Las líneas de El país

Márquez Chora Xareni

Se parte de la conclusión a la que se llegó en el análisis anterior: el discurso de El país no es heterogéneo, pues en su contenido son identificables distinciones entre un nosotros y un ellos. Nosotros es la compañía española de comunicaciones Prisa, la cual tiene como marca estrella al periódico El país, mientras que ellos son los lectores argentinos, portugueses, dominicanos y mexicanos  a los que se les dedica la edición americana y portuguesa, respectivamente.

No obstante este establecimiento de oposiciones es una constante en los medios “globales” que ofrecen más de una clase de ejemplar. Al entrar al portal de La vanguardia, otro periódico español, aparece un cuadro de texto en el que hay dos opciones: edición Cataluña y edición global. La vanguardia global se centra en los acontecimientos estadounidenses y de la Unión Europea (UE), mismos que presenta con información dada por agencias internacionales, lo cual dota del mismo tono a todas las notas, incluyendo a las españolas, es decir, el periódico en línea no evidencia su posición, sólo informa.

Por otro lado, en la plataforma en español de The New York Times hay cabida para temas provenientes de Europa, Asia, Colombia, Brasil y México, pero las entradas más recientes en las secciones Asia y Colombia estás fechadas en agosto del año pasado, mientras que las notas de Estados Unidos se actualizan día con día, en este caso la exclusión se traduce en ignorar los hechos.

Cada uno de los medios antes señalados, incluyendo a El país, tienen el poder de articular y organizar su contenido de acuerdo a sus intereses. La Vanguardia es un periódico que se concibe, según su portal, como un medio que ofrece información en tiempo real que puede consultarse a través de cualquier dispositivo conectado a Internet. The New York Times en español es, conforme a Lydia Polgreen, editora adjunta Internacional del diario, un espacio en el cual se encuentra los más destacado del New York Times traducido al español, así como artículos especiales.

El país también decidió fijar sus propias miras y estableció que iba a tomar a todo el globo en conjunto para traducirlo a sus lectores y así presentar una visión panorámica de los acontecimientos diarios, pero esta ideología de lo “global”  no sólo amplió su campo de trabajo, sino que provoca a preguntarse qué es lo que delimita el quehacer del diario, cómo se seleccionan las noticias que llegan de todos los flancos del planeta.

De acuerdo a los preceptos de Prisa, El país tiene el compromiso de defender y difundir las libertades democráticas de todos los ciudadanos; la libertad de expresión y de culto, así como el derecho a elegir a los representantes se incluyen entre estas. No obstante, “defender” dichas garantías en un medio plural se relaciona directamente con tomar posiciones frente a acontecimientos internacionales, lo cual en el caso de México es una violación a la Constitución.

A pesar de eso, El país, de forma implícita, muestra su posición en los artículos de opinión como el escrito por Enrique Krause en el que denuncia: “un fascista ha llegado a la Casa Blanca (…) Ahora Trump ejerce el imperialismo hacia dentro (contra las minorías étnicas y religiosas) y hacia afuera (tratando de humillar y cercar a México)”. Si bien, los artículos de opinión se escriben a título personal, El país los pública y estos significan al resto del impreso.

Las secciones Página 2 y Opinión, son las líneas que trazan los límites de El país; a partir de ellas se determina el espacio de lo real en el que se encuentra el contenido informativo, que será interpretado a partir de las reglas establecidas por las mismas fronteras.

Anuncios

Un comentario sobre “Las líneas de El país

  1. Xareni,

    No encuentro una justificación coherente con las opiniones que has emitido. ¿Acaso lo global estaba peleado con lo heterogéneo, no son, las diferentes posturas del diario español las que manifiestan la pluralidad de esa totalidad? Posterior a ello, hay un intento de análisis comparativo entre las formas de las notas informativas de distintos diarios, mismo que cae porque se elige arbitrariamente al NYT, periódico distinto porque sus ediciones pertenecen a distintos países y no, como en el caso del diario La Vanguardia, un mismo país pero con antiguos conflictos separatistas.

    Sin embargo el análisis somero no es el mayor cuestionamiento al texto sino la información no verificada y errada de la que se echa mano para concluir que “la exclusión se traduce en ignorar los hechos.” Ello no es cierto porque el portal de noticias del diario neoyorquino publicó la nota “La desmovilización de las Farc: cuando los enemigos se vuelven vecinos”, fechado el 7 de febrero de 2017 (https://www.nytimes.com/es/2017/02/07/la-desmovilizacion-de-las-farc-cuando-los-enemigos-se-vuelven-vecinos/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Farchive&action=click&contentCollection=america-latina&region=stream&module=stream_unit&version=latest&contentPlacement=2&pgtype=collection).

    Habrá que afinar una verdadera linea de análisis, pero sobretodo, confirmar las aseveraciones porque la toma de datos inexistentes derrumba el planteamiento del texto.

    Por Munguía Hernández Aldo Jair

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s