¿Dar a conocer información rompe la privacidad?

Por Johan Corona Trejo

 

Una nota de Milenio del 09 de abril del presente año, señalaba las acusaciones a Google por pagarle menos a las mujeres. En el texto se muestran datos que complementan esta información, como el hecho de que el 19 por ciento de “empleos tecnológicos”, los ocupan mujeres.

Este trabajo fue externado por la directora general del Departamento de Trabajo, Janette Wipper, en declaraciones recabadas por The Guardian (Señala la nota).

Asimismo esta investigación solicitaba en enero, que Google “acatara una auditoría” en torno a los documentos sobre la paga de sus empleados; la empresa no aceptó.

Aunado a la información principal de la nota, Google expresó en un comunicado que no había “brecha salarial por cuestiones de género”.

La información presentada en el texto de Milenio es muy balanceada y completa. Primeramente parte de las acusaciones ante Google; después el comunicado de la propia compañía. Más adelante muestra datos como la poca participación en puestos tecnológicos de Google para dar a conocer otro punto de vista de la situación que complementa.

Posteriormente retoma a investigación y contextualiza lo que ocurrió a inicios de año. Aparece la respuesta de Google. Después de hablar de este caso concreto, amplía y aborda el ejemplo a algo más general. Retoma los casos de otras compañías, las cuales tienen en común el externar casos sobre acoso sexual y asuntos raciales; pero queda pendiente lo relacionado a la paga de sus trabajadores.

Gérard Wajcman en El Ojo Absoluto aborda inicialmente la importancia de lo visible. A primera instancia parece algo muy amplio; sin embargo, lo explica gradualmente. Parte de la hipermodernidad.

Un elemento importante y que puede ayudar en esta noticia es la visibilidad en torno a la información; tanto la mostrada por nosotros como a la que se tiene acceso.

Lo importante en este punto es pensar. Si Google brindara información sobre los pagos de sus empleados, ¿en qué momento puede ser entrar en la privacidad de ellos y en cual dar a conocer que no hay irregularidades?

Es en estos casos donde toma mayor relevancia la información; nuevamente lo visible, abrir los ojos. Conocer lo que está sucediendo. O, como señalan las páginas iniciales del libro cuando habla de la opción de mantener los ojos cerrados. “También podemos querer abrirlos. ¿Qué ganamos con eso? Un poco de inteligencia y, entonces, la posibilidad de orientarnos algo mejor en este mundo, es decir, ser un poco menos juguetes suyos. Lo que ganamos, finalmente es algo de libertad”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s