9/11, lo que cambió del terrorismo

Por Eduardo Chamorro

“Tal vez podemos hablar del 11 de septiembre como del primer evento que es inmediatamente inscrito en la historia mundial en sentido estricto: el impacto, la explosión, el lento colapso de las torres; todo aquello que ocurrió de manera absolutamente irreal y sin embargo no fue una fabricación de Hollywood sino más bien la implacable realidad […]”, expresó el filósofo y sociólogo Jürgen Habermas durante una entrevista en Nueva York en diciembre de 2001.

Al Qaeda es quizá hoy la red terrorista más amplia del mundo con presencia en Europa, Asia Central, el Magreb, el Sahel, la Península arábiga y Estados Unidos. El 11 de septiembre de 2001 Al Qaeda se hizo visible y pasó a ser la mayor amenaza del terrorismo internacional, a mi entender conviene primero analizar el panorama de lo ocurrido aquella fecha para así pasar en las siguientes semanas al tratamiento mediático y propagandístico derivado de lo acontecido.

En primer lugar, considero que la vulnerabilidad de Estados Unidos se vio reflejada en los atentados terroristas del 11 de septiembre los cuales se dieron en los edificios del World Trade Center (WTC), que incluía las emblemáticas Torres Gemelas; además de los graves daños causados en el edificio del Pentágono. En segundo lugar, importa subrayar que los hechos de aquel 9/11 no fueron los primeros, pero sí replantearon el escenario terrorista conocido hasta ese momento, desde lo más simple –como la falta de una definición, que se ya se trató anteriormente– hasta las acciones emanadas de lo que pasaría a llamarse “guerra contra el terrorismo”.

Para el profesor emérito Bichara Khader, el ataque contra las Torres Gemelas estaba cargado de simbolismo:

“El atentado del 11 de septiembre tendría un triple objetivo: humillar a Estados Unidos después de la victoria conseguida sobre los soviéticos en Afganistán, construir un muro de odio entre occidentales y musulmanes y derrocar los regímenes musulmanes financiados por Occidente, eventualmente para recoger el poder como fruto maduro”.

Como señala la abogada Tania Rodríguez: “Los atentados del 11 de septiembre obligaron a Al Qaeda a modificar su composición interna y funcionamiento, una vez visible a nivel global”.

Aquel martes 11, en el Aeropuerto Internacional Logan de Boston despegaron los vuelos 11 de American Airlines y 175 de United Airlines; en el Aeropuerto Internacional Dulles de Washington lo hizo el 77 de American Airlines; y del Internacional Liberty de Newark New Jersey el vuelo 93 de United. Ninguno llegó a sus destinos originales: el vuelo 11 se estrelló contra la torre norte del WTC; el 175 lo hizo en la torre sur; el tercero (77) lo hizo contra la pared oeste del Pentágono; finalmente, el vuelo 93 cayó en un campo en Pennsylvania, probablemente tenía por objetivos la Casa Blanco o el Capitolio.

Los atentados exhibieron la manifestación terrorista más grande hasta entonces, no solamente por las pérdidas humanas, sino también por haber definido blancos claves del pueblo estadounidense: el WTC representaba la capital económica, mientras que el Pentágono el lugar estratégico militar; con esto, son cada vez más los supuestos en torno a que el último avión estaba dirigido al poder político.

De acuerdo con el lingüista y filósofo Noam Chomsky, el 11 de septiembre se trató de un evento histórico por haber generado un cambio en el momento, puesto que no en todos los casos de puede hablar de consecuencias en el mismo instante en que ocurren. Para Chomsky: “El cambio fue la dirección hacia la que apuntaba. Eso es nuevo. Radicalmente nuevo”.

Por otra parte, con lo acontecido la historia de Al Qaeda tiene un antes y después del 9/11. La organización terrorista liderada por Osama bin Laden logró golpear y provocar un impacto a nivel internacional: un replanteamiento en donde los medios de comunicación e información tuvieron un rol considerable y del que obliga discutir más adelante.

Referencias

Barrañon, I. (2015). Seguridad nacional y terrorismo internacional después del 9/11. Tesis de licenciatura. Universidad Nacional Autónoma de México.

Derrida, Jacques y Habermas. Le “concept” du 11 septembre. Dialogues à New York (octubre-décembre 2001) avec Giovanna Borradori, trad. Christian Bouchindhomme y Sylvette Gleize. Paris: Galilée, p. 57.

Herrero, F. (1997). El cambio creativo en los medios de comunicación de los grupos terroristas. Tesis de grado de licenciatura. Universidad de Valladolid. Consultada el 27 de febrero de 2017 de https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/18138/1/TFG-N.462.pdf

Khader, B (2010), El mundo árabe explicado a Europa. Barcelona: Icaria.

Rodríguez, T. (2012). El terrorismo y nuevas formas de terrorismo. Espacios Públicos, enero-abril, 72-95. Consultado el 5 de marzo de 2017 de http://www.redalyc.org/pdf/676/67622579005.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s