Valores dominantes: tolerancia y respeto

Por Karina López Gaona

En Los medios bajo sospecha, Robert Ferguson dice que la identidad no es presentada por los medios de comunicación de forma obvia: “Estas cuestiones se estructuran, se re-presentan, se reciclan y se ordenan de acuerdo con un conjunto cambiante de criterios” (Ferguson, 2004, pág. 204), en donde los interlocutores intervienen en su construcción y transformación.

Uno de los puntos esenciales, dice Ferguson, es que los medios de comunicación tienen que ser los proveedores generalizados y omnipresentes de una identidad (sugerida); por lo que se trata de una práctica de comercialización, es decir, una oferta de identidades que opera desde la estructuración narrativa

Para el autor, la manera de ubicar la identidad -que es cambiante- se establece respecto a la diferenciación del otro, de manera positiva o negativa, mediante un mecanismo de oposiciones binarias a partir del concepto de diferencia. Asimismo, se señalan algunos tipos de alteridad que funcionan bajo un esquema de negociación de significación, como la metafórica donde se enaltecen las cualidades humanas, el ejemplo más común son los héroes; y la de lo exótico que refiere a aquello que se ignora.

Ferguson sugiere que la identidad permea todos los aspectos de la vida, uno de ellos es el consumo, sin olvidar que todas las prácticas sociales están influidas por corrientes ideológicas de instituciones como el Estado, la Iglesia, la familia, entre otras.

Ferguson dice que “la identidad crece y se desarrolla en relación con una variedad dinámica de factores sociales, económicos, étnicos, nacionales y religiosos” (Ferguson, 2004, pág. 205), se entiende como la manifestación de conductas y de formas de relacionarse con el mundo.

Para entender el rol de la identidad en el medio Pictoline, se puede decir que la plataforma está enfocada hacia el derecho de su audiencia a saber y conocer sobre ciertas temáticas del quehacer político, mismas que muchas veces no son inteligibles para cualquiera, o bien, se brinda una manera más fácil y rápida de informarse, lo anterior ceñido por valores como la tolerancia, el respeto y la unidad; dichos conceptos son el hilo rector de los discursos que emite.

Esta dinámica de querer saber y conocer lo que sucede en el entorno parte de asuntos de agenda que se viralizan, por lo que en las redes sociodigitales circulan comentarios, memes, videos y otros contenidos que refieren a cierto suceso; sin embargo, hay ocasiones en que no se tiene la certeza de lo que pasa –muchas veces debido a su descontextualización- y es ahí cuando Pictoline entra en una dinámica de “iluminación del saber”, al ofertar una infografía que explica el hecho en cuestión a través de ilustraciones o caricaturas que se acompañan con pequeños discursos escritos.

Lo anterior, se ubica como la primera conducta que interviene en el establecimiento  de un lazo de identificación entre cientos de cibernautas y Pictoline, que en apariencia, buscan comprender una parte de la realidad material que muchas veces causa confusión, como consecuencia de su viralización.

También existe una tendencia de interpretar la diferencia de manera positiva, pues ésta se representa como riqueza multicultural, así como la atribución de varios valores universales, como el respeto o la tolerancia. El ejemplo con mayor incidencia es la expresión de un sentido de apoyo hacia la mujer, no necesariamente desde una perspectiva feminista,  aunque sí apelan a ésta.

Como lo menciona Marcos Reguera en el artículo “Alt Right: radiografía de la extrema derecha del futuro”, existen ciertas posiciones discursivas que se ubican en extremos ideológicos que se apegan a lo políticamente correcto, cada una desde sus perspectivas; en este caso, Pictoline entra en un proceso de constante reafirmación acerca de su simpatización con la mujer, al inteligibilizarla o justificar los movimientos a los que pertenece; varias veces bajo el esquema de la significación metafórica, al enaltecer sus cualidades humanas e intelectuales.

Se han compartido contenidos que retoman la existencia de mujeres en el ámbito de la ciencia o el papel de las líderes mundiales, como Angela Merkel en la política internacional. Desde este aspecto, el balance se detecta en la no discriminación de hechos donde la figura femenina es negativa, como la destitución de la presidencia surcoreana de Park Geun-hye.

La retoma de lo políticamente correcto, por parte de Pictoline, es una estrategia discursiva que opera en el margen de ciertos valores que –al menos en el contexto mexicano- se encuentran en el imaginario. Dos de ellos es la tolerancia y el respeto.

Lo anterior sucede con aquellas infografías cuyo protagonista es el presidente estadounidense Donald Trump, ya que se expone un discurso contrario al del mandatario respecto a sus políticas migratorias. Asimismo, se exacerba una práctica de diferenciación, pues desde el punto de vista gráfico, Trump se representa con gestos agresivos y, desde la mirada discursiva, se apoya la idea de su carácter de “loco” u “homofóbico”, o bien se emplea una construcción de significado con sesgo exótico.

El caso más reciente de lo anterior, fue un contenido con información retomada de un artículo de El País que hablaba sobre la rutina presidencial de Trump, misma que es contrastada con las labores de Barack Obama, Bill Clinton o George Bush. El actual presidente se representa como una figura solitaria, apática, adicta a la televisión y que pasa relativamente menos tiempo en el Despacho Oval respecto a sus antecesores.

Estos dos ejemplos, las mujeres y Donald Trump, ilustran el mecanismo a través del cual Pictoline comercializa una identidad sugerida que se basa en una construcción social y un par de valores universales y dominantes: la tolerancia y el respeto; con base en estos conceptos, la plataforma emite contenidos que transgreden a los mismos, dejando ver su inconformidad, u otros que apelan a dichos valores; todo con el fin de delinear una diferenciación entre su construcción narrativa y el discurso catalogado de extrema derecha.

Anuncios

Un comentario sobre “Valores dominantes: tolerancia y respeto

  1. El texto se queda en la entrada al análisis. ¿Por qué aseveras la universalidad de la tolerancia y el respeto? Es necesario puntualizar cuáles son las características de esos valores y los argumentos por los cuales se afirma que son universales. Será, acaso, que dada la puesta en discurso de los medios, quien escribe el texto ha sido convencida para afirmar que la tolerancia es un valor universal.Si ello es cierto, ¿por qué las muestras de intolerancia se han hecho latentes durante la última década, en particular con lo relacionado con la presidencia de los Estados Unidos?
    ¿Qué significa que ambos valores estén en el imaginario mexicano?
    Munguía Hernández Aldo Jair

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s