Aristegui, la Sedena y AMLO

Por Eduardo Chamorro

Ha pasado más de una semana desde que el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), fue increpado por Antonio Tizapa, padre de uno de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, en su visita por la ciudad de Nueva York. No obstante –y como lo indiqué en oportunidades anteriores– Aristegui en vivo proyecta ser un noticiario en defensa del aspirante presidencial. Esta semana me permitiré retomar lo ocurrido con la respuesta por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) hacia AMLO.

“Inusual conferencia de prensa”, fue así como la calificó la conductora Carmen Aristegui al arrancar la presentación de los titulares del pasado 22 de marzo. ¿Inusual?, considero que más que inusual fue oportuna; en contexto: si la persona que en la mayoría de las encuestas lidera las preferencias para las elecciones del 2018 pidió reclamar la desaparición de los 43 a las fuerzas armadas, pues fueron “quienes intervinieron en ese crimen”, la respuesta era de esperarse y si AMLO criticó –y ha criticado en otras ocasiones– las funciones del ejército, era cuestión de tiempo para emitirse el posicionamiento de la Sedena.

Aristegui presentó un fragmento del discurso del general José Carlos Beltrán, director de Derechos Humanos de la Sedena. “Recriminó los señalamientos en contra de las fuerzas armadas, aunque no precisó a qué acusaciones se refería convocó…a quién se dirigió en este mensaje, a que se presenten pruebas”, dijo la conductora, y continuó: “Muchos están interpretando que se refiere a López Obrador”. Si bien es cierto que el general no señaló públicamente a AMLO, quedó evidente; no faltaba más tratamiento de la información para saberlo.

Más adelante vino la defensa hacia el tabasqueño, y empleo varías líneas para analizar la forma en que fue presentada la noticia puesto que Aristegui también así dedicó tiempo al principio de su noticiario: “¿A quién se refiere?, ¿para quién es el mensaje?… Bueno, todo un enigma, pero ya sabe que en este país que nos encanta leer entre líneas ya todo apunta a esa interpretación”. Convencionalmente, un enigma es aquello que no se puede comprender o que no logra interpretarse; desde mi punto de vista, esta no era una situación enigmática, aunque Carmen no quiso reconocerlo, el mensaje del general Beltrán tenía por fin un receptor: Andrés Manuel López Obrador. La “interpretación” la dejó vagamente, no era su deber decir que la conferencia estaba dirigida en respuesta a AMLO, pero parece que sin querer lo hizo: hasta compartió los tuits del virtual candidato en donde refrendió su estimación a las fuerzas armadas mexicanas.

Y no, tampoco voy a calificar a Aristegui en vivo como una plataforma independiente de la agenda de los medios. Como lo indica la investigadora española Raquel Rodríguez, la llamada the media agenda conduce a que la audiencia brinde relevancia a un tema en función de la cobertura que haya tenido este en los medios, y Carmen Aristegui no hizo de lado lo ocurrido con AMLO desde la semana pasada. Lo curioso, o aquí sí, enigmático, es la defensa facciosa hacia el líder de Morena. “Ese suceso, más que incidente”, fue como enjuició la comunicadora al video en donde López Obrador le gritó al padre; video, por cierto, que no fue reproducido completo.

Hasta el corte de dicha emisión, Aristegui en vivo se había guiado por la presentación de los titulares, como la mayoría de los noticiarios, al inicio de su programa. La diferencia fue que el contraataque por la Sedena vino en primera plana, ya no como titular, sino como nota informativa que posteriormente ya no fue necesario retomarla debido a que se habían empleado ya más de tres minutos al principio del streaming. No voy a juzgarlo como algo bueno o malo, ya que la emisión también brindó espacio al ataque terrorista en la capital del Reino Unido, es decir, cumplió con el deber informativo producido en el momento.

Por cierto, Aristegui en vivo tuvo inmediatez con lo relacionado al atentado en Londres. No, no todo está mal con su noticiario. Aunque al final de la transmisión del 22 de marzo, irónicamente a lo que sucedía en el Reino Unido, lo mainstream –lo contrario de la contracultura, de la subcultura de los nichos de mercado, para muchos, lo contrario de arte– diría Frederic Martel, se hizo presente con el anuncio del concierto de Depeche Mode en la Ciudad de México para marzo del 2018 con todo y video de “World In My Eyes”. Cada quién cierra su programa como quiere, ¿no?

Anuncios

Un comentario sobre “Aristegui, la Sedena y AMLO

  1. Hola.
    Tu entrada me parece que sí cumple en análisis de las políticas. Al inicio parece un texto de opinión, pero después vas conceptualizando. Siento que podrías retomar conceptos de Sam Leith que te pueden ayudar a definir y ejemplificar de mejor manera la construcción de los discursos que realiza Aristegui en cuestión hacia AMLO. Podrías definir que tipo de retórica es la que se está usando; esto ayudaría mucho a observar y comprender que argumentos están haciendo para dar legitimación a AMLO, o no, hacia el proceso electoral 2018.

    Atentamente Eduardo Luna Ruiz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s