Los medios en la esfera del terrorismo internacional

Por Eduardo Chamorro

La semana pasaba señalaba los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos como pieza fundamental para comprender el inicio del miedo que inyectó el terrorismo en dicho país y alrededor del mundo. No obstante, el terrorismo no actúa de la misma manera en los diferentes lugares donde se manifiesta, a pesar de que su propósito siempre será detonar una violencia brutal y sin reservas, cuyo final lo conocemos: poner en duda la seguridad social y vulnerar el sistema político. Pero, ¿en dónde los medios de información tuvieron su intervención en esta práctica?

A través de los años, el terrorismo ha tenido distintas interpretaciones. Resulta esencial comprender los tipos de terrorismo para hallar la esfera en donde los medios de comunicación han sido partícipes, para así atreverse, en oportunidades siguientes, a hacer un análisis que permita ver si existe una relación entre los límites fronterizos de la ejecución de atentados y la labor emprendida por los medios.

Para la investigadora Tania Rodríguez, esta actividad se puede manifestar, en primera instancia, en terrorismo local, tradicional o nacional; contrastando en segundo término con el terrorismo transnacional, global o internacional. Veamos porqué.

El terrorismo clasificado como local o regional tuvo sus orígenes en la Guerra Fría. Se caracteriza por concentrarse en una zona específica y está dirigido a un enemigo perfectamente señalado, por eso sus acciones afectan a la población de un espacio geográfico cerrado. Según Luis de la Corte y Javier Jordán, ejemplo de esto “son los talibanes, que atentan contra Pakistán y Afganistán, el Clan Haqqani y otros señores de la guerra que crean el caos en ambos países”.

Por otra parte, el terrorismo del que el mundo es víctima, y que será para fines de análisis, es el global o internacional. La misma investigadora Rodríguez lo cita como “resultado de la convergencia en Pakistán en 1989, de un numeroso grupo de combatientes que participó de la expulsión de los soviéticos de Afganistán, liderados por Osama Bin Laden, y que llegaron a territorio pakistaní́ procedente de distintos países del mundo musulmán”.

La re-islamización, cuyo auge se dio en la década de los setenta para conducir a los musulmanes a la auténtica doctrina del islam, está vinculada con la necesidad de evitar la occidentalización; de ahí que lo demuestren a través de atentados globales con carga de odio y recelo hacia Occidente y sus costumbres. Esta actividad a escala internacional selecciona lugares emblemáticos, no establece límites en una región en particular, pues la dimensión de sus actos pretende hacerlos trascender de lo local. “El 11 de septiembre de 2001 Al Qaeda se hizo visible globalmente y se convirtió́ en la mayor amenaza mundial conocida hasta hoy”, puntualiza Tania Rodríguez.

En precisamente en esta manifestación, con alcances mundiales, en donde los terroristas han hallado una nueva arma: los medios de comunicación; y no es para menos, aunque tampoco justificable, que, con el desarrollo de nuevas modalidades en materia de comunicaciones, grupos como Al Qaeda echen mano de las propias tecnologías originadas en Occidente contra ellos, para provocar desconfianza y miedo. Tal como sucedió en el 9/11, el impacto mediático condujo a que la sociedad entrara en pánico, es decir: los medios aterrorizaban a la población, pero a la vez generaban propaganda gratis al terrorismo.

Para Javier Feal: “La información a través de los medios masivos es la manera más poderosa para influir en la opinión pública”. Pero el mayor desafío a considerar es el ejercicio de la libertad de prensa; en aras de proporcionar información, paralelamente son difundidos los ideales terroristas, el aumento del efecto emocional sobre la población es mayor, la violencia pasa a ser vista como una actividad rutinaria y, más alarmante, las estadísticas y revelaciones detalladas de atentados pueden servir como herramientas para el perfeccionamiento de otros.

“Estados Unidos y sus aliados los derrotaremos. Los derrotaremos. Derrotaremos al terrorismo islámico radical”, es una declaración que citó Milenio en su portal el 6 de febrero: el mensaje es del presidente Donald Trump. Propagación del miedo o no, está claro que los medios forman hoy por hoy una parte fundamental en la difusión sobre el terrorismo.

Referencias

Agencias. (6 de febrero de 2017). Trump promete más recursos para acabar con el terrorismo. Milenio. Recuperado de http://www.milenio.com/internacional/trump-ejercito-terrorismo-lucha-florida-armas-estados_unidos-aliados-milenio-noticias_0_898110334.html

Feal, J. (2002). Terrorismo internacional. Consultado el 5 de febrero de 2017 de https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4581821

Rodríguez, T. (2012). El terrorismo y nuevas formas de terrorismo. Espacios Públicos, enero-abril, 72-95. Consultado el 5 de febrero de 2017 de http://www.redalyc.org/pdf/676/67622579005.pdf

Sánchez, G. Propaganda terrorista y medios de comunicación. Comunicación y Hombre [en linea] 2010, (sin mes). Consultado el 13 de febrero de 2017 de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=129418690006

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s