Cine y televisión en México

Por: Jacqueline Ponce León

Estimados lectores, como pudieron percatarse a lo largo de mis entradas mi tema para analizar fue la producción de cine y televisión en México. Una de mis inquietudes respecto al tema era saber que panorama se vive en nuestro país, por lo que mi pregunta de análisis fue: “¿Cuál ha sido la evolución e impacto del cine y la televisión?”.

Con los análisis, me percaté que hay quienes aseguran un fin para la televisión y sus contenidos ante la oferta de servicios de streaming, tales con Netflix. Sin embargo, del otro lado de la moneda podemos hacer una comparación con los libros, el negocio no muere. Con ayuda del internet, evoluciona. Es así como Televisa decidió apostarle a crear una plataforma, Blim, para que le hiciera la competencia a Netflix.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales en Radio, Televisión e Internet aplicada en octubre y noviembre del 2015. El 26% de los encuestados declaró consumir contenidos audiovisuales por internet, YouTube obtuvo el 92% y desplazó a Neftlix en segundo lugar con un 20%. Según esa misma encuesta, poco más de la mitad de la población cuenta con señal de televisión abierta, por lo que los canales abiertos son vistos por cerca del 81% de la población. Los géneros preferidos son los noticiarios, telenovelas y películas.

La televisión tiene dos retos principales: inyectar una buena suma de dinero en contenido de calidad para conquistas nuevos públicos, así como aprovechar nuevos canales y propuestas que se presenten. Lo cierto es que las nuevas audiencias, menores a los 40 años, suelen ser redituables para la publicidad, ya que tienen hábitos muy distintos al resto de la población.

Un punto muy importante era el contenido, ya que es clave para que una persona se detenga a ver un programa. Actualmente, la apuesta es darle la vuelta. Se aprovechan los diversos contenidos que existen y hay mucha competencia. Por otro lado, también existen plataformas para los que no tienen muchos recursos.

Hace unos meses surgieron nuevos canales y cadenas de televisión para que México pudiera tener diversos programas para elegir. “La oferta de contenidos televisivos será el factor que detone el éxito de las nuevas cadenas de televisión. Más aún si es liderada por jugadores que tengan algún tipo de participación en el mercado de telecomunicaciones”, declaró Jorge Fernando Negrete, director de Mediatelecom Policy and Law.

Si se abren las puertas a la industria televisiva, también habrá posibilidad de tener nuevos jugadores y anunciantes. Además, crecerán las expectativas que México tiene sobre su industria, es decir, que se expanda más. Por otro lado, está la industria cinematográfica, la cual en 2015 rompió el récord de producción en su historia, ya que alcanzó la cifra de 140 películas producidas en un año. Superó las 135 producciones de 1958 y las 130, de 2014.

produccion-audiovisual-1

Sin embargo, en 2017, el panorama no es muy alentador debido a que en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal del 2017, los recortes directos a las instituciones está siendo un golpe para el cine nacional. Por ejemplo, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) tiene un recorte del 77%, los Estudios Churubusco 41%, el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) el 26%, el Festival Internacional de Cine de Morelia el 38% y la gira de documentales Ambulante el 65%.

Sin duda, en los últimos años en nuestro país, el cine se ha convertido en un tema de interés para muchos. Los directores, productores, actores, guionistas, fotógrafos y distribuidores son piezas clave en el proceso creativo y explotación de una película. Además, ellos tienen una visión muy particular para saber qué historias contar. Lo cierto es que las películas comunes y corrientes no tendrán el mismo impacto que las cintas mainstream, ya que éstas últimas son un tanto comerciales y ya tienen fórmulas establecidas que potenciarán las ventas.

El cine ha evolucionado desde un ídolo como Pedro Infante, el cual sigue estando vigente dentro de la sociedad aunque ya no esté en vida. Gracias a las películas se construyen identidades y estereotipos, algunos se ven reflejados en cintas más actuales. Por ejemplo, en Cómo ser un latin lover se estereotípica al hombre como un mujeriego y un todas mías. Gran parte de los insights, es decir, de las situaciones con las que nos identificamos, provienen de todas las experiencias que tenemos y vinculamos con lo consumido a través de los medios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s