Cultura Superficial

Por Eric Ramírez.

La sección de cultura es por si sola la que más huecos genera en los medios de comunicación tanto escritos como audiovisuales. No es que este desatendida, me queda claro que muchos reporteros cubren todos y cada uno de los cientos de eventos existentes en la Ciudad de México a diario. Somos la ciudad con más museos en el mundo, a la vez que el precio es mucho menor que en otros países, La cultura no es un hecho mínimo, es uno descuidado.

Los diarios de circulación nacional se dedican a dar reseñas de libros y eventos habidos dentro de la capital, o bien, exponer uno que otro caso de corrupción dentro del sistema cultural del país. Sobre todo, en esta sección es donde más apoyo o ataque político existe, pues el medio guiara la crítica con un fin más editorial.

Hace unas semanas, por medio de una entrada en este blog, fue comparada la forma en que distintos medios trataban la información (Aquí ) acerca del plan de trabajo que presento la Secretaría de Cultura (SE) liderada por María Cristina García Cepeda, además de la entrega de la iniciativa de la ley de cultura a la XXXVIII Legislatura para solicitar la aprobación.

Esa noticia doble fue sin duda, una que acaparo todos los medios y dio un margen amplio y precisó en el que es fácil comparar y analizar cómo tratan los medios este tipo de cuestiones. En el ejemplo y en la entrada que siguió, el periódico Excélsior y La Jornada fueron los más críticos en cuanto a la información tocada. Muchas veces incluían apartados donde profundizaban en el problema que las decisiones tomadas por la SE. Otras veces en columnas se reflejaba este aspecto.

Esa, por ejemplo, fue una semana con mucha información, pues alrededor de estas decisiones y presentación de la ley, había muchas especulaciones que eran nota en distintos medios: desde supuestos avances que tenían de la ley de cultura, hasta seguimientos y problemas con respecto a actividades culturales en el país. Pero esta semana, sin ese sustento, simplemente la sección cultural ha sido nuevamente relegada a la parte trasera (en algunos diarios como El Universal) de los espectáculos.

Y es aquí donde la pregunta vuelve: ¿Por qué la sección de cultura es tan limitada en notas y contenido?, ¿No vende o no interesa? Ejemplos como el de esta semana ha habido muchos, pues ni siquiera el boletín de prensa emitidos por la página oficial de la secretaría, son (como coloquialmente se le dice) volteados y publicados en os diarios.

También hay que decir que no diario suceden eventos de tal magnitud como la presentación de una ley, sin embargo, esto no es impedimento para que en otras secciones atasquen las planas de información y opinión de distintos expertos que dan un panorama del mundo actual. Siempre se consigue la nota.

A la gente si le interesa la cultura, sólo hay que ver páginas en Facebook como Cultura Colectiva tienen alrededor de cien mil reproducciones por video. O también como es que la SE busca acercarse a las personas por medio de sus propias cuentas en redes sociales. Las Stories son su principal arma y el medio de comunicación directa con el usuario, con las personas.

Sin embargo, este también es un problema, pues no dan a la gente información que necesite, sólo videos al estilo de cualquier persona en donde muestran ensayos, presentaciones, conferencias y demás. No hay un intermediario que busque la nota en esto, sólo un canal de comunicación directo en donde el emisor original elige que puede ver y que no puede ver la gente. Es aquí donde el periódico, las noticias en radio y televisión y hasta los periódicos en línea y blogs, deberían entrar, pero no siempre lo hacen.

Tampoco quiere decir que las páginas que hacen videos en Facebook, tengan toda la información en sus manos, que sean los más serios, que no lo sean o que sean el medio a seguir. Solamente son consecuencia de una sociedad que busca información superficial, fácil de digerir y donde no haya una rápida reproducción. Esto lo explica Nicholas Carr en su libro superficiales.

El libro de Carr, explica cómo es que los adelantos tecnológicos han en cierta medida entorpecido la manera en la que nos concentramos y en la que analizamos. Con medios como internet, la capacidad de concentración disminuye debido a una constante necesidad de retroalimentar información y de absorber de manera breve los contenidos de la red. Todo esto funciona porque mientras más cortos son los contenidos, más fácil de ver son, aunque al usuario se le olvide lo que vio casi al instante. Son canales de información inmediata en donde el usuario pierde concentración, pero gana en selección de información y rapidez para encontrarla, explica el autor.

De esta forma lo hace Cultura Colectiva, pero no los medios tradicionales. Y no deben de hacerlo, pues su lugar dentro del colectivo imaginario es uno más serio y en donde su público los busca para profundizar en la información o tener una fuente confiable y respaldada por algo tan sencillo como redactores, investigadores, periodistas y un edificio que funciona más de forma simbólica y representa poder y seriedad.

Por otro lado, vuelvo al punto, los medios deberían de buscar la forma de cubrir esta sección, no sólo con algunas notas de vez en cuando, sino con una forma original hasta de traspasar los comunicados de prensa. Hoy, por hoy la sección toma un rol de patio trasero de los espectáculos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s