Reivindiquemos los estragos

Por Luna Ruiz S. Eduardo

La violencia a causa del narcotráfico se ha incrementado en los últimos días esto tras las detenciones de los diversos personajes inmersos en el narco. Guillermo Valdés Castellanos, miembro del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, mencionó por medio del periódico Excélsior que en los último once años se han dado el surgimiento de 280 bandas criminales en México. En un principio la cuestión del narcotráfico y la violencia que emana se encontraba bajo el mando del Cártel de Jalisco y el Cártel del Pacífico pero ahora ya los nuevos grupos criminales no sólo se han ocupado del narcotráfico sino que se han atribuido la trata de personas, extorsiones, secuestros e inclusive el robo de combustible.

     El gobierno ha buscado una solución y ha sido la contratación de policías mismos que serán utilizados como la principal herramienta del Estado. Lo que el gobierno está efectuando en beneficio del Estado es la censura por medio de regulaciones en las cuales exista el beneficio de la ciudadanía. Tras los diversos enfrentamientos, los 20 homicidios dolosos y las pérdidas económicas por 380 millones de pesos se han encontrado el modus operandi de los grupos criminales, esto principalmente en el estado Tamaulipas (mismo que se encuentra fichado por los medios de comunicación como el estado preponderante del narcotráfico).

     Las medidas que se hicieron es una sectorización en la cual cada una de las fuerzas de defensa del estado resguardan una zona del estado de Tamaulipas; todo esto debido a que se encontró la existencia de taxis piratas en los cuales se efectuaba una distribución de la droga, pero lo que intrigó y afecto al sistema de transporte fue el desvío de los recursos financieros. Es decir que los taxis piratas dejaban una enorme pérdida para los trabajadores del sistema de transporte colectivo, motivo por el cual también decidieron unirse a la regulación.

     Esta sectorización del estado se efectúa en cuatro zonas en donde cada una es vigilada y resguardada por la SEDENA, SEMAR, Policía Federal y la Policía Estatal. También se han llevado el cierre de casinos y de giros negros. El discurso del gobierno del estado está fundamentando en el sintagma de devolver las cuestiones de seguridad a la población; lo considero como un sintagma debido a que en la vida política ya es una cuestión de promesa que se hace con la ciudadanía, promesa que realizan los políticos y se puede o no llegar a cumplir. Es sintagma porque se recurre a él en la mayoría de los políticos pero ya es visto sólo como un promesa, como un acto perlocutivo ya que se habla con el propósito de tranquilizar o de dar un resultado al exterior a partir de su enunciación.

     Se tranquiliza a la ciudadanía con la finalidad de hacer que regresen a sus actividades normales y se retome de nueva cuenta fuerza y fe en el gobierno, esto es lo que se ha dicho en los medios de comunicación y en la política. ¿Pero en verdad el efecto es ese?, considero que la finalidad de hacer un retorno a una vida productiva es para reivindicar los daños económicos que ha dejado el narcotráfico y su violencia; si la población regresa y produce economía las pérdidas económicas (anteriormente mencionadas) serán mínimas y no sólo recobrar la fe y las actividades laborales. Además de la reivindicación de la economía se hará la de imagen del estado de Tamaulipas, se verá por medio de la actividad como un estado tranquilo y seguro y ya no visto como el estado inseguro que se ha estado manejando en los medios de comunicación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s