El discurso del periodismo con perspectiva de género

Por: Karina López Gaona

Apropósito del ejercicio periodístico en el país: “México sigue siendo la región más mortífera de América Latina para los medios de comunicación”, estas son las palabras con las que se caracteriza la situación actual del campo donde se ejerce el periodismo en esta nación, según el sitio en línea de la organización internacional independiente, Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Este escenario no sólo tiene que ver con el asesinato de los profesionales, sino con amenazas, acoso, ataques físicos o materiales, intimidaciones y privaciones ilegales de la libertad, de acuerdo a la organización independiente de Derechos Humanos,  Artículo 19.

Sin importar lo anterior, en México la labor periodística no ha cesado en su ejercicio, incluso desde hace varios años se han implementado vertientes para hacer una profesión más “justa” e “inclusiva”, tal es el caso del periodismo con perspectiva de género, un trabajo que no sólo se observa en asociaciones especializadas, sino en medios de comunicación, cuyo principal objetivo es difundir aspectos como el estilo de vida, por ejemplo.

A pesar de que el ejercicio periodístico, según la organización Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), se ubica en una situación en la que la presencia de las mujeres como comunicadoras se encuentra en vías de lograr la equidad,  la pregunta que sobresale es: ¿cuál es la función social del periodismo con perspectiva de género a través de su discurso? Más allá de una idea generalizada acerca de que éste busca “generar y publicar información noticiosa sobre la condición social de las mujeres” (1).

El semiólogo Eliseo Verón, quien retoma a Roland Barthes, señala que los periodistas entran en una categoría de enunciadores cuyos textos tendrán efectos de enunciación, es decir se llegará a múltiples connotaciones a la hora de que el contenido llegue a su destinatario.

Por lo anterior, se cree que aunque tanto hombres y mujeres que laboran en el periodismo parten de una posición de enunciación, la condición genérica de la mujer periodista o bien, la perspectiva con la que se ejerce este tipo de periodismo influye en la connotación del destinario sobre el discurso, ya sea de manera positiva o negativa. Como lo dice Verón, el acto de recepción es acto de apropiación del imaginario, es decir un marco de la realidad y creencia.

En un artículo de Maricarmen Fernández Chapou, miembro de la Revista Mexicana de Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana, se señala que la mujer periodista labora en un entorno de desigualdad de oportunidades, de espacios restringidos, prejuicios y estereotipos en torno a ella y su trabajo, la consecuencia de lo anterior encausó en la idea de generar una modalidad periodística con mayor inclusión hacia la mujer.

En el mismo texto se menciona que fue hasta hace poco que la incidencia de las mujeres en los medios de comunicación fue más allá de su confinación a secciones de sociales, entretenimiento o bien, “noticias ligeras”, al abrirse espacios que antes dominaban los hombres como temas políticos, financieros y de opinión.

Por lo anterior, la presencia de las mujeres se considera cualitativa y cuantitativamente menor, pues respecto a los hombres, “son pocas las que han accedido a la labor periodística de orientar y conformar una opinión para la certera toma de decisiones en un entorno democrático. Las que lo han hecho, en general, ostentan otras profesiones o cargos: son politólogas, escritoras, académicas, intelectuales, defensoras de derechos humanos, o mujeres con cargos públicos; muchas de ellas no permanecen en su espacio más allá de momentos coyunturales” (2).

Los puntos mencionados por Fernández Chapou, son sólo algunas razones que promovieron que la perspectiva de género tuviera su acercamiento con el periodismo en el país, un panorama en el que se busca que la mujer sea un actor social con influencia en las decisiones, así como el  alejamiento de actitudes y prácticas estereotipadas hacia las féminas.

De esta manera, bajo cierto sistema de valores de la sociedad mexicana es posible detectar que  se ha realizado un esfuerzo por crear un espacio de discusión en torno al acontecer femenino, pero la pregunta sigue presente ¿qué proporciona el periodismo con perspectiva de género? ¿Realmente ha incentivado un panorama social más equitativo? ¿Cuál es la imagen que- en este periodismo-  se tiene de la mujer y cuál se proyecta?

Referencias:

(1). CIMAC, “Trayectoria institucional” [en línea] http://www.cimac.org.mx/node/14

(2). Verón, Eliseo, Efectos de agenda, Barcelona: Gedisa, 1999, p.75.

(3) Maricarmen Fernández Chapou, “Mujeres periodistas: Cambio social y democratización de los medios en México”, en Revista Mexicana de Comunicación, México: UAM, División de Ciencias de la Comunicación y Diseño. Departamento de Ciencias de la Comunicación, 2011. Disponible en línea:  http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2011/08/10/mujeres-periodistas-cambio-social-y-democratizacion-de-los-medios-en-mexico/

(4) Infografía: Tipos de violencia hacia periodistas, [en línea]  www.article19.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s