EL PAÍS: baluarte de las libertades democráticas

Márquez Chora Xareni

EL PAÍS, periódico fundado en 1976 en España, en la actualidad busca posicionarse como uno de los referentes internacionales del periodismo y de la información, pero además se anuncia como un medio que vela por las libertades democráticas de sus lectores, es decir, que EL PAÍS, según lo planteado por ellos mismos, promueve que los individuos elijan de entre las opciones que se le presenten, la que más lo convenza, eso sin intervención de instituciones o personas que puedan manipular dicha decisión.

De esta capacidad de autogobernarse o autodeterminarse, devienen libertades específicas como la de pensamiento, expresión, asociación, reunión, tránsito, empleo y religión. Lo anterior se tomó coma el parámetro ideológico para interpretar las lecturas que el diario realiza de los acontecimientos, pues los preceptos señalados son los que determinan la forma de referirse a una referente, así como el sentido del cual se dota para que los receptores lo aprehendan.

Para determinar si efectivamente el periódico sigue esa política de comunicación, se planteó hacer un seguimiento de la forma en la cual se presenta los acontecimientos relacionados con la coyuntura del proceso separatista entre España y Cataluña, esto con motivo del anuncio de la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon quien en marzo de este año informó que Escocia buscará mantenerse en la Unión Europea (EU) a pesar del Brexit.

Después de la constante revisión enfocada al caso de Cataluña, se encontró que EL PAÍS, es un medio anti separatista, pues no sólo reprueba las acciones que los partidos separatistas han llevado a cabo en pro del referéndum para de constatar que los catalanes están a favor de la desconexión,   sino que también encuentra risible la actitud anti EU en el caso de Escocia.

El PAÍS tiene una sección dedicada al proceso de desconexión, nombrada: El desafío secesionista de Cataluña, en donde  a diario se publican notas informativas sobre el tema, en éstas la jerarquización de la información da indicios de la forma particular en la que el periódico interpreta los eventos, pues las notas adquieren su cualidad de noticia debido al énfasis que se pone en las discusiones y las violaciones a la ley que cometen los partidarios de la separación.

No obstante, el medio en cuestión no se detiene en reportar sobre los conflictos internos por los que atraviesan los partidos catalanes, ni en dar la nota sobre las conferencias de prensa a las que convoca la Generalitat, el órgano que gestiona todos los asuntos relacionados con la gobernabilidad de Cataluña; sino que además de inscribir en su contenido diario este tipo de información, la significan con su perspectiva a través de los editoriales, en donde en múltiples ocasiones los editorialistas de la edición de España, se pronuncian con la intención de imponer su punto de vista, pues desde una perspectiva teórica, esa es la función del editorial.

Además de que los colaboradores de la sección de opinión también contribuyen a sustentar la posición del medio, pues cada uno de los artículos de opinión reprueba el modo en cual se ha buscado la independencia, pues si no es por medio de consultas legalmente tildadas como ilegales, es con solicitudes de diálogo que después se transforman en discusiones en las que se exige que el Gobierno Central actúe como la Generalitat dispuso.

Pero para no atribuir los resultados de los análisis a una lectura individual de la que si bien, como mensiona Van Dijk, de ella se puede identificar el sentido del texto, pues el significado no se encuentra intrínseco en las palabras empleadas, sino que se halla en la interpretación que los lectores de dan.

Entonces, cabe mencionar que las notas y los artículos que pertenecen a la sección referida, son de los que más comentarios registran y en estos se advirtió que los lectores catalanes y españoles se identifican y aprueban la posición de EL PAÍS. Pero como medida para probar que ellos están en lo correcto, mandaron levantar una encuesta entre la población española y catalana en la que los resultados apuntaron a que efectivamente, no son la mayoría de pobladores los que están de acuerdo con independizarse de España.

La tendencia de EL PAÍS se evidenció. Cada uno de sus textos comprueban que rechazan a la Generalitat más que al referéndum y al separatismo, pues las acciones del gobierno catalán van en contra de las libertades democráticas, ya que los partidos e incluso las campañas orquestadas por los independentistas, buscan sumar adeptos, no obstante, se podría pensar lo mismo de este medio, pues ¿por qué se ha tomado tantas molestias en interpretar y demostrar que los separatistas están en un error por querer cambiar el orden establecido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s