La pornografía fantástica

El vertiginoso desarrollo de la Internet ha engullido muchas de las formas de interacción con los otros. Los medios por los cuales las sociedades actuales se relacionan, en su mayoría, tienen una marcada tendencia tecnológica: computadoras, teléfonos móviles, consolas de vídeo y demás objetos han modificado la vida social de las sociedades, en sus formas de comunicarse, de obtener conocimiento, de ocio, pero también han modificado su vida sexual.

En ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?, el periodista Nicholas Carr pone de manifiesto un cambio de paradigma en la forma de aprehender el mundo, motivado por un cambio que Internet ha permitido: la velocidad con la cual se puede navegar por la web ha permitido, en mayor o menor medida, que las personas seducidas por los beneficios de la “red de redes” tengan una tendencia hacia lo instantáneo, la rapidez y la pérdida de concentración.

Si la falta de concentración de la que hace gala Carr se ha producido a causa del uso de la Internet, ¿cómo ésta ha impactado la vida sexual de quienes la utilizan para mirar pornografía? ¿Qué ha ocasionado el desarrollo de Internet en la industria pornográfica, pero sobre todo, en quienes la consumen?

VICE publicó a principios de 2017 un artículo titulado “El porno que utilizó el mundo para masturbarse en 2016”, en donde presenta el informe de la plataforma de pornografía PornHub referente a dicho año. En el segundo párrafo  del texto el autor de la publicación dice: “Desde realidad virtual hasta Overwatch; desde Kim K hasta Ivanka Trump, este es nuestro desglose de las cosas más sorprendentes y perturbadoras que la gente vio para masturbarse”.

Hay un par de adjetivos calificativos que usa el autor de texto para referirse a los contenidos pornográficos vistos en PornHub, acompañado, además, de un superlativo: “más sorprendentes y perturbadoras”. Dicha aseveración es un juicio de valor porque no hay un argumento que lo apoye. Sin embargo, ello le permite crear un ambiente discursivo atractivo pues habla de un tipo de sexo capaz de perturbar.

Uno de los datos que da cuenta el autor es la pornografía de realidad virtual, desarrollada gracias a la Internet de la que Carr escribe. En tan sólo nueve meses la categoría pornográfica de realidad virtual ha tenido 38 millones de búsquedas en PornHub, hecho que sorprende a la empresa. China, Tailandia y Hong Kong son los países punteros en el consumo de dicho tipo de pornografía.

Carr subraya la superficialidad de la lectura debido a la Internet, ¿pero qué ocurre en el caso de la pornografía con la fascinación de los jóvenes, en su mayoría asiáticos, que prefieren ver contenido ligado a videojuegos como Overwatch o de índole virtual?

Existe una imbricación entre lo real y lo fantástico, en este caso, con lo virtual. La fascinación de los jóvenes de entre 18 y 34 años (60% de quienes miran porno) por la realidad virtual ha llegado a las plataformas de contenido pornográfico. En el artículo de VICE, se cita a Laurie Betito, terapeuta sexual quien se pregunta, a propósito del incremento en visualización de pornografía “fantástica”, “¿será esto resultado del aburrimiento o de la curiosidad?”

La pregunta de Betito es interesante porque sugiere que la pornografía “real”, es decir, aquella no protagonizada por personajes de videojuegos, hastió a los jóvenes, los cuales han decidido volverse a la fantasía, pero sobre todo a los contenidos asociados a los juegos de video Ello en un ámbito pornográfico, empero, ¿será, emulando la pregunta de la terapeuta, que los jóvenes se han aburrido del mundo?

Percepción lánguida porque habría que considerar la tendencia de la juventud hacia los contenidos de dicha genealogía, a las sagas de superhéroes, de personajes ficticios, no sólo en un ámbito de contenido pornográfico, sino como una forma de comprender el mundo desde los contenidos de ficción, emanados de cómics, literatura, cine, música, series de televisión o en plataformas digitales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s