¿Es homicidio o sólo protestas?

Por Luna Ruiz S. Eduardo

La línea que se ha manejado en las entradas al respecto con este noticiero se han enfocado en las cuestiones de la política, en especial con los candidatos hacia el próximo gobierno del Estado de México; pero en esta semana un acontecimiento se dio y es importante en la vida del ejercicio periodístico de cada día, el derecho a la libertad de expresión y la difusión de las ideas. Me refiero a la muerte del periodista Javier Valdez, quien fue asesinado en Culiacán, Sinaloa.

    El análisis de hoy no deja de la lado las cuestiones de la política mexicana, misma que tiene una serie de influencias en la sociedad; pero considero que hablar de este hecho es algo que debe ser de interés y de análisis para los mismos periodistas, medios de comunicación y sociedad en general. ¿Qué se ha dicho de estos ataques hacia los periodistas?, ¿cómo los medios de comunicación han tocado el tema y difundido los sucesos?

    La noticia del suceso fue dada en la emisión del noticiero de Ciro Gómez Leyva el día 16 de mayo del 2017, se dio como parte inicial del noticiero en donde se hacen un avance sobre los temas que se han de tocar durante el noticiero. Se inicia diciendo que “frente al gobernador los periodistas de Sinaloa protestaron así por el asesinato de Javier Valdez”. Posteriormente se recurre a mostrar escenas de la manifestación y de las opiniones (en una conferencia) de periodistas y ex colaboradores de Javier Valdez.

     Acaba esta parte Ciro Gómez menciona que “en las primeras horas del día la muerte de Javier Valdez provocaría una protesta nacional, a la que se sumaría una gran cantidad de medios de comunicación. Y es que algunos medios decidieron cancelar sus ediciones de hoy”; la función de dejar de publicar noticias fue con la intención de dar un comunicado sobre el suceso, decir que se ha sumado un periodista más a la lista y que el ejercicio del periodismo es de carácter riesgoso, donde se observa que estos acontecimientos quedan impunes.

     Se le dio un tiempo de 5 minutos al tema del asesinato, mismo en donde únicamente se habló de las manifestaciones en Sinaloa y la CDMX y, al mismo tiempo, sobre la finalidad y efectos que podrían llegar a causar las mismas. Después dar el avance de otras noticas es retomando el tema de Javier para dar a conocer que protestas que se efectuaron en Guerrero y la CDMX; lo que se puede observar es que la información del suceso sirve de parteaguas paras informar que el homicidio sólo ha generado una serie de protestas y de indignaciones, principalmente por periodistas y gente inmersa en el ámbito de la información.

     Hasta ese tiempo de la emisión nunca se he llegado a mencionar cuales fueron las causas que provocaron el homicidio de este periodista. Es evidente que en esta parte el noticiero y el mismo Ciro Gómez están efectuando una acción de censura de la información; en medios impresos de ha dado la información que la muerte se debió por impactos de bala provocados por un grupo de sicarios. Lo cuestionable de Ciro Gómez es porque no da este tipo de información que es primordial para la comprensión del hecho, sino que su centro de la noticia se basa en las protestas y sus efectos.

     A caso el tema del narcotráfico y la violencia (que es tema de agenda nacional) ¿debe censurar cierto tipo de información con la finalidad de proteger la integridad de las audiencias y no dar mayor carga de peso a las acciones que el narcotráfico elabora?. O por otra parte ¿debe censurar información para proteger la misma integridad del medio y el conductor?,  ¿o es acaso que la censura es proveniente de una cuestión de grupos de poder los cuales dictaminan que decir y que no?. Lo evidente es que la violencia y los homicidios en contra de los periodistas sigue en aumento y es más efectuada en contra de aquellos periodistas que van a descubrir cuestiones que tienen que ver con afecciones hacia la sociedad provocadas por grupos delictivos como el narcotráfico, grupos delictivos, redes entre el gobierno y el narco.

     Ciro Gómez es evidente que en este tipo de noticias sigue una línea  y una censura de la información, dejando de lado los datos relevantes a otros medios de comunicación. La finalidad es tal vez resguardar su integridad. El cuestionamiento que hago es que como analistas, difusores de la información y periodistas (sea en el medio que sea) atentados en contra de colaboradores no debe ser admitida y, en efecto, ser motivo de indignación y repudio a los actos. No se puede quedar en decir sólo sintagmas como “es un acto imperdonable o lamentable”, donde estas enunciaciones están vacías de sentido y de empatía como comunicadores, sino sí o sí los discursos y notas deberían enfocarse en reivindicar la función del periodismo y la labor de los periodistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s