Infografía vs fake news

Por Karina López Gaona

Los hábitos de consumo de noticias se han transformado con al advenimiento tecnológico y el acceso de diversas sociedades a internet; el último censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre la brecha digital en México da a conocer que el 47% de los hogares mexicanos cuentan con acceso a internet y las principales actividades de los internautas son comunicarse (88.9 por ciento), tener acceso a contenidos audiovisuales (81.9 por ciento) y entretenimiento (80.1 por ciento).

Pese a que en las actividades anteriores no se menciona la búsqueda de información periodística, se puede decir que las redes sociodigitales se han convertido en el principal intermediario entre los sitios oficiales de noticias y los cibernautas; sin embargo, no todo lo que  se difunde por la red es verdad. Lo anterior es explicado con el fenómeno contemporáneo de las fake news.

Victor Davis, erudito de la Universidad de Stanford, menciona en “Fake News: Postmodernism  with another name” que el fenómeno mencionado es una versión popular del periodismo sustentada en la corriente posmodernista, al no contemplar absolutos ni verdades, sino que existen narrativas e interpretaciones que ganan credibilidad depende del poder del enunciador. Se trata de un mecanismo en donde se crean sitios que promueven mitos o distorsiones de la realidad material con el objetivo de esparcir por el ciberespacio una falsa narrativa –con base en hechos o no– para promover una agenda política que de otra manera sería rechazada por sentido común.

El problema reside en que de acuerdo a la dinámica del espacio virtual en donde la inmediatez no permite el detenimiento y análisis profundo de lo que se lee, muchas veces las fake news se asumen como una realidad que no es rectificada ni verificada. Ante este fenómeno, existen sitios que tratan de combatir las noticias falsas, por ejemplo  PolitiFact, página web estadounidense que se encarga de checar la información política de dicha región. En el escenario local, también hay proyectos que tratan de palear lo anterior, como la sección “El Sabueso” de Animal Político; no obstante, aquí se verifican principalmente las declaraciones de diversas figuras de la política mexicana.

Una práctica eficaz para evitar la difusión de realidades a medias o falsas, es lo que hace Pictoline; durante la semana que va del 22 al 29 de marzo de 2017, en la plataforma de publicaron 18 infografías, cinco de ellas referían a temas  retomados de la agenda mediática de otros medios de comunicación, las 13 restantes correspondieron a datos curiosos del ámbito médico, científico y cultura general.

Se ha detectado que Pictoline retoma los hechos que tienden a viralizarse – o que ya lo han hecho- en las redes sociodigitales con el objetivo de explicarlos, pues muchas veces trastocan ciertos valores dominantes de la sociedad mexicana. Ejemplos de algunos contenidos que se retomaron en el pasado fue la actividad  de Donald Trump durante su campaña y cuando enunciaba sus acciones respecto a las legislaturas de inmigrantes y la construcción del muro fronterizo; dichos temas fueron tópicos de los que los numerosos internautas hablaban en Facebook o Twitter a través de comentarios a notas de sitios de noticias, mediante memes u otras manifestaciones.

El caso más reciente fue  la retoma de la noticia sobre la otorgación de un amparo a Diego Cruz, un miembro del grupo “Los Porkys”, quien fue acusado de violar a una menor de edad en 2015.  Aunque el amparo no representa la liberación del joven, las respuestas en las redes sociodigitales comenzaron a circular a través de algunas imágenes relacionadas con lo sucedido, en donde se recriminaba la decisión del Juez, Anuar González Hemadi, por catalogar lo sucedido como “un roce indicental”.

A pesar de que Pictoline utiliza el humor como principal herramienta retórica, esta vez no sucedió así. Se recurrió a una narrativa expositiva basada en dos notas: una de El País y otra de Animal Político. El establecimiento del ethos se ubica en una declaración de la plataforma que se encuentra fuera de la infografía, en donde afirma que los argumentos del juez para brindar el amparo a Diego Cruz “han causado indignación en México… y con razón”. Con base en esta generalización, Pictoline brinda su posición ante el hecho; asimismo, la mera retoma del hecho lo demuestra, por lo que se posiciona como un miembro de aquellos que están indignados

El argumento central del discurso de la infografía es que la resolución del caso en cuestión es una “indignación”, esto se sustenta con  el hecho de que no se probó que el acto se hiciera para la satisfacción sexual y por ello se calificó como un roce incidental. Por otra parte, visualmente Pictoline reafirma su postura frente a lo sucedido, al ilustrar al juez con una banda que tapa sus ojos, lo que sugiere que éste no ve o no quiere ver  una realidad. En tanto a los 4 miembros de “Los Porkys”, aparecen representados como una especie de fantasma que rodean a la víctima, quien no tiene identidad, pues sólo se ilustra su sombra. Otra de las proposiciones que sustentan su argumento, es la mención y vinculación de los cuatro jóvenes como “hijos de familias adineradas”, lo cual sugiere la posible existencia de una trama de corrupción entre las autoridades y los implicados.

porkys

El discurso de Pictoline recurre a un pathos que indica la simpatización de la plataforma con la audiencia, pues desde el inicio sugiere que México está indignado por el amparo concedido y da la razón. Por lo anterior, el discurso es adaptado a ese México indignado y comienza  por dar un breve antecedente de lo sucedido para después abordar el hecho noticioso y de actualidad. Una acotación que se menciona en la infografía es que el amparo no significa la liberación de Diego Cruz, lo cual se resalta en color rojo, sino que se debe confirmar la resolución por un tribunal colegiado.

Hay que señalar que Pictoline no realiza una tarea explicativa de la mayoría de los temas de agenda nacional, en muchas ocasiones sólo aborda aquellos temas que se viralizan o que son de alcance internacional; los ejemplos de la semana pasada son: las lluvias e inundaciones de Perú, el atentado en Londres, la salida oficial del Reino Unido de la Unión Europea y –  apropósito del partido de la selección mexicana de futbol el pasado viernes- se contemplaron las posibles sanciones que recibiría el Tri por la FIFA, en caso de seguir enunciando el tradicional grito “Ehhhh, puto”.

Por tanto, el recurso de las aclaraciones y la exposición de los hechos–aunque sea de manera breve, concisa y tenga inmersa una opinión no explícita, pero sí ilustrativa– son elementos que promueven la no divulgación de falsas noticias; no obstante, no se puede decir que esta infografía tiene un alcance total, a pesar de la asequibilidad de su formato y que su dinámica de difusión sea darle “compartir” principalmente vía Facebook, pero sí es un ejercicio eficaz para explicar un hecho que da de qué hablar en las redes sociodigitales y que en ocasiones se malinterpreta por la circulación masiva de memes o comentarios de los usuarios al respecto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s