Cosmovisión y representación

Por Ana Añorve Vidal

¿Cómo fue que se fraguó de manera tan negativa la imagen sobre la comunidad ahora conocida como LGBTTTI? ¿En qué momento gran parte del mundo desaprobó la idea de la diversidad sexual y de género? En estas cuestiones cabría mencionar a la Iglesia Católica (en tanto institución hegemónica como directriz ideológica) como principal promotora de esta desdén hacia lo relativamente otro, ya que después de haberse germinado en Europa se expandió -en especial- a lo largo del continente americano y también del africano.

No es, de esta forma, tan casual la exacerbada homofobia que aún predomina en países como México, puesto que devienen de una antaña creencia histórica a raíz de la invasión española en territorio precolombino (quienes trajeron la religión católica a la nación). Sin embargo, la discusión actual circundaría el ámbito de los medios de comunicación y su participación en esta percepción sobre el colectivo LGBT.

En primer lugar, habría que comprender una visión un tanto global para conocer cómo se representaban estas distinciones en la cosmovisión de diferentes culturas. Un fragmento del texto de Sarah Prager, activista, fundadora y directora de Quist (organización enfocada en utilizar a las nuevas tecnologías como herramientas para la educación histórica respecto al LGBT) puede resumir y abonar en función de este análisis:

Fuimos dioses y diosas a lo largo de los siglos, como Hermafrodita (el hijo de Hermes y Afrodita), y Atenea y Zeus, que tenían amantes del mismo sexo. En Japón se decía que la pareja masculina Shinu No Hafuri y Ama No Hafuri presentó la homosexualidad al mundo. Los personajes con capacidad para cambiar de género o que incluyen los dos géneros son muy comunes entre las deidades hindúes. El ser al que se le atribuye la creación de Dahomey (un reino situado en lo que ahora se conoce como Benín) se formó cuando dos mellizos, una hermana y un hermano (el sol y la luna), se combinaron en un solo ser que puede que ahora se identifique como intersexual. De la misma forma, los dioses aborígenes australianos de las serpientes arcoíris, Ungus y Angamunggi, poseen muchas características que reflejan las definiciones actuales de la identidad transexual.”

(Veáse completo en http://www.huffingtonpost.es/sarah-prager/miembros-colectivo-lgtb_b_8285262.html)

En suma, muchas culturas comprendían la homosexualidad y la transexualidad de maneras distintas a la que ha prevalecido a lo largo de la historia humana, porque algo es cierto y tangible, si el colectivo LGBT no fuera discriminado o relegado de la sociedad, no habría miembros de este grupo exigiendo el respeto de sus derechos como personas cualquiera, y es más, no tendría razón el hecho de clasificarlos y denominarlos como parte de una “comunidad” particular. Lo mismo sucede en la forma en cómo se les presenta y representa en los medios de comunicación; hay un velado rechazo y exclusión hacia la colectividad.

Lo cual no implica que prácticamente todo del mundo tenga una negativa percepción respecto al LGBT (como se muestra en la cita anterior), sino que al ser los medios de comunicación una de las referencias por excelencia sobre el entorno de los individuos, se han construido ideas predominantes (que si bien provienen del seno social y cultural, también se gestan, implantan y reproducen en el campo mediático) sobre lo que implican estas distintas formas de orientación sexual e identidad de género en temas relacionados con la normalidad, la otredad y la preservación de la familia tradicional.

En ese sentido, Prager refiere a que en realidad hay una suerte de preponderancia discursiva por parte de las civilizaciones occidentales. Asevera:

“Eres normal. No eres una creación del mundo moderno. Tu identidad no es una moda pasajera. Casi todos los países tienen historia documentada de personas cuyos comportamientos e identidades guardan mucha similitud con lo que hoy llamamos bisexualidad, homosexualidad, transexualidad o asexualidad. Recuerda: la cultura occidental actual ha creado la idea de que la sexualidad y la identidad de género no es como había sido siempre.”

Es decir, la perspectiva discursiva mediática más imperante en el mundo es la occidental (cabe destacar que además de la economía y la política, los medios masivos han fomentado y contribuido al proceso de globalización en gran medida), y a pesar de que las demás culturas han aumentado su producción de contenidos informativos y de entretenimiento, como las asiáticas, el poderío mediático todavía le pertenece a Europa, pero sobre todo a Hollywood, o sea, Estados Unidos.

(Para mayor precisión en este punto, checar las tesis principales del Informe MacBride: http://unesdoc.unesco.org/images/0004/000400/040066sb.pdf, o lo comentado en torno a su vigencia: http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n39/jesteinou.html)

La nación norteamericana juega un papel muy importante en el aspecto mediático de este discurso y cómo puede ser propagado y transformado, puesto que Estados Unidos continúa con el puesto primario en la generación y producción de contenidos, pero sobre todo, ostenta una fuerte influencia (americanización) en los productos de otros países, como lo señala Frédéric Martel en su libro Cultura Mainstream, mediante el recorrido que realiza a través del mundo al visitar a empresas y sujetos inmersos en el campo mediático.

El asunto toma relieve en México, en tanto que las dos grandes compañías mediáticas del país, asemejan en forma y contenido al modelo estadounidense, sus programas, telenovelas, series y películas. Dicho de otro modo, se reproduce un discurso similar; no obstante, México con sus propias particularidades históricas y culturales había mantenido el discurso que se obtuvo a partir de la conquista y la erradición de las culturas prehispánicas: el de la diferenciación y persecución de lo no natural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s