EL SNA degollado

Munguía Hernández Aldo Jair

EL SNA ¿DEGOLLADO?

El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) fue puesto en marcha hace menos de veinticuatro horas. Diarios nacionales como Reforma, El Universal, portales en internet como Animal Político y la revista Proceso coincidieron en la esencia de las cabezas: el SNA arrancó sus funciones sin fiscal nacional anticorrupción ni magistrados del tribunal especializado.

 

La Agencia de noticias de Proceso (Apro) realizó un artículo no sólo con mayor extensión sino un análisis conforme a declaraciones de quienes estuvieron presentes en la primera asamblea del SNA. Animal Político retomó, también a Jacqueline Peschard, presidenta, como ya se ha dicho en entradas anteriores, del Comité de Participación Ciudadana.

 

Se tomarán ambos tratamientos de información para abonar a la discusión sobre la falta del fiscal, hecho que también se ha remarcado a lo largo de los textos anteriores. Proceso consigna la declaración del líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón:

 

–¿No es una paradoja implementar un andamiaje tan importante y no tener la cabeza que lo represente? –se le cuestionó a Gamboa Patrón.

–No. Creo que la señora Peschard juega un papel importante con la sociedad mexicana; ella puede y va a estar presente, junto con los seis miembros.

Gamboa Patrón dijo que ante la ausencia del fiscal anticorrupción, el actual procurador general Raúl Cervantes Andrade “puede asistir a las reuniones que se vayan a convocar”.

 

¿Qué implica la puesta en discurso del líder priista en el Senado? De inicio, él es uno de los integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), encargada de la presentación al resto de los senadores del candidato idóneo para ocupar la fiscalía anticorrupción. Junta que, además, desestimó la propuesta de cuatro candidatos, derivada del análisis minucioso del Comité de Acompañamiento.

Para Gamboa la designación del fiscal no es de vital importancia, pues en el mismo tenor de su declaración, el SNA puede funcionar con los representantes del Comité de Participación Ciudadana.

En términos jurídicos, el SNA y las asambleas que le son propias, puede sesionar con tan sólo cuatro integrantes, por lo cual la propuesta de Gamboa no resulta descabellada en términos de la ley. Sin embargo, lo que pone de relieve es que no existe impedimento en las sesiones cuando el fiscal anticorrupción no digamos cuando no se presente, sino cuando aún la figura no tiene designación.

 

¿Por qué en las leyes del SNA no se contempló la inmediatez con la cual debería haber sido nombrado el fiscal? Si dicha figura es una de las más importantes no sólo para otorgar verosimilitud al proceso de un sistema que luche contra la corrupción, sino para el comienzo de investigaciones y puniciones, ¿por qué su nombramiento, a la luz de las palabras de Gamboa, no ha sido prioridad para el Senado?

 

Dicha cuestión puede ser contestada por las propias declaraciones que Proceso da cuenta en la nota sobre la falta de fiscal anticorrupción. Gamboa propuso, de forma temeraria, la participación del actual procurador general de la república como uno de los integrantes del SNA. ¿Por qué los Senadores y, en un momento, el propio presidente Enrique Peña Nieto quisieron inmiscuirse en el SNA a través de la PGR?

 

¿Acaso el gobierno federal, así como el poder legislativo están interesados en controlar o la menos mantener una injerencia en el SNA?

La respuesta negativa implicaría un desconocimiento profundo de la política y los intereses de la misma; pero la afirmación categórica no se sostendría por falta de pruebas. Sin embargo, lo que es analizable es la carencia de una figura central, la cabeza del SNA.

 

Animal Político remarca la falta, como los diarios ya mencionados, la puesta en marcha del SNA sin fiscal. Al igual que Proceso, presenta las declaraciones de Peschard, encargada principal del Comité de Participación Ciudadana:

“Entonces hay personas que dicen, yo para que me voy a lanzar a asumir un cargo que es tan complicado, el de perseguir los delitos de corrupción, si solo voy a estar un año y medio. (…) lo urgente es que se tomen en serio y que se hagan los nombramientos, de acuerdo con lo que nosotros vimos, hay personas que reunirán los requisitos necesarios”, aseguró Peschard.

Las palabras de la presidenta del comité permiten dilucidar que, como en otras ocasiones lo ha hecho (recuérdese su comparecencia ante el Senado de la República en donde urgió a los senadores a nombrar al fiscal hace un trimestre), ella cree fehacientemente que no se están tomando con la seriedad necesaria los procesos de selección y nombramiento de los funcionarios.

En un momento anterior hice mención que el SNA estaba acéfalo, por la reitera prórroga a su nombramiento: ahora todo perfila a que no se trata ya de una privación del mando sino de un degüello. El SNA, ese sistema que se preciaba de ser el parteaguas de la historia en el combate contra la corrupción, como lo indicaba Peña, está viciado: nació con el mismo problema contra el que decía iba a luchar:corrupción.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Sin fiscal nacional anticorrupción ni magistrados del tribunal especializado –y con sólo 16 de 32 entidades del país que han conformado sus órganos locales–, este día se echó a andar el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), con un Comité Coordinador que está encabezado por distintas dependencias federales y un Comité de Participación Ciudadana, integrado por siete especialistas y presidido por Jacqueline Peschard.

En el acto de instalación, realizado en el auditorio “Antonio Carrillo Flores” del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, Peschard advirtió sin un pacto anticorrupción que involucre a todas las fuerzas y actores políticos del país, enfrentamos el riesgo de replicar lo que ha sucedido en otras naciones de la región latinoamericana. Podemos caer en un ciclo interminable de revanchas y venganzas”

Para varios de los aspirantes a fiscal anticorrupción, sería “inmoral” que finalmente se eligiera a un responsable de la corrupción sin autonomía, que sea servidor público actualmente y que tenga una cuota partidista.

“Con la cuota partidista se violenta el espíritu anticorrupción, ya que sus designios serán dirigidos por acciones u omisiones”, alertó Ricardo Peralta, uno de los aspirantes y finalistas en el proceso.

En el Senado, el líder de la mayoría priista, Emilio Gamboa Patrón, afirmó que este miércoles 5 se reunirán los integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) para analizar el tema de la elección del fiscal anticorrupción, cuestión que quedó empantanada tras el enfrentamiento con las 13 organizaciones civiles que acusaron al proceso de “opaco y dominado por los partidos”, y con los siete integrantes del Comité de Acompañamiento que propusieron cuatro finalistas de un total de 23 aspirantes.

–¿No es una paradoja implementar un andamiaje tan importante y no tener la cabeza que lo represente? –se le cuestionó a Gamboa Patrón.

–No. Creo que la señora Peschard juega un papel importante con la sociedad mexicana; ella puede y va a estar presente, junto con los seis miembros.

Gamboa Patrón dijo que ante la ausencia del fiscal anticorrupción, el actual procurador general Raúl Cervantes Andrade “puede asistir a las reuniones que se vayan a convocar”.

Por su parte, el presidente de la Jucopo y coordinador del PAN, Fernando Herrera, advirtió que no se puede entregar al país un SNA “débil desde su origen, sino garantizar que la fiscalía especializada sea sólida, autónoma, fuerte para que en breve periodo le rinda cuentas al país”.

“Una fiscalía anticorrupción sin autonomía garantizada sería un fraude a la nación”, sentenció Herrera, durante el evento del 100 aniversario del periódico Excélsior, al que asistieron todos los coordinadores del Senado.

Autonomía en riesgo

Precisamente por la falta de condiciones para garantizar una fiscalía autónoma han renunciado varios aspirantes de los 32 que originalmente se inscribieron, como fue el caso de Miguel Sarré, exvisitador general de la CNDH y miembro del subcomité de la ONU para la prevención de la tortura.

Otros cuatro aspirantes declinaron durante las comparecencias del 14,15 y 16 de marzo, y dos fueron descalificados tras el bochornoso episodio de haberse plagiado partes centrales de sus discursos.

El sábado 25 de marzo anunció su declinación Bernardo Rafael Espino del Castillo, argumentando que “el objeto fundamental de la fiscalía debe estar sustentado en la capacidad técnico jurídico-penal necesaria para la gestión transparente y legal, sin que se vea afectada su definición por cuestiones de carácter político”.

Espino del Castillo fue uno de los cuatro seleccionados por el Comité de Acompañamiento como finalista, junto con César Alejandro Chávez Flores, Miguel Angel Gómez Félix y Manuel Luciano Hallivis Pelayo.

A Hallivis Pelayo se le considera en las bancadas de PAN y PRD como el “candidato” del PRI, respaldado además por la exprocuradora y actual titular de la Secretaría de la Función Pública, Arely Gómez.

Ricardo Peralta, otro de los aspirantes apoyados por la comunidad de la Facultad de Derecho de la UNAM, consideró que es urgente el nombramiento del fiscal general “para la persecución especializada de delitos recién tipificados en el Código Penal”. De no existir el fiscal, “esta función la seguirá realizando de manera generalizada la PGR, como hasta la fecha”, deploró.

“Como todo sistema, si falta uno de sus componentes o elementos, no será eficiente su funcionamiento. Tenemos el marco legal mínimo para funcionar, es perfectible y debe buscarse su autonomía. No hay que olvidar que a la CNDH le costó nueve años lograr su autonomía”, dijo Peralta a Apro.

¿Qué riesgo hay de que sea una cuota partidista o de gobierno? –se le preguntó.

–Si eventualmente se elige a un fiscal anticorrupción, que es un servidor público en funciones o tiene alguna liga política partidista su nombramiento, será como no tener a un fiscal.

“La única coincidencia entre grupos de la sociedad civil, partidos políticos y la propia Junta de Coordinación Política es tener un fiscal anticorrupción autónomo, sin dueño ni nexo político y que obedezca a la ciudadanía.

“De entrada, es inmoral que tenga no solamente un nexo partidista, sino que sea servidor público en funciones inmediatamente antes de su designación”, remató.

 

 

l Sistema Nacional Anticorrupción realizará este martes 4 de abril su primera sesión, pero su comité estará incompleto. Debido a la falta de acuerdos en el Senado no se eligió al fiscal.

La sesión de instalación del comité coordinador del SNA se realizará en el Auditorio “Antonio Carrillo Flores” del Tribunal Federal de Justicia Administrativa.

Jacqueline Peschard Mariscal, presidenta del Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, dijo en entrevista con Radio Fórmula que es preocupante que el sistema aún no cuente con un fiscal, pues es una pieza clave.

Pidió al Senado que se tome en serio la elección del fiscal, pues el nombramiento tiene un retraso de dos años. Esto provocó que quien sea elegido estará en el cargo hasta noviembre de 2018.

“Entonces hay personas que dicen, yo para que me voy a lanzar a asumir un cargo que es tan complicado, el de perseguir los delitos de corrupción, si solo voy a estar un año y medio. (…) lo urgente es que se tomen en serio y que se hagan los nombramientos, de acuerdo con lo que nosotros vimos, hay personas que reunirán los requisitos necesarios”, aseguró Peschard.

Lee: ¿Sin Fiscal Anticorrupción?

Añadió que una de las razones del retraso en la elección es porque los legisladores piensan que este debe ser parte de un acuerdo político entre los partidos y no de la selección de los mejores perfiles.

La Fiscalía Anticorrupción se instituyó mediante una reforma constitucional de febrero de 2014, desde entonces el Senado tendría que nombrar al fiscal.

Aunque no se cuenta con un fiscal, el SNA puede iniciar funciones, pues es suficiente con la asistencia de cuatro de sus miembros.

Lee: Siete puntos para entender el Sistema Nacional Anticorrupción

A la sesión de este martes asistirán el magistrado Carlos Chaurand Arzate, presidente del Tribunal Federal de Justicia Administrativa; Arely Gómez González, Secretaria de la Función Pública;Alfonso Pérez Daza, tepresentante del Consejo de la Judicatura Federal; Juan Manuel Portal Martínez, Auditor Superior de la Federación; Ximena Puente de la Mora, presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales; y al Titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción.

De acuerdo con la Ley, el Sistema Nacional Anticorrupción estará integrado por el Comité Coordinador, el Comité de Participación Ciudadana, el Comité Rector del Sistema Nacional de Fiscalización y los Sistemas locales.

Lee: Designan a los 5 ciudadanos que integrarán el comité anticorrupción

El Comité Coordinador será el responsable de establecer los mecanismos de coordinación entre los integrantes y tendrá a su cargo el diseño, promoción y evaluación de políticas públicas de combate a la corrupción además emitirá emitir recomendaciones públicas, aunque no vinculantes ante hechos de corrupción.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s