La verdadera lucha LGBT

 

Por Ana Añorve Vidal

Hace apenas unas cuantas semanas, la plataforma digital Netflix retiraba de su catálogo la película Pink (2016) dirigida por Paco del Toro, luego de las constantes críticas y presiones hacia el sitio en torno a la naturaleza homofóbica del mensaje de la cinta, contrario a los principios incluyentes de los que se jactaba Netflix. El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) celebró el hecho, pero a ello se aunaron un mar de debates sobre la libertad de expresión y la censura.
El rechazo por parte del colectivo LGBT hacia este filme fue contundente, puesto que estigmatizaba y reforzaba los estereotipos más frecuentes sobre esta comunidad, consideraba a la homosexualidad misma como algo “curable” y desaprobaba la idea del matrimonio igualitario además de las adopciones por personas pertenecientes a esta comunidad.
Pink, con una fuerte carga religiosa, no logró ser líder en taquilla -ni mucho menos- y fue quitada rápidamente de varias salas de Cinemex (Cinépolis se rehusó a exhibirla en función de lo políticamente correcto) por la poca asistencia a las proyecciones además de las protestas alrededor de la controvertida película.
A pesar de que los grupos pro LGBT lograron ejercer una gran presión sobre estas empresas para impedir su difusión, es innegable el hecho de que en México persiste una casi inherente homofobia (lgbtfobia), arista del machismo predominante en la nación, razón por la cual también hubo un gran apoyo hacia el proyecto de Paco del Toro, motivo por igual de la creación del Frente Nacional por la Familia; causa por la cual hay varios detractores de las ideas y de lo que busca el LGBT como comunidad civil.
¿Por qué para un grupo es tan cuestionable el hecho de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, mientras que para los “otros” es hasta impensable no contar con ese derecho, en especial en la actualidad? Es ahí cuando la cuestión es más compleja; esta contraposición por sí misma conlleva adentrarse en el terreno hostil de la ideología.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s