Segunda alerta de género en Veracruz

Márquez Chora Xareni

Producir, reproducir y consumir un discurso sobre el tema: feminicidios y violencia contra la mujer, supone, de partida, una delimitación en la que se indica en tópico, del que se espera una serie de supuestos, hechos, datos, posturas, antecedentes  y estadísticas que responden a la forma en la cual se ha naturalizado el tema en los medios de comunicación y las instituciones que se pronuncian e informan sobre las condiciones de vida y muerte de las mujeres.

Es un hecho que los enunciados sobre violencia contra la mujer y feminicido se encuentran dentro de un conjunto más amplio de discursos que establecen límites entre ellos mismos mediante constantes y discontinuidades, esto se debe a que los propósitos de los discursos cambian, pues remitiendo a los conceptos de comunicación básicos, siempre hay un quién que dice algo a través de un medio para alguien más, esto es, un simple preguntarse por las intenciones y los formatos de los mensajes dependiendo de los receptores.

Bajo la consideración de que se tiene un conjunto previamente delimitado en el cual se retoman algunos aspectos y otros se ignoraran, sin olvidar que todos pertenecen a una misma clase de discurso que se subordina a las reglas establecidas por los sistemas de exclusión operantes, cabe recordar que los referentes o hechos en donde tienen origen los discursos, son los mismos.

Quizá lo dicho resulte confuso, pero lo que se quiere dar a entender, es que cuando se habla de violencia contra la mujer y feminicidio únicamente se hace referencia a los casos que corresponden a este tema, mismos que serán seleccionados de entre toda la gama de acontecimientos, de forma arbitraria por los enunciadores, lo cual, tiene como resultado la superposición de algunos de ellos y el completo rechazo entre los otros, sin embrago, por más alejado del canon que el enunciado pueda  parecer, siempre estará apegado a las reglas sociales por las que se legitima.

Los discursos sobre violencia contra la mujer y feminicidio, por más discontinuos que sean, exponen las mismas situaciones, por lo que es pertinente preguntarse ¿cómo distinguir entre estos?, el lingüista Teun, A. van Dijk, en el texto El estudio del discurso, señala que “Para describir los mismos sucesos pueden utilizarse variaciones (…)  en la escritura, en los elementos visuales (…) en el orden de las palabras, en el orden de las oraciones: todas estas variaciones funcionales forman parte del estilo”.

Se tienen las notas informativas recurrentes en Milenio, Proceso y El país, en estás, se encuentran los datos de la agraviada (cuando se sabe quién fue), así como del el presunto culpable, se dice en dónde y en qué condiciones fue encontrada, asimismo se presenta un diagnóstico del cómo se llevó a cabo el hecho. Por otro lado, están los reportajes y los análisis de DesInformemonos, Animal Político y Nexos, estos recopilan los datos mostrados por las asociaciones y las instituciones para compararlos, con este motivo, recuperan o consiguen testimonios para dar un rostro a las estadísticas.

Los primeros se concentran en responder las cinco preguntas básicas del periodismo para exponer de forma detallada casos particulares, los segundos, aunque toman todos los hechos reportados en conjunto,  los integran en un marco de posiciones variadas (gubernamental, judicial, legal, federal, local, institucional, personal) en el cual se expone el tema de  la violencia contra la mujer y el feminicidio como un asunto de 360° en el que intervienen múltiples factores que lo agravan con aspectos como la impunidad, el proceso legal que se debe cumplir para denunciar las agresiones, la indeterminación del concepto de feminicidio o la forma en la cual es ignorado.

Las variantes de estilo se identifican puntualmente en una noticia o descripción del mismo hecho. El 15 de marzo, el portal de noticias Animal Político publicó un reportaje titulado: Reforma antiaborto de Javier Duarte empuja a Veracruz hacia una nueva alerta de género, un día antes, en a la plataforma de Proceso se incluyó la nota: ONG celebran notificación de nueva alerta de género en Veracruz.

La primer oración del reportaje de Animal político dice: En Veracruz se discrimina y violan los derechos de las mujeres con leyes y políticas públicas que fueron propuestas por el exgobernador prófugo Javier Duarte. Mientras que en la entrada de la noticia de Proceso se lee: Organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres celebraron la notificación de una nueva alerta de género en Veracruz, esta vez por agravio comparado, emitida por la Secretaría de Gobernación (Segob), notificada al gobierno de Miguel Ángel Yunes el pasado 10 de marzo.

Si bien, el acontecimiento es el mismo, la selección de las palabras y el sentido que con estas se le da, es diferente, ya decía Van. Dijk que el sentido es el producto de la comprensión y de la interpretación y los enunciados antes leídos, dirigen la lectura hacia puntos diferentes en los que se enfatiza en aspectos igualmente distintos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s