Humor Político

Por: Marco Arjona

Todo es político. Somos animales políticos. Creo que el humor político tiene su origen en el teatro griego, en esos anfiteatros donde hacían parodias de los poderosos, de los que gobernaban la república, incluso de los que tenían ciertas aficiones perversas que no tenían que ver con la vida pública sino con la vida privada. Ahí está el origen del humor. Con el tiempo pasó a la carpa, al cabaret, al clown y el resto de los géneros escénicos y a los distintos subgéneros de humor. El humor político, como el periodismo, si no incomoda a quien estás criticando, señalando, ridiculizando, parodiando, no funciona. Se queda en el pastelazo.

Justo una de las características que ha hecho más especial al Weso es que por lo largo de 10 años, ha podido lograr desafiar el status quo. Claro que hay personas las cuales siempre dirán que ese tipo de programas no duraran, por obvias razones, pero quienes han hecho esos comentarios son los que se van o han ido, mientras que el Weso prevalece hasta el día de hoy hoy.

El programa inició durante el sexenio de Fox. Las intervenciones del presidente son las que les  ahorran millones de pesos en guionistas, porque solo necesitan de un  copy paste al discurso. ¡El chiste ya estaba ahí! Así transcurrió el primer programa: alimentado con puro humor involuntario

Hacer humor en los medios informativos requiere también de responsabilidad. Es un trabajo serio y disciplinado, que no se reduce a decir tonterías al por mayor ( como por ejemplo la Corneta). Tienes que estructurar un mensaje a través de una gran cantidad de recursos. La forma en la que se ensambla un programa como El Weso es mucho más complicada que la de un noticiero formal, porque involucra guiones, en el caso de Henrique; canciones, en el de Fernando Rivera Calderón y personajes, en el de Marisol Gasé. Es un trabajo de corte y confección, una maniobra de precisión en la que buscas lograr empatía con tu audiencia.

El stand up obligó a Estados Unidos a voltear a ver ese tipo de humor. No es casualidad que los noticieros con más credibilidad de la televisión estadounidense sean los late night shows, como el que dirigió por dieciséis años John Stewart y que ahora conduce Trevor Noah. De ahí salió gente como Stephen Colbert y John Oliver. Todos estos programas, a diferencia de los mexicanos, se hacen con un war room o writers room, lleno de escritores.

Se dice que cuando se hace burla o mofa de la autoridad es porque desafía la forma en la que está dirigiendo, me parece más que acertada está frase pues si bien se pueden acallar la voces que tanto critican a un gobierno que deja ver su debilidad censurando esto, los programas humorísticos logran atraer a más gente por su carisma y por consecuencia es un riesgo el cancelar o callar estos programas por miedo a la rabieta del público fiel al programa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s