UNDERGRAUND VS. MAINSTREAM.

Por Eric Ramírez. 

LA cultura Mainstream como diría Fréderic Martel, es la cultura para todos, una cultura que todos entiendan, vean y disfruten. Estados Unidos fue la cuna de este tipo de cultura y a lo largo de años, diferentes capitales mundiales han intentado copiar esta fórmula. Algunos con más éxito que otros, pero siempre a la deriva de que algo pase para ir de lo desconocido a lo conocido. No importa el medio, todos quieren darse a conocer de algún modo.

Jot Down es una muestra de cómo puede la cultura undergraund darse a conocer y pasar a lo Mainstream. En la revista española, siempre habrá temas fuera de la agenda de los demás medios (en la mayoría de veces): reportajes entrevistas, ensayos, críticas y reseñas.

Las veces que la revista de Madrid llega a tocar un tema de agenda, lo hace a destiempo, con una explicación profunda o a veces con un análisis como en el caso tardío de Donald Trump (Aquí ). Hay que destacar la seriedad con que toman temas políticos de interés general, pues lo hacen contextualizando, dando un contexto. Parecería incluso una biografía literaria de los hechos.

En el caso de Rumania (Aquí), a pesar de lo tardío que fue publicar el tema, lo hicieron y de forma muy histórica. La narrativa parecía como una ficción mientras los datos duros acompañaban la trama para darle al lector un veredicto de la historia de Rumania. No hace siquiera falta de publicar cientos de entradas con lo mismo, basta con una en profundidad para que entiendan.

Lo poco conocido es la agenda de Jot Down, y no lo hacen para sentirse diferentes, sino para hacer del conocimiento un modo de vida. Mil y un veces se ha repetido que los creadores de la revista dicen que el público elige los contenidos. No es cierto. Esta publicación los elije y a través del discuros hace que al lector le agrade. Lo seduce. Y crea un estilo de vida a seguir en el que, de forma muy burda, “haya algo diferente que decir.”.

Port supuesto que hay temas en las diferentes agendas, no sólo políticos, también de cultura, arte, deportes, ciencia, literatura, etcétera. Pero los temas ya conocidos no los tocan a menos que sea en profundidad y con una crítica incluida en la entrada. Por eso Donald Trump tardó en llegar. Por eso Rumania, siendo de suma importancia en el contexto europeo (cercano a ellos), llegó al final. Jot Down busca tener temas Undergraund y transformarlos en mainstream.

Incluso, un resultado “histórico” como la voltereta del Barcelona al Paris Saint-Germain (PSG), ni si quiera ha estado cerca de publicarse. Porque es conocido y los comentaristas ya lo vieron por mil lados sin encontrar algo diferente a lo que ya se vio. En su lugar, es publicada una crónica excelsa de la batalla de entre Chavéz vs. Meldrick (Aquí ). Una pelea de box que entra en el contexto de lo que acaba de hacer el Barcelona, pero que se centra en otra época y otro deporte.

La revista ha formulado una idea de lo que es atraer gente a lo que está escondido, a lo que no se puede ver o lo que parece lejano. Fréderic Martel dice que todo se puede vender. Es cierto, todo se puede vender, pero para eso la manera en que lo hagas es la clave. Incluso, nunca había notado que el portal sólo tiene publicidad cultural.

El autor de Cultura Mainstream, en los capítulos finales, argumenta cómo es que las capitales del mundo han copiado el modelo estadounidense para crear cultura. Tal es el caso de Bollywood en la India. En el cual, a pesar de los problemas sociales, es un lugar en el que grandes culturas de medio oriente se concentran o transitan.

Lo mismo pasa con Madrid, es una capital del mundo. Por ello tienen un periódico como El País, que por años ha sido reconocido como uno de los mejores periódicos en español. Uno de los más influyentes y de los más vendidos.

Tal vez es por eso que la revista tarda en tocar temas importantes. Tal vez es la manera de sacar de la realidad a los lectores y llevarlos a otra diferente. O tal vez simplemente los usuarios elijen que no está bien hablar de lo que todos hablan y su agenda la modifican a los Undergraund.

 

Nota del final: cómo le dices a un adolescente que tiene baja autoestima y por eso pública toda su vida en redes sociales. No lo haces, sacas un artículo con el `problema de autoestima’ y después uno donde expliques con la misma narrativa y estructura, porque hay una generación perdida. Jot Down repitió la formula esta semana. Era un apunte importante que no podía dejar pasar.

Anuncios

2 comentarios sobre “UNDERGRAUND VS. MAINSTREAM.

  1. Comentario por: Jacqueline Ponce León.

    Eric, me parece que tu entrada funciona como una especie de columna, ya que encuentro demasiados juicios de valor a lo largo de tu texto. En muchas ocasiones lanzas premisas de lo que podría ser una buena línea de análisis, pero no profundizas, no ejemplificas y terminas dando tu opinión al respecto.

    Encontré muchísimos errores de dedo. Entiendo que muchas veces andamos presionados con nuestras labores, pero te recomendaría tomarte un poco de tiempo para leer tu entrada después de que la termines y revisar tu ortografía. Un error garrafal es usar una palabra en inglés y no saber cómo se escribe. Si tienes dudas sobre la ortografía, consulta un diccionario. El término correcto es underground con “o”, no undergraund con “a”. ¿Cómo elegir una palabra y titular tu texto con una falta de ortografía? Le quita mucha seriedad a tu entrada desde el inicio.

    Percibo falta de jerarquización de la información que manejas. Entras directo a la teoría, pero no contextualizas de qué vas a hablar. Quizá, hubiera sido mejor empezar con un párrafo llamativo donde hables de tu medio, algo similar a lo que hiciste en el segundo párrafo de tu entrada.
    Recuerda que los párrafos periodísticos deben tener de cuatro a seis líneas, ya que encuentro párrafos con tres renglones. Intenta alinear el texto de tu entrada para darle una mejor presentación.

    Me gusta

  2. Eric, me parece que abres una veta de análisis muy importante en la forma en que relacionas los postulados que el sociólogo francés enuncia en su obra Cultura mainstream con la política de comunicación de Jotdown. He seguido la revista española desde hace un buen tiempo y sí había notado cómo, a pesar de manejar una línea aparentemente “alternativa”, en realidad termina siendo muy mainstream. Yo destacaría su calidad literaria y narrativa, y aunque algunas veces evaden abordar temas que forman parte de la agenda mediática, o lo hace de manera tardía, como en este caso con Trump, generalmente terminan cediendo ante la presión de los hechos de actualidad, como el Mundial de futbol.

    Más que “underground”, yo diría que Jotdown pretende ser “alternativo”. Sin embargo, me parece que te quedaste en una mirada muy superficial, no analizaste a profundidad. La incorporación de Martel fue muy escueta, te faltó vincularlo más. Creo que podrías utilizar otros conceptos que aporta, como el de la descentralización de las grandes compañías mediáticas, porque parece que ahora tiene una asociación con El País, periódico que curiosamente también mencionas en tu análisis, pero sin exhibir su relación. Y no hay que olvidar que El País es parte del Grupo Prisa, un consorcio mediático español descomunal que tiene radio, prensa, televisión y editoriales. Así que se podría hipotetizar que, al igual que las grandes majors de Hollywood, Jotdown es la rama “independiente” de Prisa.

    Escrito por Raúl Parra.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s