¿La Iglesia da espaldarazo a su aliado?: “El gobierno mexicano es tibio frente a Trump”

Por Eduardo Martínez Pérez

Se ha dejado claro en entradas anteriores sobre la temática Estado-Iglesia, que ambas instituciones han tenido una relación de amor-odio bastante compleja a lo largo de los poco más de dos siglos de vida de nuestro país, forjando un mecanismo de adoctrinamiento y educación social, creando en la población una cierta resignación y actitud mansa frente a las autoridades, ya sean eclesiásticas o gubernamentales; Aunque bien es cierto que también las relaciones se han tensado y propiciado incluso, conflictos de proporciones mayores. En la actualidad, la iglesia católica ha perdido tanto su influencia, que incluso, las diferentes facciones políticas tocan en muy pocas ocasiones, temáticas relacionadas al culto religioso.

Con respecto a lo anterior, en 2009, el obispo auxiliar de la diócesis de Guadalajara, José Trinidad González Rodríguez comentó que dentro del colectivo social se ha gestado la creencia de que el Partido Acción Nacional es apoyado por la iglesia católica y eso le ha restado credibilidad a las organizaciones religiosas frente al pueblo. A pesar de que la institución religiosa católica ha negado categóricamente cualquier tipo de nexo con este o cualquier partido político, es innegable que también se ha transgredido la supuesta laicidad que debe imperar en un estado democrático como el nuestro, pues según la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, vigente desde 1917, establece en su artículo tercero que la educación primaria y secundaria, ya sea pública o privada, debe ser laica, aunque es bien conocido que existen cientos de colegios en donde se educa junto con la doctrina religiosa. Desde 1857 se estableció que la Iglesia debe separarse del Estado y no inmiscuirse de manera alguna en asuntos del Estado, evidentemente esto es meramente idílico.

Con respecto al sondeo de medios en la semana que recién culminó, es destacable un comunicado que dio la Arquidiócesis Primada de México, reproducido a través de su semanario “Desde la Fe”, en el cual menciona textualmente lo siguiente: “Nuestros hermanos indocumentados tienen miedo, sus hijos sufren una verdadera sicosis, mientras las autoridades mexicanas no aciertan a actuar, no hacen más que declaraciones y promesas; son tibias sus reacciones, muestran también miedo, y peor aún, sumisión”.

El discurso es de por sí, fuerte, aunque muy cierto, pues la actitud del ejecutivo mexicano ante Trump no ha sido la más firme. De hecho, la iglesia católica mexicana había estado bastante pasiva en cuanto a su crítica política en fechas recientes, aunque se reactivó con la llegada de Trump al poder de la Casa Blanca y la Constitución de la Ciudad de México, la cual destaca la inclusión y tolerancia hacia ideologías y movimientos que para la iglesia han sido siempre tabús y objeto de rechazo. Por lo tanto, se ha mostrado el rechazo a todas luces, a través de descalificaciones, aunque los argumentos discursivos no sean adecuados ante sociedades occidentales con una apertura de pensamiento casi total, dejando al clero ante amplios sectores, en especial a los de pensamiento izquierdista como una institución retrógrada, por lo que este nuevo discurso en defensa de un sector vulnerable puede no resultar del todo convincente, en especial para los sectores de población más jóvenes.

A pesar de que la institución eclesiástica es culpable también de actos deleznables, es importante destacar que hay un aspecto vital que le da una mayor credibilidad sobre las instituciones del Estado, por lo menos en el tema que está en boga, la migración, pues la ayuda humanitaria que realizan párrocos como el padre Alejandro Solalinde Guerra, quien al igual que otros de sus colegas, administran centros de atención al migrante, en especial centroamericanos que padecen hambre, climas extremosos, abusos y vejaciones en su tránsito por México, cosa que el gobierno mexicano siempre ha minimizado, empezando por autoridades locales de estados como Chiapas, que no solo ignoran a los millones de indígenas que viven en condiciones precarias, sino también hacen caso omiso a los migrantes guatemaltecos que son explotados en haciendas cafetaleras y bananeras en la costa del estado sureño y los cientos que viven en vertederos de basura, sobreviviendo casi de milagro.

El discurso eclesiástico tiene coherencia en ese sentido, pues es una figura con poder que sustenta su crítica en los hechos. Y estos juicios son comprobables, puesto que como menciona el comunicado, parece ser que a las autoridades mexicanas no les interesa el destino de los migrantes mexicanos, puesto que no se han pronunciado directamente por ningún medio con respecto por ejemplo a las decenas de deportados que hay a diario y no hay una estrategia de readaptación de estos a la vida laboral del país, es decir, se les deja en un limbo, en una incertidumbre. Como se dice coloquialmente: “el que calla otorga” y pues parece ser que la administración encabezada por Enrique Peña Nieto se ha quedado sin argumentos frente a la Iglesia.

Parece ser entonces, que las instituciones religiosas mexicanas han volteado a ver cada vez más al pueblo, a los necesitados y marginados, aunque sin dejar de lado ciertos discursos intolerantes que le restan credibilidad y que incluso contrarían la posición política y social liberal que busca promover el papa Francisco. Resulta interesante entonces, la pasividad con la que los agentes políticos han tomado las recientes palabras del alto clero, pues son precisamente ellos quienes deberían estar conscientes del peligro que les representa tener a una institución tan poderosa como enemiga, pues puede golpear más aún en la paupérrima credibilidad del gobierno priista. Medios de comunicación, sociedad e iglesia se mantienen unidos ante el difícil contexto en el que se encuentra nuestro México, ¿y el Estado pa´cuándo?

Referencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s