Samantha: muñeca sexual con inteligencia artificial

Resultado de imagen para supremacía tecnológica

Por Luis Fragoso

Hace poco menos de un año leí sobre la creación de nuevas muñecas sexuales. Unas dotadas de inteligencia artificial y con reacciones ante ciertos estímulos. Ahora, nuevamente saltó una nota referente a ese tópico y me causó más ruido que la vez anterior.

“Mi objetivo no es sólo que copulen con Samantha (la muñeca sexual), sino que se enamoren de ella”, mencionó Sergi Santos, el creador de la misma en una entrevista para El Clarín. El mensaje me causó más extrañeza que la vez anterior por el elemento del ‘enamoramiento’.

El involucrarse sentimentalmente con un objeto sin vida es algo nuevo. Al menos lo es para mí. No considero que sea malo ni bueno, pero sí es algo digno de analizar y estudiar. Ver qué depara en un futuro cercano y lejano. Descubrir lo que hay detrás de este fenómeno.

Por el momento pienso en un fragmento del libro ¿Ignorantes o ignorados? de César Bisso y Graciela Oviedo: “La supremacía del hombre respecto a la máquina ha quedado reducida a la mínima expresión”. Ahora quien tiene el control de las cosas no es el humano, sino la tecnología.

En el libro, generalmente, hablan sobre una sociedad inmersa en el consumo y en la tecnología, así como el dominio que esta última tiene desde hace unas décadas sobre nosotros, pero, entonces, ¿Samantha responde a una suerte de ‘demanda’ de mercado? Todo indica a que sí. Si se construyen muñecas sexuales con inteligencia artificial es por un nicho de mercado que ha buscado intensificar su experiencia erótica con aquellas tradicionales.

Hay ventajas y desventajas en este reciente evento. El lado bueno puede llegar en la mejora de autoestima para aquellas personas ‘tímidas’ o en la experimentación de cosas nuevas para ciertos sectores. El aspecto negativo va más encaminado a la ruptura de relaciones personales. No en el sentido romántico de la oración, sino en la fractura de lazos interpersonales. En la posible desaparición de interacción entre la gente.

En vez de conocer a la gente que nos rodea, Samantha será una máquina inteligente con la cual hablar, enamorárnos y tener relaciones sexuales. La interacción entre individuos podrá deteriorarse en algún momento si este fenómeno tiene un boom significativo o un alcance mercadotécnico sustancial.

Puede sonar muy caótica esta conjetura, pero en realidad considero pertinente este punto. Al fin y al cabo, todas las naciones son conformadas por sociedades por la relevancia que esta tienen para con los individuos, pero la fractura de relaciones interpersonales e intergrupales supone un peligro más importante.

La era tecnológica en la cual nos desenvolvemos actualmente, está en su apogeo, ya que es muy útil y facilita procesos de comunicación, pero la moderación de ésta parece cada vez más atinada para que no se sustituya al ‘mundo real’ por el ‘mundo virtual’.

Los nuevos modelos de interacción entre las personas son mayores y la construcción de nuestras relaciones con el entorno, no parecen tan limitadas, pero es importante destacar a la mercadotecnia como una herramienta fundamental para la venta y el posicionamiento de artefactos de esta magnitud.

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Samantha: muñeca sexual con inteligencia artificial

  1. Hola, Luis.
    Esta entrada fue diferente a las otras y te agradezco el esfuerzo, pero no deja de ser sumamente ineficiente: cambiaste la nota por un artículo de opinión.
    Te voy a decir lo que creo. Lo que se ve es que no te has metido de lleno en las agendas de tecnología que tienen muchos medios (Sopitas, SDP Noticias, Expansión, entre muchos otros medios), sino que lees la nota que más te interesa y de esa haces la entrada. Ese mismo sesgo se ve íntegro en tus textos.
    Nunca has hablado de la agenda que determina, qué contenidos se privilegian, si son prospectos o ya existen, etc. Yo trabajé un año en esta fuente y te puedo decir que hay mucha carne y desafortunadamente no se ha reflejado en tus textos.
    Debes ponerle más atención a lo que haces porque ya se te fue la mitad del semestre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s