La resignificación del periodismo deportivo ejercido por una mujer

Por Karina López Gaona

El pensador Robert Ferguson aborda el tema de la ideología en su libro Los medios bajo sospecha, para él lo que no significa dicho concepto es un conjunto de creencias de cierta persona o sociedad, él se decanta por el término reserva discursiva, a ésta “recurren individuos o grupos según un complejo y cambiante conjunto de posibilidades, en cualquier situación de construcción de significado” (Ferguson, pág. 27, 2009).

Esto quiere decir que la ideología es un proceso en el que se da sentido a un entorno, situación social o identidad, aquí se brinda un repertorio de posibilidades para  construir significados a partir de una gama de situaciones y contextos. “La manera en que yo <<construyo significado>> en determinadas situaciones no siempre es cómoda. Puedo tener que negociar…” (Ferguson, 2009, pág. 28).

Estas construcciones de significado a pesar de que su génesis es individual, tienen dimensión social; por ello, la reserva discursiva es socialmente adquirida y sostenida. Uno de los modos generales de acción ideológica que menciona Ferguson es la naturalización, derivada del ramal de la cosificación.

Este modo implica borrar la connotación de algo para hacerlo pasar como  denotado. Es decir, que la realidad material expresa significantes y de ahí surge un proceso de significación  procedente de convenciones sociales, o bien se trata de una resignificación de lo denotado y se legitima.

Un ejemplo de este plano ideológico es la representación de la mujer periodista de deportes en México. En el portal electrónico Animal político se publicó el artículo “Encuérense o mejor cocinen: insultos contra los que luchan conductoras y periodistas deportivas”. En este texto, se menciona el acoso del que son víctimas algunas periodistas deportivas a través de comentarios en Twitter,  en los que se les insulta porque los televidentes consideran que ellas no son aptas para hablar de deportes y se les objetiviza sexualmente.

A partir de los datos proporcionados por el contenido de Animal Político, la denotación de la materialidad se expresa en que las implicadas son periodistas o conductoras de deportes que ejercen su profesión, éstas llamadas Marion Reimers, Jimena Sánchez y Verónica Rodríguez.

Estas mujeres gustan de vestir prendas ajustadas como vestidos entallados, shorts o blusas escotadas. Asimismo, al ser figuras públicas, se interesan por su aspecto físico y tratan de mantener su cuerpo en forma. En el margen de la denotación, también emiten información y en ocasiones opiniones acerca del ejercicio del deporte en general.

Después, como mecanismo de construcción de significado, comienza el proceso de resignificación de lo denotado, o bien connotación en donde el significado y significante convenidos adquieren otro significado por convención social.

A partir de la denotación de las periodistas y conductoras deportivas mencionadas, se deriva una resignificación de su labor expresada a partir de comentarios en Twitter, en los que tener un cuerpo torneado y vestir prendas ceñidas o escotes es sinónimo de un “lindo outfit para putear”, de un deseo para que “se encueren”, o ser una “maldita prostituta”, etcétera.

Esta resignificación de la apariencia física y modo de vestir de las periodistas y conductoras es trasladada como causante de la descalificación de estas mujeres para ejercer esta profesión que es catalogada como un quehacer exclusivo varonil.

Por tanto, el modo de naturalización de la construcción simbólica se detecta en dos ejes. El primero es que el ser atractiva físicamente y ser mujer no da derecho a inmiscuirse en el ámbito deportivo; el segundo, es que el periodismo deportivo está arraigado a un grupo de hombres que su misma condición genérica les da derecho a hablar sobre eso, quizá porque la mayoría de los deportes que se abordan en el periodismo son ejecutados por varones.

Esta dinámica desemboca en la legitimización de este discurso por las audiencias, es decir  se vuelve una resignificación común. En este caso, la inclusión de las mujeres en los programas deportivos de televisión se puede tomar como un intento de ruptura de esta dinámica.

Ciertos grupos sociales, en específico la audiencia de cadenas televisivas especializadas en deportes como Fox Sports o ESPN, tienen una reserva discursiva en la que representan a la periodista o conductora deportiva como un objeto que provoca placer y como seres que no pueden abordar temas deportivos por ser ininteligibles para ellas.

Este discurso de legitimación es argumentado por la imagen per se de las estas mujeres, en donde el hecho es que una mujer atractiva no puede ser periodista de deporte, sino una “puta”. Cabe mencionar que la construcción simbólica no es total, sino que la vertiente que retomó Animal político es sólo una posibilidad de connotación consensuada por ciertos grupos y existen otros que rechazan esta manera de representación, un ejemplo son las mismas periodistas y conductoras, así como la ONG Versus, creada por ellas para tratar de revertir la discriminación que sufren en su profesión.

http://www.animalpolitico.com/2017/02/deportivas-mujeres-versus-insultos/

Ferguson, R (2009). Los medios bajo sospecha. Ideología y poder en los medios de comunicación. México: Gedisa.

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “La resignificación del periodismo deportivo ejercido por una mujer

  1. Comentario por: Jacqueline Ponce León.

    Hola, Kari. Me parece bastante interesante el enfoque que le estás dando a tu tema. La semana pasada leí tu entrada anterior y me percaté que te inclinas hacia el papel que tienen las mujeres periodistas y lo mantienes a lo largo de tu texto. Es un buen enfoque porque lo puedes abordar desde distintas vertientes, ya que es curioso ver que en las aulas hay muchas mujeres que estudian periodismo o comunicación, pero en el ámbito laboral, la mayoría son hombres. ¿Qué pasa con esas mujeres que egresan? ¿Terminan trabajando en otra cosa que no es su profesión?

    Sin embargo, tengo la impresión de que tu párrafo fuerte está situado casi hasta el final de tu entrada. Para mí, ese párrafo es donde describes la manera en que se visten esas periodistas, luego podrían ser las frases que encontraste en el artículo publicado por Animal Político y ya después entrar en materia con tu análisis.

    Tienes elementos a favor en tu entrada. Sí, utilizas la jerga discursiva. ¡Bien por eso! Pero me da la impresión que quisiste usar conceptos especializados para hacer tu análisis, lo cual no me parece mal; sin embargo, en mi opinión, le faltó un poco más de profundidad a tu análisis. Quizá hubiera estado bien ejemplificar un poco más.

    No considero tan necesario citar. Tal vez poner la idea y mencionar al autor sea una buena opción. Eso sí, si citas, cuida mucho el uso de las comillas. De igual forma, cuida la extensión de tus párrafos y que no se te vayan los dedazos. En algunas partes de tu entrada me percaté que hacen falta algunas comas y puntos. Quizá, la mayor parte que por ahora debes corregir es ejemplificar en tu análisis y pulir más tu texto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s