Pemex, fuera de la agenda de la prensa mexicana

Por Raúl Parra

La teoría del establecimiento de la agenda (agenda-setting, en inglés) fue postulada por Maxwell McCombs y Donald Shaw en 1972, con la publicación de su célebre artículo «The agenda-setting function of mass media” en la revista Public Opinion Quarterly, a partir de un estudio que habían llevado a cabo cuatro años antes en Chapel Hill, en el que compararon los temas que los votantes consideraban más importantes durante una campaña electoral con la cobertura que hicieron los medios de comunicación masiva. Éste concluyó que los juicios de los encuestados parecían reflejar la composición de lo que los medios definían como importante[1].

La teoría del establecimiento de la agenda le “asigna un papel central a los medios informativos a la hora de dar inicio al repertorio de la agenda pública”[2] y, debido a ello, la información que éstos suministran es fundamental para la construcción de las imágenes de la realidad.

Fundamentalmente, esta teoría postula que “la agenda mediática establece la agenda del público. Se afirma un fuerte efecto causal de la comunicación de masas sobre el público: la transferencia de la relevancia desde la agenda mediática hasta la agenda del público”[3]. Y, por tanto, señala que “los medios informativos pueden establecer la agenda del debate y del pensamiento públicos”[4].

Ahora bien, resulta interesante descubrir que, después de analizar las portadas de 11 diarios nacionales, de información general y prensa económica ( El Universal, El Economista, El Financiero, Excélsior, Milenio, Reforma, El Sol de México, La Jornada, La Razón, Basta! y Miled) durante la semana del 6 al 12 de marzo , la principal empresa productiva del Estado mexicano ―Pemex― tan sólo apareció en cinco ocasiones en la primera plana. Por ello, es posible afirmar que en la actualidad Pemex no forma parte de la agenda mediática, o más específicamente, que ocupa un lugar insignificante en ella.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las políticas de Trump y el muro fronterizo, así como la disputa entre el gobierno federal y el de la Ciudad de México en torno a la Constitución recién promulgada han avasallado la agenda de los medios impresos en nuestro país.

Pero entre los que sí tomaron en cuenta las acciones de la ex paraestatal para encabezar sus informaciones destaca la prensa económica, debido a su especialización. El Economista lidera esta breve lista, pues el lunes 7 de marzo le dedicó su ‘nota de ocho’, “Hoy lanzan segundo farmout de Pemex” y al día siguiente incluyó un breve llamado en el costado izquierdo “Pemex va por socio en aguas someras en partes iguales”. Le sigue El Financiero, con una pequeña nota del 10 de marzo: ; Milenio, con un pequeño cintillo en la parte inferior de su número 6275, correspondiente al 6 de marzo: “En 2017 Pemex abrirá ‘más’ gasolineras en EU”, y por último Reforma, que también se destaca porque en su edición del 9 de marzo también le dedicó ‘la de ocho’:“Ocultan en Pemex a mandos corruptos”.

Para llenar los vacíos de Pemex que quedaron en las primeras planas de los diarios capitalinos es necesario ir a las páginas interiores y a los medios de otros estados de la República, además de los portales digitales porque, contrariamente a lo que podría insinuar la agenda mediática, en la actualidad Pemex sí es un tema importante.

Apenas unos días después de haber firmado su primer contrato por farmout (asociación), Pemex lanzó el lunes 6 de diciembre su segunda convocatoria para una operación conjunta de exploración y extracción de hidrocarburos en aguas someras del área Ayín-Xulum. Como ya se dijo, El Economista fue el único diario nacional que tomó en cuenta esta noticia y la incluyó en su primera plana. Para el resto de la prensa escrita el hecho pasó inadvertido. En sus sitios de Internet, la difundieron el propio Economista, Expansión, Milenio  y El Informador , de Guadalajara.

Por su parte, el que sigue destacando por su seguimiento a Pemex es el Grupo Reforma, pues ―además de la ‘nota de ocho’ del periódico que ya se mencionó― esta semana su agencia de noticias difundió dos cables relativos a la empresa productiva del Estado que fueron replicados por medios de diversas latitudes del país. El primero versa sobre la pérdida de empleos que ha ocasionado la debacle energética en el país, la cual ha cobrado 150 mil puestos de trabajo en los estados de Tabasco, Campeche y Veracruz, y fue publicado, además de por El Norte ―diario del grupo en Monterrey―, por El Vigía de Ensenada y el portal Xeu de Veracruz. El segundo fue sobre la corrupción en el sector petrolero, en el que se hizo eco de las declaraciones de legisladores de la oposición, como el senador panista Francisco Búrquez, quien instó a “dejar morir a Pemex” e “impulsar la inversión privada para salvar a esa región [el sureste] del país”. Fue replicado por los diarios Zócalo , de Coahuila y am , de León.

En cuanto a las entidades federativas, quien se destacó por su cobertura informativa de Pemex fue Puebla, el estado donde se lleva a cabo el mayor robo de combustible del país. A través de sus diarios Cambio y Puntual, denunció casos de supuesta corrupción cometidos por funcionarios de la empresa.

PemexPuebla.jpg

En su versión impresa, Cambio acusó a Pemex de encubrir y ser cómplice del robo al reportar, según sus conteos, únicamente el 50% de las tomas clandestinas detectadas en el estado (880 de 1,553). Pero desde la sección de opinión de su portal fue más severo y, vía Arturo Rueda, aseguró que “desde la cúpula de Pemex se organiza el Saqueo” y calificó a sus directivos y sindicalistas de “auténticos capos”. El diario poblano también advirtió a la ex paraestatal ante la llegada de British Petroleum a México el pasado 9 de marzo y su intención de abrir 1,500 gasolineras en los próximo años: ¡Tiembla Pemex!

Diario Puntual, un periódico gratuito de Puebla, publicó un reportaje firmado por la reconocida periodista Ana Lilia Pérez  , en el que denuncia que funcionarios de Pemex incurrieron en corrupción al firmar convenios con cuatro instituciones educativas ―Instituto Politécnico Nacional (IPN), las universidades autónomas de Sinaloa (UAS) y Tamaulipas (UAT) y el Instituto Tecnológico Superior de Villa La Venta (ITSLV) para remediar la contaminación ocasionada por la petrolera, pero ninguna de ellas estaba autorizada por autoridades medioambientales, por lo cual no se solucionó el problema.

Por último, Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), organización presidida por Claudio X. González sigue con su seguimiento incisivo de la ex paraestatal. El 9 de marzo retomó una investigación elaborada por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) para denunciar que Pemex había recibido sobornos por el equivalente a 9 millones de pesos a cambio de información sobre licitaciones y contratos. Esto se suma al escándalo de Odebrecht, que ya habían publicado el mes anterior. Proceso, Huffington Post, El Economista y Ángulo 7 retomaron la información de MCCI.

Aquí puedes ver: El tráfico de información que permitió a Key Energy obtener contratos millonarios de Pemex

Esto puede dar pie a dos hipótesis preliminares. En primer lugar, como ya se explicó, si bien Pemex no forma parte de la agenda mediática de México, sí forma parte de la agenda del Grupo Reforma, el cual, como ya se había mencionado en entradas anteriores, mediante su periódico capitalino y su agencia de noticias ha realizado una cobertura puntual de las controversias que se han suscitado en torno a la empresa.

En segundo, tal como lo señala la teoría del establecimiento de la agenda, el hecho de que Pemex esté ausente de los medios, puede redundar en que la población mexicana considere que por el momento no es un tema relevante. Pero como para corroborar esa aseveración tendría que hacerse un sondeo que excede las posibilidades de este análisis, no se ahondará en ella.

Asimismo, es importante mencionar que un segundo nivel de la teoría del establecimiento de la agenda se refiere a que ésta no sólo fija los objetos más importantes, sino también sus atributos. Por tanto, con base en la cobertura mediática de Pemex, podría argüirse que la empresa es “opaca”, “corrupta” e “ineficaz”, y debido a ello, necesita de la inversión extranjera para salir a flote.

elaboracionpropiacoi10
Infografía de los escándalos recientes de Pemex. Fuente: El Financiero.

Referencias

[1] McCombs, Maxwell y Donald Shaw, «The agenda-setting function of mass media», en Public Opinion Quarterly, 36, 1972, p. 184.

[2] McCombs, Maxwell, Estableciendo la agenda. El impacto de los medios en la opinión pública y en el conocimiento, Barcelona: Paidós, p.31.

[3] Ibid., p.29

[4] Ibid., p.26

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s