Las ferias.

 

Por Eric Ramírez.

La Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM) y la Feria Internacional de Cine de la UNAM (FICUNAM) son dos eventos destinados a todo el público y que busca, año con año, acercar a la gente a la cultura. A simple vista, parecen dos eventos creados simultáneamente con la intención de tener llena la agenda del público interesado, aunque no es así, la feria del libro inicio en 1979; por otro lado, la feria del cine de la UNAM lo hizo en 2011.

La FILPM es una tradición, ya, en el Palacio de Minería; luego de más de 30 años, se ha convertido en la de los eventos favoritos en la ciudad. Esta feria se hace con la colaboración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a través de la Facultad de Ingeniería; la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM); la Secretaría de Cultura (Cultura), y el Gobierno de la Ciudad de México.

Esta feria inicio el 23 de febrero y terminará el 6 de marzo y serán mostrados diversas publicaciones para cualquier gusto, desde libros infantiles, juveniles; así como propuestas literarias, periodísticas y de arte. El resultado de esta feria es que las personas salgan con el interés de leer algún libro.

Este año, la Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Publicaciones (DGP), están presentes con una isla con más de 14 mil ejemplares de propuestas de lectura para el público en general. Marina Núñez, titular de esta dependencia, dijo que: “Estas ferias son oportunidades para la familia entera de acercarse a libros, de tener en un solo espacio distintos acervos y ver qué le interesa a quién”.

Además, habrá presentaciones de distintos escritores y personalidades de todo gusto. Desde Juan Villoro y Federico Campbell, hasta Chumel Torres, quien el domingo 26 de febrero dio una conferencia y firmo algunos autógrafos. La feria es para todos los gustos y para quienes quieran empezar a leer algo.

Por otro lado, esta el FICUNAM, del cual es su séptima edición y está enfocado en la investigación y exploración del cine. Es una ventana donde se exhiben películas independientes. Entre los géneros que incluye este evento se encuentran el cine documental, de ficción e híbridos. El objetivo es acercar a la gente a un cine no tan comercial, a películas que son de difícil acceso en el país. Este evento en principio se llevaba a cabo en las salas de cine del Centro Cultural Universitario; sin embargo, en años recientes se ha expandido hasta llegar a la Cineteca Nacional, la Casa del Lago en Chapultepec, Cine Tonalá, entre otros.

Este festival, desde su primera edición se ha dedicado a explorar las propuestas vanguardistas del cine, en un aspecto formal más allá de las narrativas clásicas o ya conocidas. Son películas, comúnmente denominadas “de arte” que han sido premiadas en festivales internacionales y de primera línea, de acuerdo a Eva Sangiori. Por esto, todas las películas están cuidadosamente seleccionadas, para traer lo mejor al público.

Este lo realiza la UNAM con la colaboración con la Dirección General de Coordinación de Difusión Cultural, la Dirección General de Actividades Cinematográficas, y la Filmoteca (correspondientes de la UNAM). Además del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC); la Secretaría de Cultura; el Instituto Nacional de Cinematografía (IMCINE) yn empresas colaboradoras como Vans, Coca-Cola, Canal22, entre otras.

Este año, en un esfuerzo por atraer a más público a estos eventos, la Coordinación del programa Prepa Si (beca para estudiantes a nivel medio-superior) correspondiente al gobierno de la Ciudad de México, llevo a las salas del Centro Cultural a más de tres mil becarios de forma completamente gratuita. De acuerdo con la coordinadora del programa, Karen Quiroga, esta es una forma de acercar a los jóvenes a la cultura.

Ambas ferias manejan un discurso de inclusión, en el que buscan que las personas se acerquen a la lectura y las artes a través de grandes programas con gran difusión. Incluso, los patrocinadores, que se suman a estos eventos cada vez son más.

En publicaciones pasadas mencione que en México había un gran déficit en el nivel cultural y de lectura, porque simplemente no había interés o tiempo para apreciar ambas ramas. Si bien el cine es considerado más un medio de entretenimiento y las personas son más cercanas a él; estas ferias son una forma diferente de concebir este medio audiovisual y de acercar al público a consumirlo.

Lo anterior tiene como base el estudio realizado por el INEGI en 2016, donde los resultados fueron que el nivel promedio de libros leídos en México por la población adulta fue de 3.8 libros al año. Este estudio se realizó en colaboración con el Modulo de Lectura (MOLEC)

Este estudio difiere del estudio que realizo en 2015 la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura, realizada por el entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), en el que el promedio de libros por año fue de 5.3 al año. Hay que destacar que este estudio incluyo también a personas de 12 años y más, mientras que el realizado por el MOLEC, sólo considero adultos, en específico de 18 años en adelante.

En la encuesta hecha por el INEGI, las principales razones por las que las personas leen libros y revistas son por entretenimiento. En promedio las personas dedican 38 minutos de lectura continua y el tiempo aumenta conforme aumenta el nivel escolar de las personas. De esta misma encuesta, el 48.5% argumento no haber leído algún libro por falta de tiempo, mientras que el 22.5% expuso la falta de interés como principal motivo.

De acuerdo a la tabla anterior, hay que aclarar que hay un serio problema en la cercanía de la cultura y las artes con gran parte de la población mexicana y este tipo de eventos (FICUNAM y FILPM), son de suma importancia y su difusión es vital para acercar a las personas a estos dos rubros. La pregunta aquí es, ¿son suficientes los programas?, ¿habría que aumentarlos o reducirlos?, y lo más importante, ¿que rumbo tomara la ahora Secretaría de Cultura? Ahora hay que destacar un punto importante que tal vez sirva en el futuro: en 2006, el promedio de libros leídos por año era de 2.6.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s