Lo “trans” como alteración del discurso social

Por Ana Añorve Vidal

La homosexualidad y bisexualidad han logrado ingresar de forma más convincente y natural en el entramado social, el cual comprende a los medios de comunicación, quienes han presentado contenidos que los incluyen de manera normalizada.

 El destape sobre la orientación sexual de artistas y figuras famosas hasta cierto punto ha dejado de ser un hecho escandaloso y calificado como “impúdico”, sino que ha logrado ser aceptado de manera general.

¿Qué es lo que sucede entonces con las personas transgénero, transexuales y travestis? Son conceptos que se han escapado de la ideología social, que de alguna forma, no tienen cabida en los cánones preestablecidos de aquello que se concibe como femenino y masculino, a diferencia de lo que sucede con la orientación sexual y lo “gay”. Hay una imagen reproducida de que justo, los trans son otros, no encajan ni coinciden con ninguna de estas categorías por lo cual, entran en un limbo, en el de la indeterminación.

No son hombres, pero tampoco son mujeres; se les percibe como “indefinidos” a pesar de que los mismos hallan puntualizado cuál es su propia identidad e incluso su orientación sexual (se les suele vincular a ambas erróneamente), ya que en la sociedad, lo biológico y sexual determina de manera directa las conductas y pautas de comportamiento de los individuos, es decir, los genitales ordenan sobre los sujetos: se es mujer por tener un aparato reproductor femenino, por lo cual, se debe actuar como tal y usar vestidos, tener gusto por el color rosa, ser más sensible, y demás sarta de convenciones culturales.

En este marco, es conveniente hablar de los medios y su papel en la manera en cómo se representa a la población trans, ya que los miembros de ésta se ven afectados por la persistente confusión pero sobre todo incomprensión que hay respecto al tema de la identidad de género, lo cual termina en rechazo y discriminación.

De acuerdo con el analista de medios Robert Ferguson, “las posturas ideológicas y los valores sociales están integrados en el entretenimiento popular”, esto es, en los textos mediáticos se ve reflejado el discurso ideológico dominante a través del cual se guía la sociedad (un discurso en el cual tanto los medios influyen en la sociedad como la sociedad en los medios de manera proporcional).

No obstante, no se trata de algo predeterminado ni definitivo, sino que los significados (dentro del discurso) se negocian en el seno social, es decir, pueden variar de acuerdo a la gama de situaciones y contextos posibles, puesto que la ideología (o reserva discursiva en términos de Ferguson) es un conjunto de posibilidades de construcción de significado en constante cambio y evolución, o sea, es el repertorio al cual recurren individuos o grupos para significar su mundo.

Cabe señalar que los mensajes mediáticos dan cuenta de una realidad que existe fuera de ellos, por lo cual es importante la representación que se hace de la misma, porque así como el significado es sensible al contexto (que depende tanto de la situación donde es decodificado como del sujeto que lo interpreta), también puede entenderse desde incuestionable hasta susceptible a ser discutido.

De este modo, menciona Ferguson “La importancia de los discursos identificados (y hay que recordar que los discursos son maneras sistemáticamente organizadas de hablar o de significar) es que poseen la capacidad de alentar determinada lectura o ciertas posibilidades de lectura en cierto lector.” O sea, que puede existir una forma en que los medios se orienten las representaciones hacia determinada manera de denotación y/o connotación.

En cuanto a la comunidad trans representada en los medios, el asunto se circunscribe al proceso de significación susceptible a ser discutido en tanto a que es incierto. Es posible aludir a la cinta La chica danesa (2015) para ejemplificar este punto, puesto que a pesar de que el tema de lo transgénero y la transexualidad atraviesan el argumento de la película, en la historia se exponen las adversidades a las cuales se tuvo que enfrentar la protagonista internamente, pero también a las dificultades de su entorno y época (que incluso no desembocan en aceptación social), dado a que se le veía como un trastorno psiquiátrico.

En ese aspecto, el concepto de transgénero no es algo incuestionable o definido a la hora de significarlo, puesto que implica una multiplicidad de interpretaciones, sobre todo por el momento histórico en el que se sitúa el filme ya que se sale de los preceptos de lo “normal” y no está legitimado por lo demás (asumido como natural). Asimismo, en la serie estadounidense Orange is the new black, es controvertida en un momento la estancia de Sophia Burset (Laverne Cox) en la prisión femenil, al ser una mujer transgénero, por lo cual, sufre de abusos tanto por parte de las prisioneras como de las autoridades carcelarias.

Lo que retratan las tramas de estos textos mediáticos es cómo la diferencia causa conflicto en aquellos individuos que no alcanzan a comprender la complejidad de la diversidad, lo cual no da cuenta de un inherente odio o desprecio de la otredad, sino que se refiere a un asunto que por cuestiones históricas, culturales y religiosas no se ha logrado insertar del todo en la ideología (reserva discursiva) social, o si se le ha hecho, se le ha incluido con un carácter hostil, repulsivo e inmoral.

En ese sentido, habría que cuestionar si efectivamente ha existido un cambio, una negociación en el discurso ideológico colectivo sobre lo trans; que si por lo menos se han sacudido las construcciones de significado respecto al género y su versatilidad en la sociedad, o permanecen cual preceptos ortodoxos. Las respuestas pueden ser un tanto ambiguas y equívocas, sin embargo la inclusión de esta comunidad en los textos mediáticos aunque parece orientarse más hacia un interés comercial, puede constituir un acto sustancial para el reconocimiento y legitimación social de lo trans.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s