¿Caliente o frío?

Por: Jacqueline Ponce León

“El discurso no es simplemente aquello que traduce las luchas o los sistemas de dominación, sino aquello por lo que, y por medio de lo cual se lucha, aquel poder del que quiere uno adueñarse”, según Michael Foucault.

Desde meses atrás Televisa ha optado por lanzar una plataforma digital y por apostarle a la diversificación en el acceso a contenidos audiovisuales, lo que ocasionó que los servicios conocidos como Over The Top (OTT), bajo demanda o streaming por medio de la red, obtuvieran un crecimiento del 39.6% de los usuarios, por lo que de continuar con esta tendencia se podría alcanzar al número de personas que ven TV abierta o de paga.

Según datos de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), los servicios como Netflix, Blim o Claro Video, tienen 6.7 millones de suscriptores, lo cual traducido a cifras más sencillas sería una adopción del 20.4% por parte de los hogares. La televisión de paga cuenta con 19.2 millones de usuarios y los que optan por la señal abierta, pero por medio de la radiodifusión, suman 14.4 millones de hogares en México, los últimos en términos de McLuhan serían los medios fríos.

neg22060217

“Lo anterior no es un indicador de una disminución o sustitución parcial del consumo de contenidos de TV abierta, sino que se registra una diversificación en su acceso a través de diferentes plataformas. Las preferencias de los consumidores mexicanos de contenidos audiovisuales se han transformado a través del tiempo. Si bien tras el lanzamiento de la televisión se detonó una oferta de contenidos diversa a partir de la definición de una variedad de formatos, programas y producciones. En la actualidad se identifica una mayor abundancia de plataformas, dispositivos y generación de contenido que integra un mismo ecosistema competitivo”, según información de The CIU.

McLuhan hace una división de los medios y establece que los medios calientes son los que aportan al espectador tanta información que éste no requiere hacer un gran esfuerzo para percibirla, un claro ejemplo es la televisión. Sin embargo, McLuhan no era partidario de este tipo de medios, él prefería los fríos, aquellos que te ponen a pensar, como la radio.

20151002113314-0-television-and-radio-set-thumb8055164

Pero ¿qué pensaría sobre el internet? ¿Sería un medio de comunicación o un canal? ¿Cómo serían los medios que transitan a través de él? ¿Sería un medio frío o caliente debido a la interacción que despierta entre sus usuarios?  Hoy en día nos parece muy común acceder a contenidos audiovisuales; sin embargo, si consideramos que el uso popular del internet comenzó hace poco más de 15 años, nos podremos percatar que cualquier persona puede llegar a ser un “medio”, por lo cual podría ser un medio frío.

internet-user-s-silhouette_23-2147497532

Como señala Octavio Islas: “En función de cada herramienta de Internet o del tipo de documento web que nos refiramos, se pueden establecer grados”.

Empero, Blim opera como una plataforma de contenidos audiovisuales que no se pueden modificar, por lo que es como una televisión, pero por internet. En mi opinión, la catalogaría dentro de los medios calientes porque son contenidos audiovisuales producidos con el fin de entretener y vender.

Foucault decía: “Las cosas y las palabras van a separarse. El ojo será destinado a ver y sólo a ver; la oreja sólo a oír. El discurso tendrá desde luego como tarea el decir lo que es, pero no será más que lo que dice”.

Retomando el estudio de la consultora, el análisis muestra que este tipo de plataformas, como Netflix, Blim o Claro Video, son preferidas por un cierto tipo de consumidores: la generación de Millennials (de 21 a 30 años) y la de Baby Boomers (más de 50 años).

dt-common-streams-streamserver

No obstante, la consultora maneja un discurso en el que asegura que los contenidos de dichas plataformas ofrecen producciones originales, un amplio catálogo y precios accesibles para los consumidores, por lo que podemos retomar a Foucault y llegar a la conclusión de que en el discurso está el verdadero deseo. Entonces, quizá podríamos dudar sobre la veracidad de los datos ofrecidos por la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s