Periodistas en exclusión

Por Karina López Gaona

La figura de la mujer periodista es un tema retomado principalmente por los investigadores con especialidad en la perspectiva de género. Hay diversos estudios que revelan cuál es el rol de la mujer en los medios de comunicación.

Uno de ellos fue “Mujeres periodistas: Cambio social y democratización de los medios en México” (2011). De manera genérica, se señala que la mujer se encuentra en un proceso de inclusión en los medios de comunicación y que ésta aún no logra tener injerencia en la formación de la opinión pública debido a su ausencia en cargos directivos y en los géneros opinativos. También, su principal labor en los medios es el reporteo y la redacción. Asimismo, las secciones que dominan son espectáculos y cultura.

A propósito del papel de la mujer como productora de contenidos en los medios de comunicación, el diario impreso Milenio lanzó esta semana su suplemento mensual “Todas” que se crea en mancuerna con INMUJERES desde el año 2007.

La fotografía de la portada del suplemento sugiere que se abordarían tópicos respecto al desenvolvimiento de la mujer periodista en los medios, pues aparece una mujer de aproximadamente 25 años y ésta se encuentra en un papel de dirección de cámaras; no obstante, de todos los artículos publicados, sólo dos se aproximan al quehacer de las periodistas y fueron creados por articulistas, los demás son escritos de estudiosas respecto al género y en materia legislativa.

Con base en lo anterior, como menciona Michel Foucault en El orden del discurso, en toda sociedad hay una condición común: la regulación de la producción, redistribución, selección y aparición de los discursos para dominar el acontecimiento azaroso, lo anterior basado en el principio del ordenamiento. En consecuencia, todo mensaje está regulado desde varios estratos de la sociedad en función de quién lo dice y en qué momento.

Los medios de comunicación son una sociedad discursiva en tanto que, en términos de Robert Ferguson en Los medios bajo sospecha, tienen poder –mas no omnipresencia – sólo en algunos aspectos como establecer prioridades, seleccionar la agenda y, en general, en la construcción narrativa social a través de su discurso.

Al tomar en cuenta lo dicho por Foucault, se puede ver que la sociedad de discurso mediática no ha otorgado una apertura a las féminas para incluirse en la misma; sin embargo, esta exclusión no puede catalogarse como total, a pesar de que las mujeres periodistas no ocupan un papel de poder en los medios en tanto toma de decisiones y de emitir su opinión, pero sí desempeñan otras labores.

Un ejemplo de lo anterior es que de los 140 cargos directivos a nivel nacional de los 18 principales diarios, sólo 16 están bajo el mando de las mujeres, según el Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015. Por otro lado, como ya se mencionó, las periodistas mayoritariamente se encuentran en cargos de redacción y reporteo.

En el ámbito radiofónico, de las 10 principales cadenas, sólo hay 9 mujeres en el cargo de decisión de un total de 31. En la televisión la mayoría de las titulares de noticiarios son mujeres como Denise Maerker, Ana Paula Ordorica, Paola Rojas, Karla Iberia, entre otras.

Es posible que las cifras y personajes citados refiere a que la inclusión de la mujer en los medios de comunicación puede ser una mera estrategia de negocio con fines económicos, de imagen y credibilidad. Por lo anterior, se ha afirmado que las féminas están dentro de una sociedad discursiva, pero de manera parcial, en donde tienen el privilegio de conocer la información, pero no siempre de opinar sobre ella o interferir en las políticas de comunicación de cierto medio.

Esto se relaciona con uno de los  procedimientos de exclusión enunciados por Foucault: el derecho privilegiado o exclusivo del sujeto que habla, el cual sugiere la oposición de razón y locura que da como resultado la descalificación del discurso del loco por la concepción que tienen del mismo.

En consecuencia, muchas periodistas no tienen autoridad discursiva porque no tienen una posición de poder debido a su condición genérica, incluso esto puede confirmase con las palabras de Carlos Marín, Director General Editorial de Milenio, quien en una entrevista para el suplemento mencionado afirma que las mujeres sí son inteligentes, pero que el problema de la disparidad entre hombres y mujeres en los medios deviene de la percepción de la profesión y de las decisiones de maternidad.

De esta manera, en términos de Foucault, muchas periodistas no forman parte del proceso de construcción social de la realidad de manera narrativa, pues sus discursos consisten en retomas del periodismo de rutina: reporteo y redacción. Por tanto, a la mayoría de ellas no se les puede considerar como autoras de contenidos mediáticos, ya que sus discursos –a pesar de que los firman– no son una unidad en donde se agrupan sus significaciones, por lo que no hay un foco de identidad.

 Por ende, el papel de gran parte de las periodistas en los medios de comunicación revela que son consideradas como personas no cualificadas para tomar la posición de enunciatarias.

Foucault, M (2013). El orden del discurso. México: Tusquets.

Ferguson, R (2009). Los medios bajo sospecha. México: Gedisa.

http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2011/08/10/mujeres-periodistas-cambio-social-y-democratizacion-de-los-medios-en-mexico/

Anuncios

Un comentario sobre “Periodistas en exclusión

  1. Comentario por: Jacqueline Ponce León

    Hola, Kari. Al leer tu entrada me percaté que lograste encontrar un buen enfoque de tu tema y lo mantuviste en todo el texto porque explicas con argumentos y sustentas con cifras, estadísticas y estudios realizados por medios de comunicación. Incluso, te aplaudo citar el año de publicación; sin embargo te recomendaría también poner el mes para tener una mayor precisión.
    En el segundo párrafo mencionas un estudio y lo explicas a groso modo, pero no dices por quien fue realizado, pero lo enlazas bastante bien con la siguiente idea. De nueva forma, nombras un suplemento mensual de Milenio, describes la portada y afirmas que solamente dos se aproximan al quehacer de las periodistas y fueron escritos por articulistas, haces un breve análisis del resto del contenido. Me hubiera gustado que analizaras un poco más el discurso que se maneja en ese ese suplemento, es decir, la manera en que abordan los temas.
    Metes una cita de Michel Foucault. ¡Bien! Supiste relacionar El orden del discurso con tu tema, luego metes a Ferguson y retomas a Foucault. Siento que te faltó un poquito hilar esas tres ideas para que tus párrafos tuvieran una continuidad, ya que el mencionar a Ferguson, me parece que se perdió un poco la idea de relacionarlo con el tema. Quizá, lo mejor hubiera sido mencionar primero a un autor y luego al otro.
    Después mencionas un buen de cifras, pero ¿qué podrías analizar a partir de esas cifras? Haces una afirmación aunque no marcas la diferencia si es información o simplemente tu opinión al respecto. Acertadamente, vuelves a retomar a Foucault y sustentas tus ideas con la declaración de Carlos Marín, director general editorial de Milenio y terminas con un juicio de valor que da un buen cierre a tu entrada.
    Disfruté leer tu entrada, pero te recomiendo leerla en voz alta después de escribirla, ya que hay repetición de algunas palabras hasta dos o tres veces en el mismo párrafo. De igual forma, intenta que tus párrafos contengan de cuatro a seis líneas, porque en algunos pones hasta dos líneas. Fuera de eso, me pareció un buen enfoque para tu tema.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s