Corrupción y Tráfico de drogas

Munguía Hernández Aldo

El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) ha sido la institución que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha encumbrado para combatir los actos de dicha índole. Sin embargo, a poco menos de una semana de la puesta en marcha del SNA, los medios de comunicación no han escatimado en señalar la falta del fiscal anticorrupción.

La propia presidenta del Comité de Participación Ciudadana (CPC),Jacqueline Peschard ha escrito un artículo en el que señala uno de los puntos deficientes del sistema anticorrupción. Intitula “Anticorrupción y federalismo” en el diario El Universal,  Peschard señala la deficiencia de los Sistemas Locales Anticorrupción, cuestión de vital importancia pues éstos permitirán o, mejor dicho, deberían posibilitar la investigación y punición de actos corruptos en los estados mexicanos.

En un texto anterior ya se habían señalado las deficiencias de los estados y la existencia del llamado “Semáforo anticorrupción”. La cuestión no es la ya sabida falta de coordinación e iniciativa legislativa en cada uno de los estados sino en el sentir de Peschard, su posición como pieza clave en el SNA a falta del fiscal. La crítica también toca la forma de gobierno:  el federalismo. ¿Es prudente emular las leyes federales a cada uno de los estados? ¿Las. diferencias poblacionales , económicas son factores considerados por las leyes estatales en su obligación de asemejarse a las federales?

Y, a propósito de fiscales, el pasado 30 de marzo fue aprehendido en Estados Unidos el fiscal de Nayarit (uno de los tres estados con legislación anticorrupción satisfactoria), Edgar Veytia, a quien se le imputan cargos por narcotráfico. ¿Cómo podrá el SNA luchar contra los actos de corrupción que implican la participación de funcionarios públicos con grupos delincuenciales dedicados a la venta, por ejemplo, de drogas ilegalizadas?

 

Famoso por la mano dura con la que trabajaba, Veytia ha sido catalogado como uno de los responsables del extendimiento del denominado Cártel Jalisco Nueva Generación en Nayarit. En “El fiscal tóxico”,  columna de Héctor de Mauleón, es señalado que Veytia no puede ser el único implicado en actos corruptos que han permitido a grupos armados relacionados con la venta de estupefacientes , en concreto el CJNG, la apropiación del territorio nayarit.

Si Veytia cometió actos corruptos y permitió la ocupación de un grupo criminal en un estado, además de maquillar las cifras de incidencia criminal, hecho del cual el propio presidente mexicano se congratulaba, ¿cuál será el papel del SNA en los casos que no sólo involucran el robo al erario sino la permisiva actitud de un encargado de la procuración de la justicia a la delincuencia organizada? Otra arista de las buenas intenciones del SNA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s