La postura de Sin Embargo ante el caso de Lesvy

Por: Berenice Santos

El caso de Lesvy fue abordado por los medios, haciendo énfasis en la función referencial (que definió Roman Jakobson, como:aquello de que se habla), todos trataron de explicar de lo que se estaba hablando, todos lo hicieron diferente.  La inmediatez de los medios corre el riesgo de crear noticias con presuposiciones, mismas que según Olivier Reboul explica: “el presupuesto es un elemento que no está afirmado por el enunciado, pero que es preciso admitir para que el enunciado tenga algún sentido”. Así algunos medios es su notas informativas, escribieron presuposiciones para explicar el caso de Lesvy, aquí algunos ejemplos.

  • Excélsior:

    Se trata de una joven, de 22 años de edad, quien trabajaba como mesera y quien según algunos testigos de identidad tenía problemas de alcoholismo y drogadicción… Hasta el momento no se ha determinado si la joven fue asesinada o se suicidó, aunque, de manera preliminar los trabajos de los peritos advierten que podría tratarse de un suicidio ya que el cuerpo no presenta ninguna huella de pelea ni tiene golpes el algún lugar. La joven no es estudiante de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)”.

Con este texto, el medio está presuponiendo: – estaba alcoholizada y drogada, por lo tanto se suicidó.  (El dato de que no estudiaba en la UNAM, es algo que sobra en la referencia, para entender de lo que se está hablando).

  • El Universal:

    “La víctima tenía 22 años y no era estudiante de la UNAM”

Con esa frase se pueden presuponer: 1) no fue un suicidio, ya que se menciona la palabra víctima; 2) no tenía nada que hacer en la UNAM, porque no estudiaba ahí.  En ambos medios se recalca que no estudiaba en la Universidad, por lo tanto ese presupuesto puede tener como trasfondo  la  afirmación – no estudiaba ahí, por lo tanto,  la institución no se debe hacer cargo del caso.

  • Sin Embargo:

    Ayer, alrededor de las 7:00 horas, entre la Facultad de Química y el Instituto de Ingeniería, fue hallado el cuerpo sin vida de la joven; al parecer fue ahorcada con un cable de un teléfono público.  De acuerdo con su testimonio, ella frecuentaba las instalaciones de la Universidad porque se dedicaba a pasear perros para obtener dinero para vivir”.

Aquí la presuposición es la asesinaron, que por las condiciones pudo ser un feminicidio y explica las razones porque estaba en la UNAM (en comparación de los otros medios nunca menciona el alcoholismo, o la drogadicción).

Como afirma Olivier Reboul, cuando se presupone, las opciones de respuesta son limitadas. En este caso se estigmatizo a Lesvy, y los receptores tenía la opción incluso de justificar su muerte, por presuponer que estaba alcoholizada y por lo tanto “se lo buscó”. Pero el medio Sin Embargo, redujo a informar cosas puntuales del caso.

Ante este manejo de los medios  y las declaraciones  de la PGJ, las personas se indignaron en especial las mujeres. Porque todo el discurso se basó en eufemismos “cuerpo inerte”, en vez de mujer asesinada, víctima de feminicidio. Y en presunciones “ella bebía alcohol (por lo tanto era alcohólica, ella se drogaba (por lo tanto era drogadicta), no estudiaba en la UNAM (por lo tanto, no tenía una vida productiva, o peor aún la institución no tiene que hacer nada del caso”. Con ese manejo del discurso,  se alteró el manejo del referente y se culpabilizo a la víctima de su propia muerte, cuando lo importante era exigir acciones para la investigación del caso, acciones inmediatas de seguridad.

Estas acciones no pasan por desapercibidas por Sin Embargo, y en la sección de opinión queda claro, en el texto Si me matan, no lo sabíamosde Peniley Ramírez Fernández  se cuestiona el tratamiento que se le da a las víctimas en la notas,  mismas en las que se hacen presuposiciones para justificar los asesinatos y feminicidios. Parte del fragmento:

“No sabíamos su nombre, Lesvy Berlín, hasta que ellos la nombraron. No sabíamos que había dejado la escuela, que tenía un novio, que discutió con él, que bebía, que tomaba drogas (si de veras lo hacía) en la Universidad Nacional Autónoma de México. Y no teníamos por qué saberlo….

Cuando el cuerpo de Lesvy Berlín Osorio fue encontrado en la UNAM, la autoridad demoró pocas horas para contarnos los detalles que no sabíamos, ni debíamos saber, sobre su vida, y muchas horas más para reconocer que estos detalles no eran centrales para la investigación, que no debían ser revelados y que constituían una segunda victimización para la joven.”

Por su parte, Sanjuana Martínez, en el texto Me llamo Lesby Berlín, pone en la mesa una discusión muy importante que tiene que ver con la ideología “machista” de los funcionarias, misma que fue revelada por el discurso utilizado en twits, en el que alteraron el referente, haciendo énfasis añadido en culpabilizar a Lesvy  de  su muerte y no en la acciones que debían ejercer. Pero lo preocupante es que “ellos” son los que tienen la responsabilidad de generar políticas públicas para atender el terrible problema, para que en el discurso no se tenga que distinguir entre la dicotomía “ellos los machistas” contra “nosotras”.

Finalmente el medio Sin Embargo,  es muestra de cómo hacer periodismo sin tener que  recurrir a los discurso que estigmatizan a la víctima, en el texto La vida de Lesvy Berlín, asesinada en CU, hace aún más estúpidos y ofensivos los tuits de PGJ-CdMx se narra la vida de Lesvy, como una mujer que tenia sueños, que es querida, y la preocupación de sus familiares ante su desaparición. Describen a Lesvy como lo que era una mujer que bajo ninguna circunstancia merecía ser asesinada, y mucho menos estigmatizada después de su muerte.

Anuncios

Un comentario sobre “La postura de Sin Embargo ante el caso de Lesvy

  1. Hola:
    El análisis realizado está muy bien sustentado. Presentar los diversos tratamientos discursivos en torno a la muerte de Lesvy Berlín Osorio es sintomático de la forma en que los medios de comunicación tienden a criminalizar a una víctima: lo más fácil es dotarle de características que oculten el verdadero meollo.
    La postura del diario “Sin embargo” se presenta de forma particular porque, una de las periodistas del medio, conoció a Lesvy (ver la nota en http://www.sinembargo.mx/05-05-2017/3209811), el tratamiento de la información es distinto, pero se sigue perdiendo el punto primordial: ¿cuál es la causa de la muerte de Osorio?

    Asimismo, habría que ver cómo los medios son parte del desorden de la procuración de justicia, de cómo dejan ver la incompetencia de las autoridades encargadas de las investigaciones porque ¿de dónde han obtenido la información los medios sobre las heridas que presenta el cuerpo de Lesvy?

    Munguía Hernández Aldo Jair

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s