De crónicas y ensayos. La veracidad ante todo, pero sin dejar de opinar

Por: Jacqueline Ponce León

Anfibia no es un medio común. No se limita a solo dar meramente las noticias más destacadas alrededor del globo, sino que profundiza y va más allá. No se trata de solo informar lo que está sucediendo, sino también adentrarse en el contexto de cada hecho, así como descubrir historias que puedan dar mayor referencia al lector de lo que acontece en tal o cual región, que agentes, ya sea, políticos, sociales, culturales o económicos, están presentes dentro del mismo, además de visualizar posibles soluciones a un conflicto, sin caer en los discursos comunes de los medios, que muchas veces caen en lo utópico y absurdo.

La oferta periodística de este medio en línea consta de dos géneros, la crónica y el ensayo, el primero de índole más narrativo-descriptiva; por su parte, la segunda apela a la persuasión a través de la estructuración de argumentos que emanan de una postura ideológica definida, en la cual se emiten opiniones sólidas que buscan crear una estructura de pensamiento en un sector poblacional, muchas veces específico. En el caso de este medio, se apela a la conciencia crítica, presente en gran medida a los intelectuales y estudiantes universitarios. Es regida por la Universidad de San Martín en Argentina.

La revista basa su propuesta editorial en temas de índole sociocultural y político. El espectro es amplio, pues no se queda en el análisis de los pronunciamientos de algún miembro del poder político o en la cobertura de eventos oficiales, sino que a partir de los mismos, da pie a coyunturas sociales, dando cuenta no tan solo de la repercusión que podrá tener un fenómeno, sino indagando en el núcleo mismo de una sociedad las consecuencias de este. Citemos el ejemplo de un tema recientemente publicado: el proteccionismo estadounidense.

Tras la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos de América, el sector industrial del centro-norte del país garantizó que decenas de empresas de toda índole se quedarán y no migrarán a México, en donde buscaban generar mayores utilidades a partir de la mano de obra barata que supone el trabajador mexicano. El análisis de parte de la periodista Paula Lugones es magnífico, pues desglosa el problema, haciendo justicia a ambos bandos involucrados, pues por una parte, da cuenta de testimonios de trabajadores blancos que pudieron ser afectados si las empresas se iban de territorio estadounidense, aunque por el otro lado, las familias mexicanas de este lado del charco, que perdieron una gran oportunidad de empleo.

La estructura de las crónicas elaboradas para este medio es similar. Las primeras oraciones dan referencia contextual al título. Este recurso es primordial para lograr la captación de público y con ello que se interese no solo por el trabajo que ha comenzado a leer, sino también por la temática que aborda el mismo y busque ampliar su conocimiento en el mismo. Posteriormente se refieren datos cualitativos y también cifras precisas que refuercen la veracidad y den mayor precisión de la narración que se presenta. El cuerpo de las mismas se nutre de entrevistas y sondeos para dar mayor color a los sucesos que se van contando. Las conclusiones suelen ser de corte plenamente opilativo del periodista que las elabora, siendo evidente la crítica en las mismas. El lenguaje que se emplea es coloquial.

Por su parte, cuando se trata de ensayos, la complejidad es un poco mayor, sin embargo, los reporteros manifiestan una enorme capacidad de interpretación, síntesis y por supuesto, entendimiento en las palabras que plasman, por lo que los párrafos se dejan leer de manera sencilla pero enriquecedora para quien se nutre de ellos. La introducción suele componerse de balazos, extractos breves que resumen el tema a tratar o bien el agente detonador de la investigación que decantó en el texto presentado. El contenido maneja una estructura de subtemas que se desglosan en no más de tres o cuatro párrafos, en los cuales se alternan tesis, argumentos y ejemplos. Las conclusiones retoman las premisas base del texto y se enlazan unas con otras para formar una tesis final.

En cuanto al manejo ideológico de la información que presenta, Anfibia logra algo que parecería casi imposible en el periodismo actual, la capacidad de no emitir juicios valorativos y dar cuenta de información de pertinencia social sin buscar desviar las creencias o esquemas ideológicos de los lectores. El enfoque es crítico, pero no sesgado. En pocas palabras, tenemos ante nosotros un medio de mucha calidad y que debería ser retomado por estudiantes universitarios para informarse del acontecer cotidiano en nuestro contexto latinoamericano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s