La pornografía en cuestión

Munguía Hernández Aldo Jair

La revolución digital ha traído numerosos cambios en las últimas tres décadas. La popularización de la computadora portátil y el desarrollo de la red de redes han permitido a los seres humanos del siglo XXI experimentar nuevas formas de contacto con los otros, formas de aproximarse a otras culturas, pero también maneras de apropiarse de sí mismo.

La línea por la que se ha optado es poner en cuestión la forma en la que el portal de Internet VICE trata la información inherente al sexo, a la sexualidad y, en un punto más cercano, a la pornografía.

Es momento ahora de continuar esbozando cómo los medios de comunicación permiten a los seres humanos no sólo la discusión de temas que usualmente son considerados tabúes sino de nuevas formas de apropiarse de sí mismo mediante la pornografía y el sexo, todo ello gracias al desarrollo tecnológico.

VICE ha presentado una serie de videos documentales a propósito de la industrial de la pornografía aunada a la innovación. En esta ocasión se tomará el titulado  Mobile Love Industry para analizar los mecanismos de los que internet permite echar mano en una sociedad para aproximarse a la sexualidad mediante la pornografía.

La tesis principal del documental realizado por VICE es que la inmediatez de los teléfonos móviles es su mayor atractivo pues ahora, “se tiene al mundo en la punto de los dedos”, situación que ha impactado sobre todo en los dominios del amor y el sexo.

Al menos de un tercio de las relaciones de amistad o de pareja, menciona el documental, fueron ocasionadas por un contacto virtual, a través de las redes sociodigitales. Es decir, el primer vínculo entre una pareja sentimental no es ya el contacto físico inmediato sino la comunicación a distancia.

En comparación con la propuesta de VICE, el diario francés Le monde, cuenta con una sección llamada La matinale en donde el pasado 1 de abril fue publicado el artículo « Les enfants et la pornographie: nous sommes des autruches! » El artículo versa sobre las formas en que los niños y adolescentes franceses tienen su primer su primer contacto por la pornografía, evento que ocurre antes de su primer encuentro sexual. Además, dice que “la referencia de las generaciones precedentes era el acto concreto, las imágenes recolectadas, las palabras”.  Y concreta, “el primer contacto sexual se produce frente a una pantalla”.

El planteamiento de VICE como de Le monde coinciden en que las formas de interacción, en especial, las relacionadas con la sexualidad y la pornografía tienen un cambio de paradigma: la pornografía vista en Internet es una nueva forma de apropiarse de sí, de la sexualidad, pero ¿acaso no lo es, también, una apropiación del otro?

El desarrollo tecnológico incide, de mayor o menor medida, en las formas de comportarnos y relacionarnos con los otros. El sexo implica, por sí mismo, una comunicación con el otro. ¿Cómo se conoce al otro mediante internet? Algunos objetarán que el código es el cambio significativo en la comunicación; otros, en contra, satanizarán al medio resaltando la pérdida de humanidad, de encuentros físicos. ¿No son las tecnologías formas humanas, expresiones de un deseo humano?

Caer en alguno de los polos anteriores truncaría el análisis, sin embargo, es menester decir que la relación vía Internet implica ya una forma de conducta, de actuar frente a los otros que, por ahora, nada tiene que ver con legislaciones sino de un orden implícito de convivencia, una forma de vida en sociedad que atañe igual a quien se sienta a la mesa a comer como a quien tiene relaciones sexuales.

VICE presenta un ejemplo en pro de la tecnología. Sostiene que la pornografía en internet permite tener un primer acercamiento al sexo, lejos de la timidez que el hecho podría implicar, para así evitar experiencias desagradables; además de acercar a personas físicamente lejos.

La variedad en Internet, sostiene el mismo medio, es asombrosa y permite sortear nuevas fronteras de experiencia. Ello es claro: la pornografía ha innovado constantemente, mezcla personajes de video juegos e, incluso, de elecciones estadounidenses. Empero, la cuestión persiste: la comunicación sexual, permítase el término, implica una relación ética-

URL de “Les enfants et la pornografie: nous sommes des autruches!, de Maïa Mazaurette, publicado el 1 de abril de 2017 en el sitio web del diario Le monde:

http://www.lemonde.fr/m-perso/article/2017/04/02/les-enfants-et-la-pornographie-nous-sommes-des-autruches_5104520_4497916.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s