El inexistente desarrollo social

highlight_a16z2788

Por Viridiana Martínez Sánchez

En México estamos acostumbrados a escuchar día a día grandes cifras de la boca de los funcionarios públicos. Para nuestra mala suerte esto nunca representa buenas noticias, pues esos números siempre vienen acompañadas de palabras como ‘pobreza’, ‘muertos’ o ‘fraude’.

El año de 1992 trajo un cambio supuestamente alentador para la población mexicana, sobre todo para aquellos que vivían en condiciones de pobreza y pobreza extrema, es decir, más del 50 por ciento de los mexicanos. El 25 de mayo del mismo año se anunció en el Diario Oficial de la Federación que existirían modificaciones en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal con el objeto de fusionar a la Sedue (Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología) y la Secretaría de Programación y Presupuesto (SPP) para crear la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

A partir de ese momento se comenzaron a diseñar programas sociales y políticas para la población más vulnerable que abarcaba a campesinos, indígenas y habitantes de las zonas marginadas. Los cuatro ejes en los que se enfocarían fueron: salud, educación, vivienda y patrimonio.

Con la llegada de Vicente Fox como presidente de la nación en 2001, se crearon los primeros programas con el objetivo de reducir estas cifras; algunos de estos fueron: Seguro Popular, Programa de Desarrollo Humano Oportunidades,  Programa Microrregiones y Programa de Vivienda Progresiva “Tu Casa”. La ilusión de las personas en condiciones de pobreza fue grande, al igual que las cifras y las mentiras, pues si bien, tuvieron la oportunidad de tener un acceso que antes era inexistente a las instituciones de salud y educación, así como el apoyo de la creación de viviendas, no hubo cambios visibles en las condiciones de vida.

cifras

Fuente: CONEVAL

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) muestra que el porcentaje de carencias en los cuatro principales ejes de Sedesol no ha sido tan significativos como ellos prometían. Los servicios que se brindan en las zonas rurales son de baja calidad. Eso sí, a la hora de rendir cuentas y dar los informes ellos entregan sus evidencias de que la tarea se cumplió.

Ya pasaron quince años de la creación de los programas de desarrollo social y aún existen 64 millones de personas en condiciones de pobreza, es decir, el 53 por ciento de la población; la misma cifra que hace 25 años. ¿A dónde se va todo ese dinero que prometen invertir en los acercamientos a los servicios básicos y obligatorios que todos los mexicanos debemos recibir?

El problema no está en los programas, pues a decir verdad son un gran desahogo para aquellos que antes no tenían las oportunidades que existen hoy en día; el problema está en aquellos que lo manejan porque fingen hacer bien su trabajo pero todo es puro chantaje. Escriben un montón de charlatanerías y crean comerciales falsos de gente que “ya salió adelante” pero al visitar aquellos lugares sólo encuentras miseria disfrazada de desarrollo. Las cifras aumentan y con ellas, los bolsillos de los funcionarios. Mientras tanto, que el pueblo siga comiendo felizmente de las migajas que deja el rey.

Fuentes consultadas:

Secretaria de Desarrollo Social. 15 de febrero de 2013. Disponible en: http://www.2006-2012.sedesol.gob.mx/es/SEDESOL/SEDESOL. Recuperado el 06 de febrero de 2017 a las 19:07.

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Disponible en: http://www.coneval.org.mx/Medicion/EDP/Paginas/Evolucion-de-las-dimensiones-de-la-pobreza-1990-2014-.aspx. Recuperado el 06 de febrero de 2017 a las 19:02.

Anuncios

Un comentario sobre “El inexistente desarrollo social

  1. En esta primera entrada, el párrafo número uno sirve para contextualizar al lector, ayuda a entender de qué irá el tema. Me parece adecuado el uso de cifras que se presentan durante todo el trabajo. Así mismo toda la investigación que se plantea resulta muy pertinente.
    La gráfica enriquece muchísimo la entrada, le da seriedad a la información anterior. El contraste entre tu opinión y los hechos que expones y que justificas con fuentes oficiales, incrementa la credibilidad del escrito. Sin embargo, considero que le haces falta datos más actuales que hagan un cotejo de la revelación.
    “¿A dónde se va todo ese dinero que prometen invertir en los acercamientos a los servicios básicos y obligatorios que todos los mexicanos debemos recibir?” Me parece bien acertada la pregunta porque permites que el receptor forme su propio juicio con todo lo expuesto anteriormente, que se cuestione y logre atisbar la respuesta. ¡Te felicito! 🙂
    Sahian Cruz Arrieta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s