Lo que es parte del discurso sobre feminicidio y violencia contra la mujer

Márquez Chora Xareni

Las estadísticas y los informes sobre violencia contra la mujer y feminicidios son “los discursos que están en el origen de un cierto número de actos nuevos de palabras que los reanudan, los transforman o hablan de ellos” de forma permanente, sin importar  que se  formulen de maneras distintas.  En términos de Foucault se diría que estos  han fungido como una especie de comentario, pues sus resultados se citan una y otra vez en diferentes espacios, en algunas ocasiones con el propósito de promover la discusión argumentada y en otros con el objetivo de informar las primicias o de abonar a una recapitulación de los acontecimientos.

Por ejemplo, en enero de este año el Observatorio Ciudadano en contra de la Violencia de Género, Desaparición y Feminicidios en el Estado de México (Mexfem) informó sobre el registro de 263 posibles feminicidios cometidos en el Estado de México durante el año 2016. Esta información fue retomada por medios como El Universal, Milenio, Reforma, Sin Embargo, Aristegui Noticias, Proceso,  Noticias MVS, los cuales comentaron, interpretaron y repitieron los resultados obtenidos por la ONG.

Todos los medios mencionados destacaron los índices más altos de feminicidios y los municipios a los que corresponden dichos datos.El Universal presentó las estadísticas de los municipios con mayor índice de agresiones e hizo un resumen del informe. Sin Embargo mencionó el trabajo de Mexfem, Milenio, las condiciones de todo el estado, Noticias MVS tomó en cuenta las declaraciones de la coordinadora interinstitucional del Observatorio Ciudadano en Contra de la Violencia de Género, Desaparición y Feminicidio, Proceso tomó el estudio como un argumento para hablar de los resultados de las medidas contra la violencia de género en la entidad y Reforma lo retomó para hablar sobre la impunidad.

Si bien, esta es una práctica discursiva común entre los medios de comunicación , esto no quiere decir que todas las noticias o análisis presentados en los periódicos, revistas etcétera, tengan el mismo contenido y que la diferencia recaiga en la perspectiva bajo la cual se comenta. Al tomar una posición o al emplear un dato se deja de lado otro que se ubica en la amplia gama a disposición, misma que encierra todas las perspectivas acerca del tema.

La necesidad informativa, la ideología, la voluntad de verdad en curso, las sociedades del discurso, así como el interés por lo nuevo evitan el encuentro entre discursos, es por eso  “que  deben ser tratados como prácticas discontinuas que se cruzan, a veces se yuxtaponen, pero también se ignoran o se excluyen”.

Entonces se resuelve que es incorrecto intentar entender  la violencia contra la mujer y el feminicidio con un discurso histórico, en el cual se piensa  serán develadas todas las características del mismo. La propia historicidad del tema impide la concentración de éste en una unidad, pues los acontecimientos discursivos se regulan entre ellos mismos, es decir, la exclusión se ejecuta desde dentro.

En la Ley General de Acceso de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se define violencia contra la mujer como: cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público; en el mismo documento  se resolvió que  violencia feminicida es: la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de violación de sus derechos humanos, en los ámbitos públicos y privados, conformada por el conjunto de conductas misóginas que pueden conllevar impunidad social y del Estado y puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta de mujeres.

No obstante, ésta deja fuera las imprecisiones y los vacíos legales expuestos por Valeria Durán en la investigación Las muertas que no se ven: el limbo del feminicidio, en donde se señala que las Procuradurías y Fiscalías de México juzgaron como feminicidios 1 de 5 asesinatos dolosos a mujeres entre 2012 y 2016, además evidencia una de las estrategias con las cuales los agresores logran eludir las condenas por feminicidio: si estos confiesan haber experimentado celos o enojo de forma violenta e incontrolable, les reducen la condena 20 o 25 años.

La Ley General de Acceso de la Mujer a una Vida Libre de Violencia se cruza con la investigación, debido a las nociones legales y a los conceptos a los que ambas refieren, sin embargo, el segundo texto existe porque el primero ha excluido nociones que denuncia Durán.

Establecer una división tajante entre lo que incluye o no un discurso del mismo tema no supone un análisis temporal, sino uno de la ruptura de los discursos en donde se identifique cuáles son las perspectivas que se ignoran por no ser parte de la ideología o de la voluntad de verdad de quien produce el enunciado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s