Niveles discursivos, Teun A. van Dijk

Márquez Chora Xareni

De acuerdo con Teun A. van Dijk, para analizar un discurso se deben tomar en cuenta los tres niveles discursivos: uso del lenguaje, cognición e interacción. En las primeras planas de los números 14 480 y 14 481 del periódico El país, fechados el 27 y el 28 de febrero, se lee: Trump enarbola la economía como su gran baza en medio del caos; Morir de hambre en el Sahel huyendo de Boko Haram; Macri se enfrenta a paros y protestas en su regreso a Argentina; Bolivia aumenta la superficie para el cultivo legal de coca; Donald Trump: “tenemos que empezar a ganar guerras otra vez”; Cuba se acerca al primer Gobierno sin los Castro; El aborto que divide a Uruguay.

Todas las cabezas tienen un sentido de forma individual, sin embargo, este se legitima cuando se establece que los titulares son un elemento del sistema de comunicación El país, el cual lleva como su bandera la defensa de las libertades democráticas. Tomar en cuenta lo anterior supone una segunda lectura analítica en donde se empatan los criterios de la libertad de expresión, pensamiento, asociación, reunión, tránsito, empleo y religión con la selección de noticias que el diario decide redactar y presentar como parte de su contenido, así como el lenguaje que emplea el periódico para eso.

Entonces,  se sabe que la selección de información no fue arbitraria, ni tampoco lo fueron las palabras con las que se refieren a los acontecimientos, se puede determinar que Morir de hambre en el Sahel huyendo de Boko Haram responde al propósito de El País de amparar la libertad de tránsito, pero evidentemente, el diario se maneja conforme a las reglas del periodismo, pues privilegia el interés general, pero sobretodo apela a lo controversial, no sólo de la actualidad del tema de los refugiados, sino también de la hambruna.

Trump enarbola la economía como su gran baza en medio del caos, se ubica en la tapa de la edición 14 480, arriba de la nota acerca de los campamentos de refugiados en el desierto de Sahel. El nombre del presidente del Estados Unidos ha estado en los titulares de todos los números de El país, desde que el empresario tomó su cargo, sólo en una ocasión, el 23 de febrero, el ejecutivo no figuró en la primera plana, pero sí en la entra de la nota: Tillerson llega a México para rebajar la tensión con EE UU, anunciada en la tapa.

Es decir, más allá de que Donald Trum, sus declaraciones y sus políticas públicas representen para El país, una oportunidad para abonar en la atención a las libertades democráticas, su mandato es un efecto de agenda  que ningún  medio de comunicación periódico, independientemente de su línea editorial, ignora. Sin embargo, y como ya se dijo, El país es el sistema de comunicación, la unidad superior mediante la cual sus componentes adquieren sentido.

En la sección de opinión, publicada la misma fecha que las noticias citadas, se halla el artículo de opinión: Trum y el órdago al libre comercio, escrito por Federico Steinberg, quien hace un diagnóstico de las políticas económicas que el presidente norteamericano prometió llevar a cabo. Steinberg crítica las proyecciones de Trump, pues opina, las razones del ejecutivo son invalidas y darán como resultado “súbitos cambios en el sistema global”.

Otro artículo de opinión fechado el 28 de febrero, cuando en la primera plana se imprimió: Donald Trump:”Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez”, se advierte que “Nada está a salvo con el nuevo presidente. La Casa Blanca se le queda pequeña. Las reglas del juego le irritan. Y el mismo planeta no le gusta”.

Las voces a las que se les asigna una posición privilegiada dentro del sistema, se pronuncian por el  contenido que éste propone y lo re significan, por lo cual se modifica la cognición, en otras palabras, lo que el periódico le transmite al lector en estos caso no sólo es el ¿qué¿ ¿cómo? ¿cuándo? ¿en dónde? y ¿quién?,  si no  también, las creencias y la ideología del diario español.

Al mismo tiempo, la interacción entre los lectores y los productores del mensaje, entendiéndose estos como los reporteros, los articulistas, analistas y los accionarios de la empresa Prisa, se determina, pues cada uno se establece un rol social que depende del otro actor de la comunicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s