Proceso y el Estado de México: cobertura parcial

Por Raúl Parra

El lunes 3 de abril inició formalmente la campaña para la gubernatura del Estado de México. La revista Proceso optó por dedicarle la parte más sustancial de su edición semanal (No. 2109) a este hecho. En la portada puede leerse: “Josefina. Sus demonios la persiguien”, “Del Mazo. En marcha, lo peor del PRI” y “Delfina. La sorpresa”. Cada nombre viene acompañado por la foto de el o la respectiva candidata.

PROCESO-2109-193x250
Proceso No. 2109

En interiores le dedican cinco textos ―tres para el PRI, uno para el PAN y otro para Morena― a la cobertura de las elecciones en el Estado de México, desplegados a lo largo y ancho de 12 páginas, lo cual corresponde al 14.2% del total de la publicación.

Algo que resulta evidente desde un inicio es la omisión absoluta del cuarto contendiente por la gubernatura, Juan Zepeda, abanderado del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Esta decisión editorial de Proceso deja claro que para ellos el ex alcalde de Nezahualcóyotl no tiene posibilidades de conquistar el cargo, su eventual victoria está descartada incluso desde antes del inicio de la campaña y por eso ni quiera merece la pena mencionarlo en la cobertura de su edición impresa. Para Proceso, la disputa está entre los otros tres.

Y es así como abren, la encomienda de cubrir al Partido Revolucionario Institucional en uno de los nueve estados de la República en que jamás ha perdido ―los otros ocho son Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Hidalgo, Campeche, Tlaxcala, Quintana Roo y Colima― recayó en tres de los reporteros estelares de Proceso: José Gil Olmos, Jenaro Villamil y Arturo Rodrígez García, además de los fotoperiodistas Eduardo Miranda y Miguel Dimayuga. Esto equivale una quinta parte de la planta de reporteros de la revista y al 40% de los fotógrafos. Así que Proceso tiene el accionar del PRI en el punto de mira de su agenda.

El Estado de México es fundamental para el partido hegemónico debido es el más poblado del país y, por ende, el que posee el padrón electoral más grande. Es el bastión del PRI ―lo ha gobernado por 48 años y desde hace medio siglo está monopolizado por una dinastía― y la cuna del grupo que actualmente gobierna la nación.

Los tres textos que versan sobre este partido son claros, categóricos y contundentes. En ellos se denuncia la “descarada” injerencia del gobierno federal en la campaña del Estado de México. Gil Olmos pone el acento en el abuso de los programas sociales ―cuyo monto asciende casi 2 mil millones de pesos― con fines electorales y las constantes giras de funcionarios federales ―más de 20 en el último trimestre― para promover el voto en favor del PRI. Se supone que en una democracia representativa el presidente debería gobernar para todos y no únicamente para quienes le sean redituables, es la acusación implícita de Proceso.

José Antonio Meade, Idelfonso Guajardo, Gerardo Ruíz Esparza, José Narro Robles, Francisco Guzmán, Arturo Montiel, Emilio Chuayffet, César Camacho, Eruviel Ávila, Rosario Robles Mikel Arriola, José Calzada, Luis Miranda e, incluso, Angélica Rivera se han paseado a sus anchas por su feudo para azuzar a los mexiquenses a que voten por su correligionario, apunta Gil Olmos.

Y además, otro aspecto importante a destacar es que, ante la negativa de hablar con Proceso por parte de Alfredo del Mazo Maza, en el reportaje únicamente se incluyen los testimonios de la oposición, es decir, de sus adversarios políticos. En este caso, Claudia Sánchez y Luis Gilberto Marrón, legisladores panistas ambos. Gil Olmos califica sin miramientos a la del Estado de México como una elección de Estado y señala que Del Mazo es miembro de una dinastía que ha acaparado el estado durante los últimos 45 años.

Jenario Villamil, el periodista oriundo de Yucatán que documentó puntualmente la campaña de Enrique Peña Nieto recuerda la triangulación financiera a la que recurrió éste a través de Grupo Monex en 2012 para coaccionar el voto a su favor y denuncia que este año se está llevando a cabo el mismo procedimiento en el Estado de México, sólo que con otro banco: Banorte. Una vez más sólo hay voz para la oposición; en esta ocasión se trata de Mario Delgado, ex secretario de Finanzas capitalino y actual senador por Morena.

En la nota elaborada por Arturo Rodríguez se denuncian las “trampas y mentiras en los ‘spots’ de la Presidencia con miras a engatusar a la audiencia y conseguir sus votos. Se hace hincapié en que muchas de las obras que se anuncian en estos videos están inconclusas o se han edificado con inconsistencias de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En su texto, Álvaro Delgado, que ha cubierto al Partido Acción Nacional (PAN) desde hace más de 12 años recalca “el estigma de la derrota” que lleva Josefina Vázquez Mota debido a su rotundo fracaso en las elecciones presidenciales del 2002, en las que quedó relegada hasta un lejano tercer lugar. Delgado arguye, mediante la autocita, que el equipo de Josefina está repleto de gente que la ha traicionado y de algunos fascistas también, como Oscar Sánchez, quien, según dice, es admirador confeso de Hitler.

Proceso deja al final de su cobertura sobre las elecciones en el Estado de México un texto muy halagüeño, esta vez escrito por una reportera, Rosalía Vergara, a partir de una entrevista con la maestra Delfina Gómez Álvarez, abanderada del Movimiento de Regeneración Nacional.

A diferencia de los cuatro textos anteriores, que son notas o reportajes de denuncia escritos desde una posición adversarial, éste es una entrevista de semblanza más bien favorable que se dedica a exaltar todos los logros de la candidata tanto en la vida académica como en el servicio público.

El título y el sumario lo exponen perfectamente, así que a continuación me permitiré reproducirlos para que el lector se cerciore por sí mismo.

Casi todo para ganar

“Pedagoga de formación, profesora de vocación, Delfina Gómez Álvarez fue la primera presidenta municipal de Texcoco y diputada federal. Ahora, como candidata de Morena, está bien posicionada en las encuestas para disputarle la gubernatura del Estado de México al PRI y al Grupo Atlacomulco el próximo 4 de junio. Consciente de que se enfrenta a un enorme poder político-empresarial, le apuesta a la dignidad de los mexiquenses y al rechazo que manifiestan hacia los políticos que durante más de nueve décadas han convertido la entidad en un reducto de la ‘mafia del poder’”.  Rosalía Vergara, “Casi todo para ganar”, en Proceso, No. 2109, p. 16.

Con esto queda claro que Proceso tiene una posición editorial y una política de comunicación bien definidas respecto a las próximas elecciones para la gubernatura del Estado de México. También podría decirse que la revista funge como un contrapeso frente a tantos medios que sostienen una posición contraria.


Fuentes:

Delgado, Álvaro, “El estigma de la derrota”, en Proceso No. 2109, 2 de abril de 2017, pp. 13-15.

Gil Olmos, José, “El PRI y su completo descaro en el Edomex”, en Proceso No. 2109, 2 de abril de 2017, pp. 6-9.

Rodríguez García, Arturo, “Trampas y mentiras en los ‘spots’ de la Presidencia”, Proceso No. 2109, 2 de abril de 2017, pp. 10-12.

Vergara, Rosalía, “Casi todo para ganar”, Proceso No. 2109, 2 de abril de 2017, pp. 16-18.

Villamil, Jenaro, “El ‘Banorgate’, en curso”, Proceso No. 2109, 2 de abril de 2017, pp. 8-9.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s