Anfibia como nuevo periodismo

Por: Jacqueline Ponce León

Durante mucho tiempo, los medios de comunicación han sido instituciones que se naturalizaron con las nociones como verdad, actualidad y veracidad. Gran parte de la población, asumo como productores de verdad a los medios que operan en nuestra sociedad. Si entendemos a la verdad como un producto es intentar divisar el tratamiento de la información que se ha mantenido durante varios años.

Pero ¿qué significados conllevan todas estas ideas ligadas a la verdad en la prensa y cómo fueron evolucionando a lo largo de las diferentes etapas de la historia del periodismo? El nuevo periodismo es una ruptura del periodismo tradicional. Una forma distinta de hacerle frente a los hechos, de construir y narrar los acontecimientos.

Particularmente, Anfibia es una revista que maneja los temas de manera distinta, ya que se enfoca en la crónica y ensayo. En términos de Verón, entender el tiempo del auge que tienen las sociedades mediáticas, es necesario comprender a la realidad social, ya que los medios de comunicación suelen ser los mediadores entre los hechos y los ciudadanos.

Actualmente, se entiende al nuevo periodismo como género. Anfibia está muy consciente de ello y lo refleja en los análisis de calidad que hace. Para una mejor definición de nuevo periodismo nos remitimos a Bajtín, quien asegura: “Cada esfera del uso de la lengua elabora sus tipos relativamente estables de enunciados, a los que denominamos géneros discursivos”.

Añade: “Los enunciados y los géneros discursivos son correas de transmisión entre la historia de la sociedad y la historia de la lengua. Donde existe un estilo, existe un género. La transición de un estilo, de un género a otro, no sólo cambia la entonación del estilo, sino que destruye o renueva el género mismo”.

Anfibia es un ejemplo del nuevo periodismo, ya que le da un lugar al sujeto en la construcción de un discurso informativo. Además, cuenta con una selección y tratamiento muy temático. Incluye fuentes, pero las va intercalando a lo largo de los textos y todos contienen algún elemento de actualidad. La revista se presenta como una propuesta alternativa, ya que no se encasilla dentro de los discursos periodísticos tradicionales.

Anfibia no responde a los criterios de una rutina informativa de la prensa del día al día. Sin embargo, tampoco lo hace con respecto a los principios de actualización de los periódicos semanales, mensuales o bimestrales. Presenta contenidos irregulares, es decir, no se repiten en iguales periodos de tiempo. En pocas palabras, su criterio para actualizarse es: todo lo que se publica no presenta una marca de registro claramente identificable para el análisis.

Quizá, sea intencional el subir contenidos con una periodicidad no muy establecida, lo cual podría lograr que Anfibia se convierta en una marca visible para que los lectores comprendan que la diferencia es un contrato de lectura donde se reconstruye la actualidad periodística, pero de una manera distinta.

Anfibia tiene interacción con sus lectores, ya que en la portada presenta cinco posibles pestañas para seleccionar, los cuales son los centrales en ese momento. Van rotando en la página de inicio para que el lector pueda ver la imagen y pequeño titular de qué trata el texto. La revista ya está inmersa en la era digital.

En cuanto a la propuesta editorial, en su propio sitio web, Anfibia se presenta como “una revista digital de crónica y relatos de no ficción”, lo cual indica que ambas características pertenecen al nuevo periodismo. Además “se propone desmalezar algunas zonas de la realidad argentina e internacional, con especial énfasis en América Latina, y ofrece un viaje literario con el mayor rigor periodístico e investigativo, desde los nuevos relatos de la contemporaneidad”.

En conclusión, la revista Anfibia se inscribe dentro del nuevo periodismo, un género que desde los 60 en Argentina y Estados Unidos generó diversos espacios alternativos a la prensa tradicional y masiva. La publicación salió al mercado en 2012 y define su nombre con una propuesta editorial muy clara, pero también estética: “el cruce de los discursos del periodismo hacia las fronteras académicas y de los discursos de la teoría y el análisis hacia las nuevas narrativas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s