La RSE: más que un negocio

Por Viridiana Martínez

 

Conocer, pero sobre todo, entender nuevos conceptos puede llegar a ser complicado. La Responsabilidad Social Empresarial no termina de comprenderse en su totalidad, pues algunos consideran este tema como algo aburrido. Sin embargo, es más fácil de lo que parece, pues basta con mirar a los alrededores para conocer un poco más de esta nueva práctica en las empresas micro, medianas y macro.

El Centro Mexicano para la Filantropia (CEMEFI) define la RSE

“el compromiso consciente y congruente de cumplir integralmente con la finalidad de la empresa, tanto en lo interno como en lo externo, considerando las expectativas económicas, sociales y ambientales de todos sus participantes, demostrando respeto por la gente, los valores éticos, la comunidad y el medio ambiente, contribuyendo así a la construcción del bien común.”

Esto aún sigue siendo un poco complicado y para ello, nos regalan una explicación más detallada de las actividades que desarrolla una empresa socialmente responsable (ESR). CEMEFI explica que

“Aunque la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es inherente a la empresa, recientemente se ha convertido en una nueva forma de gestión y de hacer negocios, en la cual la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona y buscando la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad de las generaciones futuras. Es una visión de negocios que integra el respeto por las personas, los valores éticos, la comunidad y el medioambiente con la gestión misma de la empresa, independientemente de los productos o servicios que ésta ofrece, del sector al que pertenece, de su tamaño o nacionalidad.”

En pocas palabras, la RSE es una práctica empresarial interior y exterior que más que un negocio, es una forma de realizar acciones que beneficien a la sociedad, la economía y al medio ambiente. En el periódico Milenio, así como en sus otras plataformas (televisión, redes sociales, sitio web oficial, aplicación y radio) se manejan temas que seguramente ya están familiarizados con el público pero que desconocían su relación con el tema de la Responsabilidad Social.

Milenio no sólo publica contenidos de este tema que tengan que ver con la empresa, de hecho, es muy poca la difusión de sus prácticas socialmente responsables pero como buen medio de comunicación reconoce las acciones de otras instituciones tanto públicas como privadas.

Los temas propios de Milenio que se difunden son: “Milenio por el arte” y Milenio Foros. La sección “Responsabilidad Social” tiene la función de dar a conocer las prácticas de otras empresas, tal es el caso de esta semana del micro-negocio Agua Genius quien obtuvo el reconocimiento de ESR gracias a las acciones voluntarias que realizó en albergues, asilos y sitios donde las personas necesitan más ayuda de la que los establecimientos pueden ofrecer.

Pero como ya se había mencionado, la Responsabilidad Social no sólo son acciones voluntarias hacia las personas. El cuidado del medio ambiente es fundamental y el para esto también las Secretarías entran en juego al implementar reglas en la vialidad. Los programas de alcoholímentro, multas y verificación son algunos ejemplos de prácticas responsables que, si bien confiables por los factores externos como la corrupción, fueron creadas para el bienestar social.

Ahora, aquí comienza a existir un gran dilema: ¿los programas implementados por el gobierno son socialmente responsables? Definitivamente no porque cumplen con lo prometido aunque todo el tiempo usen la máscara que trata de ocultar las malas prácticas. La Responsabilidad Social se basa en demostrar con hechos que una práctica social realmente ayudó a las personas y al entorno mismo. Pero no todo lo que hace el gobierno es inútil, pues si bien no cumplen en su totalidad con el plan inicial, al menos algo debe salir más o menos bien. Tal es el ejemplo de la congestión vial. Milenio publicó un estudio creado por la empresa estadounidense Inrix sobre los países más congestionados y la Ciudad de México se encuentra posicionada en el lugar 14, contrario a lo que muchos creíamos.

Me parece que esto se debe a que el gobierno obliga a los capitalinos a verificar los coches dos veces al año y a partir de eso se coloca un holograma que va desde el doble cero hasta el dos. Si todos los automovilistas tuvieran la oportunidad de circular a diario, seguramente la posición en ese ranking entraría en los cinco primeros. Así que, ¡ánimo! No vivimos “tan mal”.

En fin, como se había mencionado en el inicio del post, basta con sólo mirar a nuestro alrededor y comprender que en México ya existen muchas prácticas socialmente responsables que pasamos por desapercibidas. Basta con abrir un periódico y comparar los contenidos relacionados al tema, porque ojo, no cualquiera habla de la RSE. Milenio, en cambio, ofrece suplementos educativos, culturales, deportivos y sociales que amplían el conocimiento del tema de RSE a los lectores. Vuelvo a insistir en que le den una oportunidad al medio para conocer este tema tan importante que afecta y beneficia a los ciudadanos sin darnos cuenta.  

Anuncios

Un comentario sobre “La RSE: más que un negocio

  1. No supe de qué era el análisis, después de leerlo pensé que era del tema, pero luego revisé la clasificación y noté que es del medio. En el texto se desarrolla la ambigüedad de la RSE, qué es, cómo opera y cómo debería de operar, desde ese tratamiento inicial es muy abrupta la entrada del medio (Milenio), de hecho pensando que era sobre la RSE te iba a preguntar ¿qué tenía que ver Milenio con eso? y como no lo explicitas, todavía no estoy segura, supongo que el periódico está adscrito a la Responsabilidad Social Empresarial y lo aplica a través de sus suplementos.
    Si esa era la premisa de tu análisis ¿por qué no dirigirte directamente a estos suplementos para estudiar su contenido, uso de lenguaje, construcción de significados etc?
    Además de las cuestiones relacionadas con el orden, encuentro que tomaste a Milenio como un pretexto para abordar la Responsabilidad Social Empresarial y la forma en la que las instituciones gubernamentales se aprovechan de ésta, pero también escribes cosas sin argumentar como la siguiente: “Me parece que esto se debe a que el gobierno obliga a los capitalinos a verificar los coches dos veces al año y a partir de eso se coloca un holograma que va desde el doble cero hasta el dos. Si todos los automovilistas tuvieran la oportunidad de circular a diario, seguramente la posición en ese ranking entraría en los cinco primeros. Así que, ¡ánimo! No vivimos “tan mal” “. Deberías revisar esto: https://www.nytimes.com/es/2017/02/15/el-hoy-no-circula-no-es-suficiente-para-combatir-la-contaminacion-en-ciudad-de-mexico-segun-un-estudio/

    Xareni Márquez Chora

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s