Discurso cambiante que Internet ha puesto al alcance de “todos”

Por Eduardo Martínez Pérez

Internet se ha convertido en la herramienta indispensable en la vida de todo individuo, pues no solamente es el medio más socorrido para la búsqueda de información de toda índole, sino que también es la principal vía que nos permite comunicarnos de manera más eficaz con los demás, ya que dentro de este mundo virtual, existe una gran gama de medios que nos brindan la facilidad de compartir opiniones y perspectivas, desde las redes sociales hasta los portales en línea, es posible difundir imágenes, videos, escritos y datos que busquen influir de manera directa en los demás, haciéndonos parte de lo que ahora es considerado “natural” en la vida del ser humano, aunque bien es cierto que en nuestro país, solamente el 57% de la población tiene acceso a Internet.

El mundo postmoderno y globalizado nos han permitido dar cuenta de lo que sucede más allá de nuestro entorno cotidiano, dándonos cuenta de sucesos que para nuestra realidad resultan increíbles o inverosímiles. Los medios de comunicación tradicionales han perdido en gran medida su capacidad de influencia, en especial entre las audiencias jóvenes, los cuales han crecido rodeados de las nuevas tecnologías de comunicación y han concebido a la radio y la televisión convencional como meros artilugios que promueven la desinformación y el consumo basura, enajenando a la población menos favorecida y con poca capacidad crítica debido a la falta de oportunidades educativas.

Ante esta situación, los grandes consorcios mediáticos como los son Televisa y Tv Azteca, así como muchos diarios de circulación nacional, han optado por abrir portales en línea y cuentas de redes sociales, principalmente en Facebook y Twitter, que den cuenta al momento de los acontecimientos más relevantes, a su vez, promoviendo la retroalimentación por parte de los usuarios, aunque en su mayoría casi siempre estos estén cargados de una desaprobación, pues las nuevas generaciones han asumido la retórica anti medios, dudando de todo lo que les muestren los difusores masivos de información.

Ante este panorama, noticieros como 10 en punto, que conduce Denise Maerker, han suavizado la información que ofrecen y la presentadora se manifiesta de manera sutil aunque no por ello totalmente neutral acerca de tal o cual agente de la política nacional. Además, han puesto a disposición, sus contenidos, ya sea por emisión o bien por reportaje en el sitio web de noticieros Televisa, el cual también posee cuentas de Facebook, Twitter e incluso Youtube, buscando estar al alcance de todos los grupos de edad y hacer notar que han cambiado en cuanto a sus políticas de medios, buscando dejar atrás el estigma de “oficialistas”.  El rango de influencia del noticiero es relativamente amplio, pues el canal “las estrellas” es el que presenta la mayor audiencia durante el horario nocturno, a pesar de que las cuentas en redes sociales de la periodista y el noticiero no rebasan los 150 mil suscriptores.

Aunque pareciera que las nuevas generaciones han aprendido a distinguir entre la información objetiva y la que posee sesgos ideológicos, la verdad es que aún encontramos un panorama de desinformación bastante grande entre los estudiantes mexicanos, incluso de nivel universitario, los cuales suelen manifestar abiertamente una postura ideológica definida, sin embargo, muchas veces se hace por repetir fórmulas ya establecidas, ya sean de tendencia liberal o bien, conservadora, las cuales generalmente son demasiado sesgadas, pues contienen argumentos poco sustentados e incluso que reflejan el desconocimiento sobre lo que defienden y critican, es decir, estructuran sus juicios y opiniones a partir de medios con una tendencia ideológica similar a la suya, lo cual nubla otros ángulos de abordaje de una situación y por lo tanto, dificulta una verdadera opinión crítica.

El noticiero de Denise es muy laxo en sus críticas, pues apela a los lugares comunes y a comentarios que generalmente emitiría el promedio de la población mexicana. No se genera una enunciación que invite a la reflexión ciudadana, que invite a generar conciencia o a dimensionar la gravedad de ciertos sucesos o eventualidades, simplemente se recurre a la emotividad, a la sensibilidad y capacidad empática del espectador a partir de la transmisión de imágenes fuertes, que reflejan realidades adversas, desde migrantes que al ser deportados han llegado a poblaciones humildes con carencia de los servicios más elementales, hasta testimonios de familias afectadas por la desaparición de algún ser querido, en dónde por supuesto se resaltan las emociones de los protagonistas a partir de close ups que destacan ojos llorosos, muecas desesperadas o manos entrelazadas que se visualizan temblorosas y que contienen la desesperación e incertidumbre.

Internet ha hecho posible que estos discursos puedan ser reproducibles hasta el cansancio a través de plataformas de almacenamiento de video, generando así una posibilidad de difusión masiva, de largo alcance y mayor cobertura, pues en unos cuantos minutos se puede abordar el espectro completo de una problemática, detallando rasgos que en el pasado eran impensables, pues antes, la radio y televisión solamente transmitían su mensaje una ocasión, sin posibilidad de repetirse y resignificarse; por su parte, los periódicos se limitaban a espacios reducidos en los que se cumplía la finalidad esencial de informar sin ahondar mayormente en un contexto específico. Es por ello, que ahora la retórica de los medios es de mayor cuidado, pues en la web tienen un aliado poderoso, capaz de darle la fuerza suficiente a los enunciados de tal o cual personaje público, potencializando la influencia social de sus palabras, llegando a ser riesgosas, pues estas pueden estar cargadas de juicios valorativos erróneos o de datos e información falsa, creando una cadena de comunicación que desemboque en creencias y convicciones basadas en falacias que perjudiquen de manera directa en la percepción de la sociedad acerca de tal o cual suceso, situación o grupo de personas.

10 en punto, se ha dedicado en esta última semana a desviar la atención de la audiencia de temas clave de la agenda política nacional como lo son los casos de corrupción en PEMEX, la campaña de desprestigio de Claudio X. González contra el delegado y potencial candidato por Morena a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Ricardo Monreal o las implicaciones del ejército en violaciones contra los derechos humanos en comunidades rurales, pues si bien hay temas coyunturales como las fugas de reos en penales del norte del país, la injusta liberación de “Los Porkys” o el preocupante incremento de suicidios y homicidios de jóvenes a causa del llamado “reto de la ballena azul”, el programa no ha tocado temas que impliquen directamente a la cúpula de poder federal, aunque sí, problemáticas que atañen a entidades gobernadas por partidos de centro-derecha (PRI-PAN). Por ejemplo, el pasado martes se presentó un reportaje que daba cuenta de la alarmante situación en la que se encuentran municipios del Estado de México como Ecatepec, gobernados desde siempre por el PRI, en dónde los índices delictivos son alarmantes y en donde actúan células del narcotráfico y que a diario realizan ejecuciones sin que las autoridades busquen frenar el problema.

Resulta curioso como ha sido radical el cambio a la hora de abordar temas políticos, pues parece que el enfoque ahora es menos crudo con la izquierda e incluso suele omitirse su presencia de las notas principales. Sin embargo, parece que se ha vuelto más severa la crítica en contra de funcionarios del PRI y el PAN, haciendo énfasis en actos de corrupción, inseguridad, desvío de fondos e incluso compra de votos en flagrancia, eso sí, sin afectar de manera directa a Enrique Peña Nieto y su gabinete de trabajo. Una vez más nos preguntamos, ¿Qué pretenden Denise y compañía?

Anuncios

2 comentarios sobre “Discurso cambiante que Internet ha puesto al alcance de “todos”

  1. Hola, Eduardo…

    Me parece acertado el como mencionas que hoy en día existen nueva plataformas (caso de internet) en el cual los medios de comunicación están viéndose inmersos para hacer replica de sus noticieros e información que brinda. Me parece pertinente que mencionaras que diversos noticieros y el caso de Denise se transmiten en vivo por las plataformas de Twitter y Facebook.

    Concuerdo en la parte en la que replicar la información en las plataformas virtuales, pues estar inmerso en las plataformas virtuales permite un mayor acercamiento a la información que dan los medios. Otro punto es la función emotiva visual que utilizan para generar empatía y desviar el proceso de análisis de lo que está sucediendo y dando como información.

    En cuanto a la participación de los jóvenes en la vida política existe una contradicción ya que mencionas que se dejan influir por opiniones o una tradición ideológica que repiten. Si están ante una situación de bastante información no considero que su línea política esté definida sino que está en vías de ese proceso. Recuerda que la participación ciudadana depende mucho del grados de estudios y el nivel socioeconómico. Por otra parte los jóvenes universitarios se encuentran, en mayor proporción, al pendiente de sus actividades más importantes como escuela , tareas, trabajos escolares, pasar materias dejando aún lado la información. Esto lo puedes ver en “comportamiento político y electoral” de Eva Anduiza y Agustí Bosh. Si bien por la nuevas tecnologías los jóvenes pueden ver la información pero no es un tema que sea de discusión para ellos como lo académico.

    Finalmente me surge una duda cuando mencionas algunos datos y porcentajes, ¿dónde los tomaste? Menciona la fuente en el mismo párrafo.

    Atentamente
    Luna Ruiz S. Eduardo

    Me gusta

  2. Comentario por: Jacqueline Ponce León

    Hola, Lalo. Tu entrada me pareció bastante buena. De hecho, se nota bastante que tienes conocimiento de tu medio y que si leíste el libro de Superficiales, ya que retomas varios puntos y lo relacionas con tu medio. Debo confesarte que de todas las entradas que he leído, las tuyas y las de Parra son las que considero más completas.

    Destaco mucho la estructura que manejas a lo largo de tu entrada porque inicias con una introducción sobre cómo el internet se ha convertido en una herramienta indispensable en la vida de todos los individuos y destacas los diferentes usos que se le da, incluso agregas un porcentaje de la población que tiene acceso al internet en nuestro país.

    En el segundo párrafo de tu entrada escribes “el mundo postmoderno y globalizado son…”, pero no dejas en claro si es plural o singular. Hubieras puesto “el mundo postmoderno y globalizado es” si querías que fuera singular; en el caso de ser plural, hubieras escrito “los mundos postmodernos o globalizados son”. Una cosa más, en tu entrada noté que utilizas mucho la conjunción “y”. Intenta hacer oraciones más cortas y concisas, eso hará que tu entrada sea más fluida.

    Después, me agradó que dieras la explicación de cómo los grandes consorcios de televisoras en México se han visto en la necesidad de abrir portales en línea y recurrir a las redes sociales. Y luego, se nota que pusiste atención a los temas tratados en tu medio y los hayas analizado brevemente. Tu conclusión es excelente porque metes un poco de opinión. Sí, hay un juicio de valor, pero lo sostienes con argumentos. Bien por cerrar con una pregunta que dé pie al lector para pensar y opinar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s