Sigue esforzándote, Milenio

Por Viridiana Martínez

 

Sin duda la película dramática Whiplash (2014), ganadora de tres premios Oscar, causó muchas emociones en la audiencia. No sólo fue la exquisita música de jazz, sino también los personajes protagonistas, especialmente el profesor Terence Fletcher (J.K. Simmons), quien todo el tiempo le gritaba a sus alumnos y los humillaba ante los demás. Era muy difícil satisfacerlo, pues para él, todo lo que los demás hacían era prácticamente basura.

A pesar de ser un personaje arrogante, muchos terminamos amándolo, pues nos dio una gran lección con su frase «Exijo a la gente más de lo que se espera de ella. Lo considero absolutamente necesario». Al final pudimos comprender que él exigía mucho a sus alumnos porque eso permitía que se siguieran esforzando; de lo contrario pensarían que lo que hacían estaba “bien” y se conformarían con muy poco.

En entradas anteriores he criticado mucho la manera en que Milenio difunde sus nuevos contenidos a través de sus diferentes medios. Y es que Grupo Milenio cuenta con una gran variedad de plataformas: app, redes sociales, radio, televisión, periódico, revistas y una editorial dedicada a la difusión de libros (DeVecchi).

Tan sólo dentro de todas estas plataformas existen contenidos nuevos y relevantes que debieran ser difundidos por todos los medios posibles para conseguir nuevas audiencias y ventas. Están los Foros, suplementos y nuevas secciones como la de Responsabilidad Social. Los Foros Milenio se anuncian a través de la redes sociales, diario y televisión; los suplementos se encuentran en la página del diario y algunas publicaciones aparecen en las redes sociales del mismo. Sin embargo, ¿qué pasa con la sección Responsabilidad Social? No cuentan con difusión en redes sociales ni en otra plataforma de la empresa.

El suplemento semanal de todos los jueves, Campus, es un espacio de aproximádamente quince páginas donde colaboran académicos de escuelas públicas y privadas. Funciona como una gaceta escolar pero en él escriben información de diferentes instituciones. Una de las tantas cosas positivas que tiene este suplemento es que no sólo informan de la educación a nivel nacional, sino también analizan la situación México-Estados Unidos, por supuesto desde el ámbito educativo.

Su contenido se basa en notas informativas, columnas de opinión, reportajes y convocatorias de becas y programas estudiantiles. Los temas más concurrentes son sobre los logros de los estudiantes y las intituciones. Generalmente informan de un nuevo invento, descubrimiento y la manera en que una universidad se posiciona a nivel mundial. Realmente es contenido valioso, pues las plumas son profesionistas egresados de estas universidades.

Haciendo una búsqueda en las diferentes plataformas, encontré que Campus tiene su propia página en Facebook y Twitter. Sus notas informativas y columnas son difundidas a través de estos medios, los cuales cuentan mil seguidores en Facebook y 2 mil en Twitter. La actividad es más notable en la segunda red social, a diferencia de la primera donde muy de vez en cuando obtienen UN “me gusta”.

La edición del próximo jueves será el número 700. Esto quiere decir que si el suplemento siempre ha sido semanal, entonces lleva más de diez años en el diario. Desconozco la razón por la cual los portales de Grupo Milenio no compartan los contenidos de Campus, así como del suplemento Laberinto que se publica cada sábado.

Este diario es uno de los pocos que publican suplementos de este tipo con la misma peridiocidad. Milenio ha demostrado preocuparse por el bienestar de las personas, pues a diario generan información de temas de salud, medio ambiente, educación y ética. Todos los días es posible encontrarse con nuevas y relevantes cosas en el diario, pero al igual que Terence Fletcher me dan ganas de gritarle a la empresa para exigirles una mejor difusión, pues los números de sus seguidores en las cuentas de Campus y las interacciones que tienen con éste son mínimas y no es un suplemento tan nuevo.

 

Campus y Responsabilidad Social pueden ser contenidos muy institucionales, pero no dejan de ser relevantes para la población. En la segunda página del suplemento difunden sus redes sociales y la interacción del público con ellos. Incluso en su imagen es notoria la poca interacción de las personas con los portales. Seguro ellos creen que tener un “me gusta” está bien y es ganancia. Terence Fletcher y yo les diríamos: «No hay dos palabras más dañinas en nuestro idioma que ‘buen trabajo’».

Anuncios

Un comentario sobre “Sigue esforzándote, Milenio

  1. El texto es una descripción somera de las diversas plataformas del diario y sus secciones. Si bien se mencionan algunas de las características, no se ahonda en ninguna de ellas. Cuando se admite desconocer la razón por la cual no hay interaccion en las redes socio-digitales se demerita el propio texto, porque se trata de investigar e intentar responder a la falta de relaciones.
    Cuando inició el texto daba la impresión de ser una reseña de un filme; incluso si se objeta que son recursos estilísticos, resultan en demasía artificiales.
    No se dilucida una línea de investigación concreta.
    En suma, la frase con la cual relacionas el fime con el diario se presentaría pero en esta ocasión con el presente texto, aunque los gritos no sean la forma predilecta para hacerlo.
    Munguía Aldo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s