de la administración de Enrique Peña Nieto, evidenciando la relación del clero mexicano con los gobiernos de derecha, defendiendo ideas totalmente conservadoras y en cierto punto, retrógradas para las sociedades liberales de hoy en día.

Con respecto a este último punto, encontramos que en grandes centros urbanos como lo es la Ciudad de México se ha gestado una mayor apertura ideológica, promoviéndose la tolerancia hacia los diferentes sectores minoritarios como lo son las tribus urbanas, los indígenas, las personas de la tercera edad y la comunidad LGTTTI. Es precisamente de esta última, de la que se han manifestado con mayor dureza los miembros de la comunidad católica, tachando a las personas homosexuales como personas alejadas de Dios, que no merecen los mismos derechos que todos por “vivir en el pecado”.

Resultado de imagen para comunidad lgbt marcha df
Tras la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el gobierno de Miguel Ángel Mncera ha sido duramente cuestionado por líderes de la iglesia católica (Foto: Archivo/Red Política)

Justamente el día de ayer, en su semanario “Desde la fe”, lanzó una fuerte crítica contra quienes conformaron la Asamblea Constituyente, legisladores y grupos políticos de izquierda, en este caso, el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Miguel Ángel Mancera, quien abiertamente ha defendido el derecho al aborto en la entidad. Y son casualmente, las facciones del PAN y el PRI, quienes en su momento, se opusieron a esta nueva implementación legislativa.

Resulta contradictorio por ejemplo, que algunos de sus argumentos para defender su postura sean tales como: “El jugoso y lucrativo negocio de muerte beneficia, principalmente, a las farmacéuticas y laboratorios fabricantes de medicamentos para inducir la muerte de seres humanos a los que la ciencia ha confirmado, efectivamente, con capacidad autónoma para vivir y desarrollarse como personas”.

La iglesia católica no es precisamente la indicada para hablar de lucrar con las personas, puesto que se han descubierto desvíos de fondos orquestados en el mismo Vaticano por obispos, arzobispos y cardenales a costa de los ingresos de templos. Hablar de moralidad y buenos principios por otra parte es peor aún, en una organización que encubre a pedófilos de manera descarada. Aunque en cierto modo, se está permitiendo que esta ejerza su libertad de expresión y respetando la pluralidad de ideas, por lo que el Estado se encuentra atado de manos ante esta situación.

Con respecto a Televisa, en especial su programa de noticias “A las 10 en punto” que conduce Denise Maerker, generalmente se omiten temas con respecto al clero, ya que en las últimas dos semanas, solamente se ha mencionado un par de veces a la institución católica y solamente se mencionó en una ocasión al Papá Francisco, curiosamente para referir las palabras en defensa de las personas homosexuales que el sumo pontífice emitió en una homilía.

Posiblemente se busca generar un sesgo de que la empresa a cargo de Emilio Azcárraga ha enfocado su línea mediática a la reflexión por la inclusión y a generar la simpatía de amplios sectores, por ejemplo católicos y la comunidad LGTTTI, restableciendo un poco la credibilidad perdida tras la vinculación de esta empresa con el gobierno de Peña Nieto. Programas como La Rosa de Guadalupe así lo evidencian, siendo estas, las últimas piezas por jugar de una empresa que se encuentra inmiscuida, al igual que muchos medios de comunicación, en una eterna búsqueda por la simpatía de las dos organizaciones más poderosas en México, con lo que buscan recuperar un poco de todo lo perdido.

Resultado de imagen para relacion iglesia estado en mexico
México siempre ha sido un país con altos índices de catolocismo, por lo que el gobierno mexicano la adoptó como “religión oficial” a pesar de que la constitución establece que “México es un estado laico, libre y soberano” (Foto: Archivo/ Ultra Noticias Puebla)

 

Referencias

  1. Plancarte, R. (2012). Historia de la Iglesia católica en México (1929-1982). México, D.F: Fondo de Cultura Económica.
  2. Agencia EFE. (2015). Investigan a cardenal del Vaticano por desvío de 30 millones de euros. Recuperado el 5 de Febrero de 2016, de Excelsior Sitio web: http://www.excelsior.com.mx/global/2015/06/21/1030468
  3. Redacción El Informador. (2017). ‘Ha nacido una ‘Constitución asesina’, dice Iglesia Católica. Recuperado el 5 de Febrero de 2017, de El Informador. Mx Sitio web: http://www.informador.com.mx/mexico/2017/705796/6/ha-nacido-una-constitucion-asesina-dice-iglesia-catolica.htm
Anuncios

Un comentario sobre “El amor-odio en la compleja relación Iglesia-Estado

  1. Así es, Lalo. Creo que hiciste un análisis muy acertado de la compleja relación entre la Iglesia católica y el Estado mexicano basado en una reconstrucción histórica que incluye los hitos más destacados en la materia. En efecto, desde el primer párrafo retomas los dos puntos álgidos de las tensiones entre la Iglesia y el Estado; el primero en el siglo XIX con la promulgación de las Leyes de Reforma promovidas por los liberales Benito Juárez, Miguel Lerdo de Tejada y José María Iglesias; el segundo con las políticas marcadamente anticlericales que impuso el grupo de los sonorenses una vez que se adueñó del poder durante la tercera década del siglo XX, y que llevó al odio a su cénit en 1926, con el estallido de la guerra cristera, en enfrentamiento encarnizado entre los insurgentes católicos y el Ejército federal que estaba bajo las órdenes de Plutarco Elías Calles. Estoy de acuerdo contigo cuando señalas esa labor de apaciguamiento que ha llevado a cabo la Iglesia católica a lo largo de los siglos en México , y que muchas veces ha redundado en un beneficio para el gobierno, al moldear ciudadanos muy sumisos, además de lucrar a costa de sus feligreses, y ni qué decir de los casos de pederastia clerical que ha solapado y encubierto, eso es algo de lo más abyecto que puede hacérsele a un ser humano.

    Y sobre esa relación de amor-odio a la que haces referencia, yo diría que el romance entre ambos se reanudó en 1992, con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y El Vaticano, con Carlos Salinas y Karol Wojtyla a la cabeza de los Estados respectivamente, tras más de un siglo de estar distanciados porque la Iglesia católica apostólica de Roma se sentía agraviada por las políticas de nuestro país. Y ya, una década más tarde el hecho que ultimó al Estado laico en México fue el beso del presidente de extracción panista Vicente Fox al anillo del Papa durante la visita que este último hizo a nuestro país.

    Por Raúl Parra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s