EL ACÉFALO SNA

Munguía Hernández Aldo Jair

El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) no es prioridad del Senado de la República, pues éste, que entre sus atribuciones tiene la designación del Fiscal Especializado de Combate a la Corrupción, insiste en incumplir y posponer el nombramiento del encargado de traducir en casos ministeriales las acusaciones de corrupción.

El pasado 15 de febrero el Senado debió presentar a los candidatos para ocupar el puesto cumbre del SNA, sin embargo y por cuarta ocasión, dicho organismo decidió aplazar la designación. ¿Qué nos dice el aplazamiento reiterado en el nombramiento de la figura encargada de castigar penalmente a los implicados en actos de corrupción?

El 16 de Febrero, el Senado de la República se re reunió con el Comité de Participación Ciudadana (CPC) del SNA, para establecer un diálogo de cooperación entre las dos instancias. La presidenta del CPC, Jacqueline Peschard Mariscal, realizó una intervención que, a continuación, será analizada desde los planteamientos que Robert Ferguson realiza en torno a la semiótica social.

La doctora Peschard dijo en la sesión ya referida que “Creo que si nosotros como Comité de Participación Ciudadana no somos capaces de armar la estructura que es lo primero que tenemos que hacer, y ustedes nos tienen que ayudar en buena medida con los procesos de los nombramientos que están en sus funciones y sus competencias, creo que difícilmente podríamos arrancar de manera firme, de manera robusta como para que pueda empezar a funcionar el Sistema Nacional Anticorrupción hacia mediados del año.”

Lo pronunciado por la presidenta del CPC de SNA es un discurso porque implica un proceso de significación, el cual no está limitado por un solo medio o un modo de comunicación (Ferguson, 52), es decir, expresa un grupo de valores y significados que son direccionados.

Si se toma a la semiótica como la disciplina que estudian los modos de construcción de significado, entonces debe asumirse que los discursos son producidos por un Emisor y están dirigidos a un Receptor. En este caso, quien emite el discurso es Jacqueline Peschard y los receptores son quienes están en la reunión en el Senado, pero también quienes leen el informe de lo discutido en la misma.

En los discursos hay signos para significar. La triada de la semiótica involucra a un significante (forma material del signo) y un significado (imagen mental), y entre ellos se encuentra el signo, el cual es la relación significante-significado.

En su acepción social, la semiótica toma como unidad fundamental al mensaje, el cual tiene una direccionalidad. Al ser social, los mensajes analizados bajo dicho precepto deben considerarse dinámicos, relacionados con la experiencia vivida, además de referirse a bases materiales y a las consecuencias de los mensajes en el mundo social. El análisis de los mensajes debe considerar la fuente, el objetivo de la emisión del mensaje, el contexto social y el propósito.

La fuente del mensaje emitido es la Presidenta del CPC del SNA, Jacqueline Peschard, quien es doctora en Ciencias Sociales por el Colegio de Michoacán y se desempeñó como Comisionada del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, coordinadora del Seminario Universitario de Transparencia UNAM e investigadora del Sistema Nacional de Investigadores.

Una presentación, aunque somera de la fuente del mensaje, permite comprender la postura, así como del tono en el cual el mensaje es emitido. Que Peschard sea la presidenta del CPC del SNA otorga a su discurso una prominencia pues ella es la encargada de presionar al Senado para la aprobación del Fiscal Anticorrupción.

El objetivo del mensaje es presentar una queja, aunque de echa mano del eufemismo para suavizar su discurso. El mensaje tiene como principal cometido la exigencia del nombramiento del Fiscal Anticorrupción porque si no se designa no se podrá poner en marcha de manera firme el SNA.

Además, alude a las competencias del Senado en cuanto a los nombramientos, para que se tome en cuenta la falta de disposición para la designación de funcionarios del SNA, los cuales son vitales para la formación de un órgano eficaz.

El contexto social en el cual se emite el mensaje, pero de igual forma, el referente social que motiva el discurso en cuestión, serán analizados con posterioridad, ya que implican un análisis puntual, medular en la comprensión del propósito que tiene el texto de Peschard, sin el cual el significado del mensaje se tornaría problemático.

En suma, el mensaje de la presidenta del CPC, no debe desligarse de quien lo emite y deben contemplarse los objetivos que persigue su enunciación. El posterior análisis del contexto social, tanto de la formación del SNA como de la cuarta prórroga para el nombramiento del Fiscal Anticorrupción, permitirá un acercamiento desde la semiótica social.

Mientras tanto, no queda más que reconocer que el Sistema Nacional Anticorrupción es un organismo acéfalo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s