Tecnología mantenida

Por Luis Fragoso

Resultado de imagen para shigenori shiga toshiba

Foto de Shigenori Shiga, ex presidente de la compañía japonesa Toshiba


Las compañías tecnológicas en Japón son factores importantes para la economía de dicho país, sin embargo, éstas, en los últimos años, han fungido más como un hijo que estira la mano pidiendo dinero, que un trabajador que ayuda en los gastos diarios. Toshiba, desde el 2013, ha pasado de ser uno de los pilares más fundamentales en la nación nipona, a ser ese hijo poco grato.

El “gigante” japonés desde tiempo atrás ha ido de mal en peor. No reporta ningún tipo de ganancias en sus balances generales, su presidente “abandonó el barco” hace una semana por la misma razón y sus ejecutivos más importantes tuvieron altercados severos en una conferencia de prensa con los periodistas.

Así, la cuestión más importante es el cómo llegaron a esta situación tan desastrosa a lo largo de los años, pero la respuesta es sencilla: malas decisiones. Ha hecho inversiones indebidas y sus unidades de negocios nucleares en Estados Unidos han tenido un desempeño deplorable. Además, parece ser que uno de sus mayores errores ha sido el dejar de lado los productos electrónicos, los cuales le ayudaron a crecer como compañía en la posguerra japonesa. Pero entonces, ¿cómo pueden seguir sus oficinas con “las luces prendidas” si no ganan dinero?

Resultado de imagen para toshiba empresa cede japón

El gobierno nipón subsidia esas deudas y, pareciera, las grandes empresas lo saben. Desde hace años los negocios y la política del país asiático son cuasi inseparables, lo que ha llevado a una cierta dependencia de la nación a estos grandes consorcios. La cantidad de empleados que tienen es, tal vez, lo más determinante para que se tomen estas medidas, pero estos intereses puede que vayan más allá de lo debido.

Será interesante ver qué tan beneficioso o dañino sea mantener una empresa moribunda como Toshiba por mucho tiempo, mas lo sustancial recae en las políticas gubernamentales empleadas por Japón.

Asimismo, el discurso del actual primer ministro nipón, Shinzō Abe, es contradictorio por sus políticas, ya que dice estar a favor de lo novedoso y emprendedor, pero este proteccionismo empleado a las grandes empresas impiden que otras nuevas crezcan, se fortalezcan y aporten, de verdadera manera, al país. Se preocupa más por subsidiar deudas, que por impulsar proyectos.

Leading innovation es el eslogan de Toshiba, no obstante, en el escenario del país asiático, parece ser sólo una ilusión llena de deudas, incertidumbre e inseguridad, creadas por las empresas moribundas en Japón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s