Denise: Informando sobre los menos favorecidos y evidenciando a los enemigos

Por Eduardo Martínez Pérez

Si encendemos la televisión y lo primero que observamos es un pequeño reportaje que habla sobre migración, indígenas o grupos que han padecido la violación de sus derechos más elementales, podríamos imaginarnos que estamos ante un noticiero de Once Tv o Canal 22. Sin embargo, la sorpresa es inminente cuando al concluir el mismo, aparece en primer plano la periodista Denise Maerker, ahora líder de opinión del consorcio multimedios más grande de nuestro país, Televisa. No es ningún secreto que sus contenidos noticiosos han cambiado su línea de tratamiento de la información, aunque las causas están lejos de conocerse.

Si bien es cierto que el noticiero de Joaquín López Dóriga, predecesor de 10 en Punto, daba cuenta de temáticas de bastante pertinencia social, poco comunes en la agenda mediática nacional como sus cápsulas ecológicas “Vivir por el Planeta” o reportajes como “La otra ruta de la Bestia, la ruta del infierno”, el enfoque que generaba con respecto a otros temas de interés como las luchas indigenistas o los sectores sindicales era muy poco y generalmente se denotaban aspectos negativos de las mismas.

El ejemplo más claro fue el desprestigio que crearon hacia los trabajadores de la educación hace poco más de un par de años, generando un repudio generalizado en la sociedad a partir de emitir juicios de valor denostativos que sostenían que quienes protestaban por mejorar sus condiciones laborales y la  entonces recién aprobada Reforma Educativa, no eran profesores con vocación, sino alborotadores coludidos con la mafia reinante en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Incluso, se divulgaron notas afirmando que en Chiapas, integrantes de este colectivo raparon y humillaron a profesores que supuestamente no estaban de acuerdo con la lucha. Sin embargo, se supo después que los datos presentados por la televisora fueron manipulados y acusaron injustamente a la coordinación de docentes.

Te puede interesar: Los supuestos maestros de la CNTE que agredieron a “desertores”

Ahora, resulta paradójico que la nueva barra de noticieros, encabezada por el ya mencionado 10 en Punto, se esté enfocando en dar voz a colectivos que antes no la tenían, o que bien, eran poco abordados en sus verdaderas necesidades, quizás ahora orillados en una estrategia política más que social, pues el contexto lo conocemos de sobra: nuestra nación se enfrenta a una de sus épocas más complicadas, entre violencia, delincuencia organizada, crisis económica, disgusto social, pobreza y el cada vez más inclemente factor Trump. Televisa lo sabe, es ahora o nunca cuando su credibilidad puede ser restaurada, pues tiene a su favor la tensión bilateral entre México y Estados Unidos, así como la pujante delincuencia que tiene sitiado al país como factores para crear confianza dentro de la sociedad mexicana al presentarse como un aliado ante estas eventualidades.

Ahora bien, abordando las emisiones que comprenden los días 16, 17, 20 y 21 del presente mes, es posible señalar aspectos interesantes, puesto que en estas, se da seguimiento puntual a Donald Trump, sus políticas respecto a migración y en especial, se hace énfasis en el contenido y modo de enunciar sus discursos, evidentemente siguiendo la línea crítica hacia el ejecutivo estadounidense, descalificándole y haciendo notar su agresividad al hablar y poca tolerancia para con sus críticos.

No lo dejes pasar: Programa completo de “10 en punto” del 16 de Febrero

El efecto buscado con esta mezcla de noticias es producir en el televidente un claro rechazo por todo discurso enunciado por el mandatario, pues se refuerza a diario la situación complicada que viven los migrantes mexicanos que son deportados o que se ven en la necesidad de ocultarse de las autoridades migratorias, apelando al nacionalismo y la empatía con los nuestros y se complementa con la exhibición de comportamientos negativos del presidente Trump, al cual se le ha catalogado como amenaza a los intereses de los mexicanos. Es decir, se ha desviado la atención de la agenda política mexicana en aras de crear cohesión en el tejido social.

Este aspecto es innegable, pues en la emisión del 16 de Febrero, la nota de inicio da cuenta del cuestionamiento que hicieron algunos periodistas norteamericanos a Donald Trump debido al constante uso de noticias sin el debido sustento en las que se basaba para realizar acusaciones de diversa índole. En este punto es de resaltar a la conductora del noticiero, Denise Maerker, quien generalmente adopta una postura corporal estética y maneja un tono de voz constante, con poco énfasis, aunque para fines de esta noticia, realizó una introducción detallada sobre la situación que enfrentó el magnate y en todo momento su mirada se tornó acusadora, con el entrecejo fruncido y manejando un matiz y entonación vocal firme, acentuando la actitud despótica, retadora e hipócrita que tuvo el mandatario con la prensa de su país. Incluso, con el transcurrir a la nota, el reportero de la misma, funge como traductor, imitando incluso el énfasis discursivo de Trump.

En el caso de las notas sobre migración, es pertinente mencionar que se maneja siempre un tono dramático, enfatizando aspectos adversos a un contexto determinado, a esta tesitura narrativa se añaden una serie de enfoques en primer plano, que tienen por objetivo focalizar al espectador en el rostro, especialmente la mirada y las manos de los protagonistas de estas historias, recalcando la situación emocional de angustia y desolación que viven estos como migrantes indocumentados. Para reforzar esta perspectiva, se remarcan palabras clave como “pobreza”, “deportación”, “injusticia” y “dificultades”, creando en el espectador un inminente impacto que le llevará a la reflexión.

El caso de Isael, migrante mexicano deportado es muestra clara de esta tendencia informativa cruda, pues al entrevistarle a él y su familia, estos mencionan que prácticamente “regresó sin nada, sin familia y sin dinero”, “fueron 17 años tirados a la basura”. Así mismo, al abordar el trágico suicidio de un migrante deportado en Tijuana, la conductora Denise Maerker acusa enérgica y categóricamente al gobierno estadounidense y sus políticas inhumanas como causantes de esta tragedia. El mensaje es directo: Donald Trump es un peligro para el migrante connacional y por lo tanto, para todos los mexicanos.

Te puede interesar: Migrante mexicano se suicida al ser deportado por tercera vez

Por último, 10 en Punto continúa manejando como el segundo tema prioritario de su agenda noticiosa, los casos relacionados al crimen organizado. En este caso, han ratificado esta nueva agenda con preocupación por sectores vulnerables, por ejemplo, el caso de la hostilidad contra docentes de educación básica en la Tierra Caliente, para ello, incluso acercándose de manera directa a miembros de movimientos de autodefensa o a la misma sociedad civil, evidenciando la hipótesis planteada en el análisis anterior, con respecto a que de a poco Televisa está dejando de estigmatizar al gremio magisterial rural y a grupos que le han resultado históricamente incómodos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s